Cargando...

Secciones

Publicidad

Ruth Ortiz supo que no vería más a sus hijos cuando su exmarido le anunció su desaparición

Publicidad

Actualidad

Ruth Ortiz, la madre de los niños presuntamente asesinados por José Bretón ha declarado ante el juez y el Tribunal del Jurado que que no tiene ninguna duda de que sus hijos están en una caja de cartón. Ortiz ha respondido así cuando su abogada le ha preguntado si cree que los niños están en una caja de cartón y cerca de los juzgados, en una comparecencia que se ha prolongado durante más de dos horas, y en la que la madre de Ruth y José ha afirmado que supo que no vería más a sus hijos cuando su exmarido le anunció su desaparición.

Publicidad

La exmujer del acusado ha contado al tribunal que sobre las 22.00 horas vio que tenía muchas llamadas desde un teléfono fijo de Córdoba y pensó que era José Bretón el que quería hablar con ella para hablar sobre su separación. Sin embargo, minutos después recibió otra llamada de su hermano, quien le comunicó que Bretón había puesto una denuncia en Córdoba por la desaparición de sus hijos, algo que ella no creyó hasta que se personó en la comisaría de Huelva para constatar lo ocurrido. Ortiz ha detallado que no pudo hablar con Bretón hasta las 5.00 horas del 9 de octubre y le dijo que "le había tocado a él perder a los niños y qué se le iba a hacer", momento en el que ella supo que "no volvería a ver más" a mis hijos. La madre de los menores ha especificado que ese mismo día puso la denuncia por malos tratos contra Bretón por recomendación de su abogada y en ese momento se dio cuenta de que "había estado conviviendo con un asesino en potencia". y que tomó conciencia de que Bretón "era una persona peligrosa" cuando comenzó los trámites de separación.

Ruth Ortiz ha explicado que en esos momentos "tenía miedo" por ella y por sus hijos y que dejó que Bretón se llevara a los niños a Córdoba los fines de semana por recomendación de su abogada y por el psicólogo que la trataba. La ex mujer de Bretón, que ha roto a llorar en tres ocasiones, asegura que la situación de convivencia con el presunto asesino de sus hijos era "horrible" y que "no era cariñoso" ni con ella, ni con los niños, "ni con nadie", a lo que agrega que ella asumió "muchos de sus comportamientos y conductas como si fueran normales, cosa que no eran, y los englobaba dentro de su forma de ser". La madre de Ruth y José  justifica la separación con él en que la relación estaba "fatal. Lo que llevaba no se puede calificar de vida, era totalmente infeliz".

Ortiz considera "imposible" que los niños se perdieran en el parque, ya que el pequeño José, de 2 años, andaba "con dificultad y se caía en ocasiones" En respuestas a la fiscal María de los Ángeles Rojas, la madre de los pequeños ha comentado que no discutía con él porque ella "no daba pie a ello" y cuando "intentaba hacerle ver algo distinto de la manera que era" a como él pensaba era "misión imposible", de modo que intentaba "que no se enfadara". Además, ha relatado un incidente con su hijo en el que le pegó porque no comía, y ha recordado otro día en el que Bretón "salió cabreado del ginecólogo" porque iban a tener un niño y no otra niña. Ortiz ha asegurado que tomó la decisión de separarse porque su vida era ya "infeliz" y se sentía "anulada y triste", de tal forma que lo que vivía "no se puede calificar como vida". También ha contradicho la versión de Bretón, al considerar "imposible" que los niños se perdieran en el parque donde su padre asegura que desaparecieron, ya que el pequeño José, de 2 años, andaba "con dificultad y se caía en ocasiones", por lo que "siempre iba de la mano" y "nunca se separaban" de su lado.

Publicidad

Ruth Ortiz ha declarado este miércoles en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial, a petición de su abogada. La madre de los niños presuntamente asesinados ha intervenido protegida por una mampara para no ver a su exmarido, quien, tal y como ha decidido el presidente del tribunal, asistió a la vista con las esposas puestas porque hay testigos "sensibles", mientras que en las dos primeras sesiones han decidido quitárselas.

Antes de comenzar el proceso, Ortiz ha pedido "respeto" ante un momento "difícil de describir" y  ha dado las gracias a los que han contribuido a que la desaparición de sus hijos "no cayera en el olvido". La ex mujer de Bretón también ha manifestado que estaba "deseando que llegara el juicio" y ha advertido de que su familia no hará declaraciones durante la vista. "Como sabéis todo lo que va a pasar en la sala no tengo nada más que eso que decir y también que no tendremos ningún portavoz ni mi familia ni yo. Cuando queramos hablar lo haré yo".

Publicidad

 La abogada de Ortiz, María del Reposo Carrero, afirma que su cliente se encuentra "fatal" y necesita que "todo termine cuanto antes", y considera que esta jornada será "la peor" porque comparece Ortiz, y espera que pueda declarar. En declaraciones a los periodistas tras concluir la sesión de este martes con los testimonios del acusado, la letrada ha manifestado sobre el mismo que "no ha aportado nada, como esperábamos", si bien apunta que "no solo se contradice", sino que "ha comentado cosas nuevas", como el hecho de que haya dicho que había una segunda hoguera aparte de la suya en otra finca.

Para la abogada de Ortiz, el juicio empieza a principios de julio, con las declaraciones de los peritos

En este sentido, la abogada lamenta que Bretón "no se ha salido de su línea habitual", motivo por el que "no esperaba nada de él". No en vano, considera que el juicio empieza a principios de julio con las declaraciones de los peritos, de manera que "hoy era un puro trámite y lo que diga él está de más". En cuanto al hecho de que hable en presente de sus hijos, Reposo Carrero lo achaca a que "viene muy bien aleccionado" para declarar. En cualquier caso, asegura que Bretón era "muy rígido con los niños", que le tenían "verdadero pánico y miedo" y no era "buen padre", ha apostillado la letrada, quien advierte que venía tan "bien aleccionado" que "incluso cosas del pasado las habla en presente" y, a su juicio, "finge tanto que se cree su propia historia".

Publicidad

Por su parte, el abogado de la defensa, José María Sánchez de Puerta,  ha dicho antes de entrar a los juzgados que después de una declaración "tan larga" como la de ayer de su defendido "es lógico que haya algún matiz" diferente a lo declarado con anterioridad, y ha añadido que es "lógico" que Bretón "se derrumbara un poco" ya que tuvo que "recordar cosas que han sido muy duras", mientras que ha afirmado que no contestará "si tengo un as en la manga". Sobre la sesión del partes, Sánchez de la Puerta ha destacado que le ha gustado "mucho" la sesión, porque su cliente ha declarado "muy tranquilo y sereno", aunque "le han metido los dedos tanto", y apuntaque las contradicciones en las que ha caído son "mínimas". Es probable que Ruth Ortiz aproveche su comparecencia para solicitar que le entreguen los huesos y cenizas supuestamente pertenecientes a sus hijos, hallados en una hoguera que prendió el acusado en una finca de Córdoba.

Según su abogada, Ortiz intuyó desde el principio que le pudiera pasar algo a los niños, y aunque en las primeras semanas desde la desaparición se mantuvo al margen en el caso, posteriormente cobró protagonismo con las distintas concentraciones, en las que además de ser arropada por multitud de personas, tomó la palabra y califica a Bretón como "el monstruo" de Las Quemadillas. Además de la madre de los niños supuestamente asesinados comparecen también ante el magistrado Pedro Vela y las siete mujeres y dos hombres del Tribunal del Jurado distintos familiares de Ruth, como su madre Obdulia y su hermano Estanislao. En total pasarán por la sala de la Audiencia Provincial nueve testigos, en un juicio que se espera se prolongue al menos hasta el 8 de julio.

Bretón, para quien las acusaciones piden 40 años de prisión, ha declarado este martes ante la Audiencia Provincial de Córdoba, negando reiteradamente haber matado a sus hijos, alegando el amor que siente por ellos, siempre hablando en presente de los pequeños e intentando convencer al jurado de su inocencia. No obstante, ha incurrido en algunas contradicciones respecto a declaraciones anteriores en aspectos como las garrafas de gasóleo que portaba en el coche o las pastillas tranquilizantes que pudo administrar a sus hijos antes de arrojarlos a la hoguera, según las acusaciones.

Publicidad

Publicidad