Comentarios » Foto » V. escritorio »

Compartir en facebook  twitter  meneame 

'Drones': asesinatos de consola

En una década, los bombardeos de aviones no tripulados han matado a más de 3.000 personas

Por: DAVID BOLLERO

14/09/2012 07:09:00

Esta semana, EEUU ha confirmado la muerte del número dos de al-Qaeda en Yemen, Saeed al-Shihri, junto a otras seis personas que viajaban con él en el vehículo bombardeado por un avión no tripulado (drone). En los últimos meses, EEUU ha intensificado sus incursiones por esta vía en territorio yemení; ya el año pasado acabó con la vida de Samir Khan, considerado uno de los máximos propagandistas de al-Qaeda.

Estos drones, también llamados Vehículos Aéreos No Tripulados (UAV, por sus siglas en inglés), se diseñaron en el contexto de la guerra contra el terror, término acuñado en la Administración Bush para luchar contra la amenaza del terrorismo islámico, fundamentalmente al-Qaeda, y que se vio amplificado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Sin embargo, EEUU ya hacía uso de esta tecnología ante de los atentados a las Torres Gemelas. En el verano de 2001, la CIA ya bombardeó campamentos de entrenamiento utilizados por Bin Laden en Afganistán.  

Estas aeronaves no tripuladas son pilotadas por soldados cómodamente sentados, con aire acondicionado, como si de un videojuego se tratara, desde las instalaciones militares del estado de Nevada (EEUU). Las cifras de pilotos entrenados para controlar drones comienzan a superar a los de aviones convencionales. Si en 2005, el 5% de las aeronaves del departamento de Defensa de EEUU era no tripulado, ahora supera el 60%.

El número de los pilotos de 'drones' empieza a superar a los de los aviones convencionales

Sin embargo, la tecnología de estos aviones, que para algunos oficiales estadounidenses se han convertido en "el arma más precisa en toda la historia de la guerra", ya han dejado tras de sí más de 3.000 muertes. Muertes, por otro lado, que se califican de ‘extrajudiciales' dentro de una guerra sucia, pues quienes mueren no han tenido el derecho de un juicio justo. En palabras del analista y experto en drones, Geoffrey Robertson (autor de Crímenes contra la Humanidad), "hasta la fecha, muchos de los asesinatos realizados por drones sólo se pueden calificar como ‘ejecuciones sumarias', pues se niega el derecho a la vida, la presunción de inocencia y el derecho a un juicio justo".

En la pasada guerra de Libia (2011), se estima que cientos de estos aviones participaron en casi 10.000 misiones de ataque. El secretario general de la OTAN, Anders Rasmussen, hablaba entonces de operación de precisión casi quirúrgica, "sin bajas civiles confirmadas". Sin embargo, desde Human Rights Watch se aseguraría después que al menos 72 civiles fueron asesinados, entre los que se encontraban 24 niños y 20 mujeres. La OTAN rehusó investigar los hechos, alegando que no tenía permiso para investigar sobre el terreno, entre otras razones, porque nunca lo solicitó.

El programa de drones, operado tanto por la CIA como por el Pentágono es secreto, si bien todas y cada una de las muertes extrajudiciales han de pasar ahora por el visto bueno de la Casa Blanca. Las primeras en llegar tuvieron lugar en 2003, en Yemen, cuando 400 personas murieron a manos de una de estas aeronaves.


Un 'drone' Predator en acción- GENERAL ATOMICS

Administración Obama, letal

Los aviones no tripulados Predator y Reaper, controlados por la CIA, han estado sobrevolando los cielos de Pakistán -y bombardeando- desde junio 2004. Según la Oficina de Periodismo de Investigación (Bureau of Investigative Journalism), en ese tiempo se han producido más de 330 ataques y, según la CNN, 283 de ellos durante el mandato del Premio Nobel de la Paz, Barack Obama, lo que supone seis veces más que en los ocho años de la era Bush. El balance de víctimas, sólo en Pakistán en ese período es de alrededor de 2.500 muertes, de las cuales al menos 482 se constató que eran civiles.

Los muertos por estos ataques con Obama son cuatro veces más que durante la era Bush

En una reciente entrevista para esta cadena, el presidente dejaba claro que cualquier de estos objetivos "deben haber sido autorizados previamente por nuestras leyes. Tienen que tratarse de una amenaza seria, no especulativa, en una operación en la que no podamos capturar al individuo antes de que éste ejecute cualquier tipo de trama operacional contra EEUU".

Las cifras de muertos por ataques encubiertos de drones durante el mandato de Obama, según la New America Foundation, se mueven entre 1.494 y 2.618 víctimas, cuatro veces más que con Bush. Algunos analistas apuntan a que cerca de un 11% de esas víctimas eran civiles. A pesar de estas cifras, algunas encuestas sitúan el apoyo popular de los estadounidenses a esta arma supera el 80%. La New America Foundation señala también que si con Bush el 25% de los objetivos eran miembros de al-Qaeda frente al 40% de talibanes, con Obama la cifra de objetivos de la organización terrorista se ha visto reducida al 8%, incrementándose los talibanes hasta el 50%.

Bombardeos a sospechosos

A los errores humanos -fundamentalmente de los Servicios de Inteligencia- se suman, además, tácticas como son los bombardeos basados únicamente en la actividad sospechosa de un grupo de hombres en lugar de en identificaciones precisas de los individuos. En el pasado, por ejemplo, figura la matanza afgana del 23 de junio de 2009, cuando la CIA ordenó bombardear un funeral al que acudían miles de personas con el único fin de asesinar a un comandante talibán. 83 personas perdieron la vida, de ellos se estima que entre 18 y 45 eran civiles y, lo que aún amplifica más las dimensiones del fiasco, el objetivo talibán salió ileso.

EEUU defiende que "no hay nada en el derecho internacional que prohíba el uso de aviones dirigidos por control remoto"

El pasado mes de marzo, cuando la Casa Blanca autorizó misiones de ataque en Yemen con aviones no tripulados, prohibió este tipo de incursiones con el fin de reducir el número de bajas civiles. Y es que Yemen es otra de las regiones donde más misiones de drones se han registrado. Si en el caso de Pakistán, la Bureau of Investigative Journalism declara que en 2011 fue atacado hasta en 75 ocasiones (655 víctimas), para Yemen, sólo desde mayo de 2011 registra 116 ataques, aunque desde fuentes oficiales sólo se admiten 39. Hace tan sólo una semana, un ataque a un convoy en la ciudad yemení de Radaa acabó con la vida de once civiles. El Gobierno yemení ya ha abierto una investigación. Este año Obama ha autorizado una treintena de ataques en Yemen, frente a los dos de Bush.

John Brennan, consejero de Obama en la lucha antiterrorista, asegura que "no hay nada en el derecho internacional que prohíba el uso de aviones dirigidos por control remoto o que nos prohíba el uso de fuerza letal contra nuestros enemigos extranjeros en un campo de batalla activo, al menos cuando el país implicado lo consienta o sea incapaz de tomar acciones contra la amenaza".

Extensión de la guerra sucia

 EEUU no limita sus misiones de aviones no tripulados a Pakistán o Yemen. En Somalia, las misiones con drones empezaron el año pasado y, según la web de noticias Magharebia, habría extendido el alcance de sus drones a Malí, donde se sospecha que AQIM (al-Qaeda en el Magreb Islámico) contaría con varios asentamientos y campos de entrenamiento. Según este medio, el pasado mes de junio ya se habrían producido bombardeos en Malí, acabando con la vida de siete terroristas de al-Qaeda.

EEUU está expandiendo sus operaciones de inteligencia en todo el continente africano. Al menos una docena de bases aéreas se habrían establecido en África desde 2007 (Etiopía, Yibuti, Kenia, Islas Seychelles, etc.), con el objetivo de vigilar y atacar a objetivos que van desde al-Shaba o al-Qaeda en la Península Arábiga al LRA (Lord's Resisteance Army) de Joseph Kony en Uganda o el AQIM en Mauritania, Malí y el Sahara. La base aérea construida bajo en el nombre en clave de Creek Sand en la ciudad de Ouagadougou (Burkina Faso) actúa como centro neurálgico, como rebelarían los cables hechos públicos por WikiLeaks. Incluso, algunos analista hablan de misiones en Filipinas y, actualmente, en Libia ante el temor de un resurgir de la violencia militar.

Falta de transparencia

Todo cuando rodea a las misiones encubiertas de drones destila opacidad por parte de la Administración norteamericana, que lo considera secreto de Estado. Una falta de transparencia que ha sido condenada este verano por la propia ONU, durante la celebración el pasado mes de junio de su 20ª Asamblea del Consejo de Derechos Humanos Entonces, la responsable del alto Comisionado Navi Pillay, expresó su preocupación por las muertes de civiles y destacó que Pakistán "denuncia de manera sistemática la ilegalidad del uso de aviones no tripulados, considerándolo una violación de la soberanía del país". Unos días antes, la propia Pillay había solicitado una investigación urgente sobre las muertes de civiles en Pakistán y, recientemente, incluso Alemania abrió diligencias por el asesinato de un ciudadano alemán en uno de estos ataques.

La ONU ha condenado a la administración estadounidense por sus misiones encubiertas  

Desde organizaciones en defensa de los derechos civiles, como la ACLU (American Civil Liberties Union), también se denuncia esta guerra sucia, hasta el punto de que su directora del Proyecto de Seguridad Nacional, Hina Shamsi, acusa a EEUU de "haber improvisado su propio marco legal para realizar estos asesinatos selectivos, con normas mucho menos estrictas que lo que permiten las leyes".

La ACLU mantiene varios contenciosos legales, incluso, contra secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, acusándole de haber asesinado a ciudadanos en Yemen sin haber respetado el derecho a un juicio justo. En Afganistán, por la muerte de 41 civiles en 2009, la Administración norteamericana terminó pagando indemnizaciones de 46.000 dólares por cada muerto y 10.000 dólares por cada herido.

Ataques de 'drones'

Ataques de la CIA en Pakistán (2004-2012)

Ataques: 344 (292 durante Gobierno de Obama)
Víctimas mortales: 2.562-3.325
Bajas civiles: 474-881 (176 niños)
Heridos: 1.228-1.362

Ataques encubiertos de EEUU en Yemen (2002-2012)

Operaciones confirmadas: 52-62
Operaciones adicionales estimadas: 115-131
Ataques de drones: 40-50
Ataques de drones adicionales estimados: 59-69
Víctimas mortales: 357-1.008 (24-34 niños)
Bajas civiles: 60-169

Ataques encubiertos de EEUU en Somalia (2007-2012)

Ataques totales: 10-21
Ataques con drones: 3-9
Víctimas mortales: 58-169 (1-3 niños)
Bajas civiles: 11-57

Fuente: The Bureau of Investigative Journalism

Imágenes

 Secciones Volver arriba

Últimos 54 comentarios

 Secciones Volver arriba

PUBLICIDAD

© Diario Público.

Teléfono: (34) 91 8387641

DISPLAY CONNECTORS, SL