Cargando...

Secciones

Publicidad

Representación de las últimas órbitas de Cassini alrededor de Saturno /JPL/NASA

Espacio Impacto final en el planeta de los anillos

Publicidad

La nave Cassini termina sus 13 años de exploración de Saturno con una arriesgada maniobra que le hará desaparecer entre sus nubes el 15 de septiembre.

Ciencias

A más de mil millones de kilómetros de la Tierra estos días tiene lugar el dramático acto final de una misión espacial. La nave robótica Cassini, tras 13 años de exploración del planeta Saturno, se interna en los anillos del gigante gaseoso para, el próximo día 15, desaparecer en sus nubes superficiales, donde resultará destruida en pocos minutos. De esta forma termina un viaje de más de dos décadas que ha permitido conocer en detalle el sexto planeta del Sistema Solar, el más llamativo de todos por sus lunas y anillos, observados por primera vez hace 500 años por Galileo.

Publicidad

Fenomenal, preciosa, exitosa, sorprendente… son algunos de los calificativos que merece esta misión para los científicos e ingenieros de 27 países que participan en ella. Los artífices son dos agencias espaciales, la europea ESA y la estadounidense NASA, que la pasada semana afirmaba sobre Cassini: "Ha superado todas nuestras esperanzas".

La nave, que tiene una masa de más de dos toneladas, ha permitido observar en detalle, por ejemplo, una enorme tormenta, con sus rayos y todo, que se produce cada 30 años en Saturno y se traslada alrededor de todo el planeta. También observó la curiosa y perfecta corriente de chorro hexagonal que ocupa permanentemente su polo Norte; ha descubierto un océano bajo la superficie helada de la luna Encélado, ha comprobado que por Titán corren ríos y llueve y ha enviado miles de detalladas imágenes de los finísimos anillos, entre otros muchos logros.

El final de Cassini llega porque se acaba el combustible para poder maniobrar la nave a distancia

Con todos los instrumentos funcionando correctamente después de tantos años, el final llega porque se acaba el combustible para poder maniobrar la nave a distancia. "Ante el riesgo de que se estrelle en alguna luna, como Titán, y la contamine, hemos preferido dirigirla hacia el planeta para que termine allí su vida, mientras obtenemos más ciencia", explicó Earl Maize, del JPL, la institución que controla la misión. El gran final de Cassini pasa por introducirla en vertical por la zona entre el planeta y el principio de los anillos, lo que es arriesgado pero está haciendo sin problemas hasta ahora desde hace semanas. Esta trayectoria permite obtener espectaculares imágenes desde perspectivas totalmente nuevas y conocer mejor los anillos. En los próximos días se acercará un poco a Titán para que su tirón gravitatorio la impulse, ya sin remedio, hacia la superficie de Saturno.

Publicidad

Los controladores de la misión esperan que este final contribuya con nuevos datos a despejar algunas de las importantes incógnitas que todavía subsisten sobre Saturno. Mientras la nave se dirige hacia su destrucción por la fricción y el calentamiento al entrar en la atmósfera, mandará datos en tiempo real sobre su composición y antes obtendrá también datos desde muy cerca sobre la temperatura y las auroras y vórtices de los polos del gigantesco planeta.

Saturno, sus anillos y una de sus lunas en una imagen reciente enviada por Cassini /JPL/NASA

Saturno es tan grande y opaco que todavía se desconoce cómo es por dentro. Se sabe que está compuesto principalmente por hidrógeno y helio, pero su estructura es un misterio. Los datos de Cassini han resultado sorprendentes. Se conoce ahora mejor el campo magnético planetario pero no así con precisión su periodo de rotación sobre sí mismo, que ha resultado ser muy complicado de establecer. Este es uno de los misterios que pueden esclarecerse con los datos que mande la nave en los últimos minutos de su misión, durante la que ha descubierto seis nuevas lunas, ha realizado 294 órbitas alrededor de Saturno, ha tomado 453.000 imágenes y ha dado lugar a 4.000 artículos científicos. Casi nada.

Publicidad

En los últimos años las agencias espaciales han permitido a los aficionados acceder a través de Internet a las imágenes sin tratar procedentes de las cámaras de Cassini, para que elaboren animaciones e imágenes tratadas. Las mejores seleccionadas se pueden ver junto a las producidas por el equipo profesional de la misión.

Publicidad

Publicidad

Publicidad