Cargando...

Secciones

Publicidad

Cambio de hora: esta madrugada, a las tres, serán las dos. PÚBLICO

Cambio de hora Esta noche dormirás una hora más: a las tres serán las dos

Publicidad

Llega el cuestionado cambio para adaptarse al horario de invierno pese a las voces que ponen en duda que se produzca un ahorro energético. 70 eurodiputados presentaron una moción en contra por los "desajustes en la salud" que provoca.

Actualidad

Esta noche dormirás una hora más: a las tres serán las dos. En Canarias, a las dos, será la una. El cambio para adaptarse al horario de invierno se producirá esta madrugada del último fin de semana de octubre, pese a las crecientes voces que se rebelan contra estas modificaciones bianuales.

Publicidad

Son muchos los expertos que dudan que el cambio horario produzca el ahorro energético que el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) cifra en casi 300 millones de euros. De esa cantidad, según este departamento que depende del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, 90 millones correspondería a los hogares españoles. 

El cambio de hora, de obligado cumplimiento en toda la Unión, comenzó a generalizarse a partir de 1974, cuando por la primera gran crisis del petróleo algunos gobiernos decidieron adelantar una hora los relojes durante los meses de más luz -entre marzo y finales de septiembre- para reducir el consumo de electricidad.

En 1981 se adoptó una primera directiva comunitaria, que fue renovada cada cuatro años hasta que en enero de 2001 el Parlamento y el Consejo de la Unión aprobaron la novena, que daba carácter indefinido al cambio horario.

El Gobierno español decidió en marzo de 2002 incorporarla mediante un real decreto a nuestro ordenamiento jurídico, y así el último domingo de marzo los relojes se adelantan una hora y se retrasan el último de octubre, como en todo el territorio comunitario.

Publicidad

Desfase entre países

Sin embargo, los desfases entre unos países y otros, así como las diferencias de luz solar que se dan incluso entre las distintas zonas de España (de Baleares a Galicia hay casi una hora de diferencia), ponen en duda el pretendido ahorro en la factura de la luz.  El cambio de hora cuenta con las críticas de organizaciones como Greenpeace, que, en particular, considera insuficiente el ahorro energético generado por la medida en España.

Además, un grupo de más de 70 eurodiputados de todos los grupos parlamentarios abogó por introducir una moción en el Parlamento Europeo (PE) para acabar con el cambio de hora bianual que, según defienden, genera desajustes en la salud de los ciudadanos y en varios sectores económicos, informó Efe

Publicidad

Los eurodiputados citaron varios estudios que defienden que la tasa de accidentes se incrementa en un 30 % en la semana del cambio de hora, o que este supone unas pérdidas en el sector agrario por la reducción de la producción láctea en un 10%.

También recogen encuestas en varios países, como Alemania, donde un 74 % de los ciudadanos se muestra en contra del cambio horario.

La iniciativa se basa en otras propuestas ciudadanas registradas en Suecia, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Holanda, Eslovaquia, la República Checa, Francia y Bélgica, donde miles de ciudadanos se han mostrado contrarios a este cambio horario estipulado en la normativa europea.

Publicidad

"Puesto que tenemos una directiva vigente que regula la cuestión horaria, la mejor manera de resolverlo es modificar la directiva comunitaria, no con una decisión unilateral de un Estado miembro", explicó el eurodiputado del grupo del Partido Popular Europeo (PPE), el checo Pavel Svoboda.

Alteración del biorritmo

La responsable de la asociación "Vereniging tegen het Zomeruur", que milita en Bélgica contra los cambios de hora, subrayó que estas modificaciones "no suponen un beneficio para las personas y rompen su biorritmo". "Implica problemas de insomnio para muchas personas, la melatonina se ve bloqueada y esto desemboca en toda serie de enfermedades, consumo de sustancias y coste adicional en los sistemas sanitarios", argumentó.

Entre los parlamentarios que secundan la propuesta figuran miembros del PPE, de los socialistas (S&D), liberales (ALDE), Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), la Izquierda Unitaria Europea (GUE), Los Verdes y los euroescépticos de EFD y ENF.

Publicidad

Publicidad