Cargando...

Secciones

Publicidad

La zona del descarrilamiento del tren en El Arahal. PÚBLICO

Accidente tren Sevilla "Solicitamos que extremen la vigilancia": la alerta que llegó 146 minutos tarde a Fomento

Publicidad

Público ha tenido acceso a un correo que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, dependiente de Agricultura, envió a la Junta de Andalucía a las 12.01 horas del miércoles alertando de crecidas en la zona de El Arahal, donde descarriló el tren Málaga-Sevilla dos horas antes

Actualidad

La Junta de Andalucía recibió un correo electrónico a las 12.01 horas del miércoles 29 de noviembre remitido por la Confederación Hidrográfica (CH) del Guadalquivir, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, alertando de fuertes lluvias en la zona de El Arahal.

Publicidad

El mail, al que ha tenido acceso Público, es una alerta del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Cuenca del Guadalquivir enviada a Emergencias de la Junta de Andalucía (112) y dada a conocer, a su vez, a las 12.47 horas a personal del Ministerio de Fomento, cuando el departamento de Íñigo de la Serna comienza a recabar datos e información pasada relacionada con la situación “imprevisible” que acaba en tragedia en el municipio sevillano de El Arahal.

A las 12.47, cuando el personal de Fomento recibe la alerta de la CH a la Junta, ya han pasado 146 minutos del descarrilamiento del tren que cubría el trayecto Málaga-Sevilla, en el municipio de El Arahal, con un resultado de 37 heridos/as, dos de ellos graves, según las últimas informaciones al cierre de esta edición.

El mail [una alerta reproducida literalmente al final de este texto] evalúa la intensidad de las precipitaciones por la que, según la CH del Guadalquivir, se deben extremar la vigilancia y las precauciones, entre otras, en la zona de El Arahal (Sevilla) y pone sobre aviso a Protección Civil; un aviso que llega tarde, cuando ya una zona considerada -hasta ahora- sin riesgo de inundación, se ve anegada completa y repentinamente (siempre según Fomento, que apela a informes de la Agencia Estatal de Meteorología que no advierten de riesgos de altas precipitaciones) y provoca el descarrilamiento del tren; todo ello previsiblemente y a falta de conocer el detalle de unas investigaciones que el Ministerio comenzó ayer mismo, según ha confirmado este diario y que se centran, sobre todo, en analizar al detalle el cumplimiento de los protocolos establecidos en Fomento, que conforme a los primeros datos, se habrían cumplido. Posteriormente, confirman los técnicos consultados, habría que revisar los protocolos, en caso de no haber funcionado.

Publicidad

Reproducción literal del correo enviado por la CH del Guadalquivir a Emergencias de la Junta de Andalucía.

Interrupción del servicio ajena al descarrilamiento

Las fotos de la zona del accidente que maneja Adif para la investigación (dos de ellas incluidas en esta información y realizadas cinco horas después del accidente) ilustran a la perfección el alcance del desbordamiento del Guadaira sobre las vías del tren. Pero más allá de la evidencia de un clamoroso retraso en la alerta de la CH del Guadalquivir a la Junta y, en consecuencia, a Fomento y su Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que debería llevar a revisar todos los sistemas de advertencia por cuestiones climáticas, entre otras, el gran interrogante que subyace en esta tragedia se sitúa sobre la reanudación de un trayecto que había sido detenido horas antes del accidente, concretamente, entre las 7.45 y las 9.25h.

La sucesión de hechos es la siguiente, según ha podido reconstruir este periódico de fuentes técnicas de Fomento y Adif: a las 7.30 horas del miércoles, un tren ya hace el mismo trayecto Málaga-Sevilla que el accidentado a las 10.21. Su conductor no alerta de incidencia alguna en el punto del descarrilamiento, aunque sí lo hace de un problema en la vía 6 kilómetros más adelante. Ese imprevisto técnico (en ningún caso climático) es el que provoca la interrupción del trayecto Málaga-Sevilla hasta las 9.45, cuando el servicio se reanuda una vez arreglada la avería en las vías, ajena en todo caso al descarrilamiento.

Publicidad

La zona del descarrilamiento del tren en El Arahal. PÚBLICO

Publicidad

Publicidad

Publicidad