Cargando...

Secciones

Publicidad

Nuria Teixidó./STANFORD UNIVERSITY

Cambio climático Una española, entre los científicos rescatados por Macron para luchar contra el cambio climático

Publicidad

Frente al escepticismo de Trump, Francia y Alemania apuestan por la ciencia y buscan aprovechar el talento descontento

Ciencias

Con el lema “Que nuestro planeta vuelva a ser grande”, el presidente francés Emmanuel Macron ha lanzado un ambicioso programa de lucha contra el cambio climático que incluye la captación de talentos científicos especializados en esta área que ahora trabajan en otros países, sobre todo en Estados Unidos. Macron dio la vuelta al conocido lema del presidente estadounidense Trump durante su campaña, y respondió así a la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el clima. Poco después, Alemania anunció que se unía a la iniciativa francesa.

Publicidad

Hace unos días se hicieron públicos los nombres de la primera tanda de científicos reclutados por el programa presidencial de Macron y la española Nuria Teixidó forma parte de los 18 seleccionados entre más de 1.800 aspirantes. Teixidó, que es bióloga marina, tiene ya una amplia experiencia y está especializada ahora en estudiar los efectos sobre los ecosistemas de la acidificación de los océanos debida al aumento de concentración del CO2. Es científica visitante en la prestigiosa Universidad de Stanford (EEUU) y tiene un puesto también en un centro de investigación de Nápoles. Hace años que dejó España para poder seguir una carrera científica y su caso se repite en otros candidatos seleccionados, parte de los cuales trabajan en Estados Unidos pero son originalmente de países europeos, entre ellos la propia Francia. En total, 13 de los 18 trabajan en Estados Unidos.

España también se ha visto afectada por el programa de Macron. Francesa es Virginie Guemas, otra de las seleccionadas, que actualmente dirige el grupo de predicción climática del Centro Nacional de Supercomputación, en Barcelona. La recupera el Centro Nacional de Investigación Meteorológica en Tolouse.

La oferta del presidente francés consiste en financiar el trabajo de los científicos seleccionados entre 3 y 5 años, dependiendo de la experiencia, con una cantidad individual de hasta 1,5 millones de euros, así como facilitar burocráticamente el traslado, incluyendo el permiso de residencia y trabajo para la pareja del seleccionado. Esta oferta se encuentra en el rango de los grandes programas de financiación de la investigación europeos y estadounidenses, lo que quiere decir que es competitiva. Algunos de los seleccionados ya han reconocido que encuentran cada vez más dificultades para encontrar financiación para sus líneas de investigación en Estados Unidos y en Reino Unido y que esperan que estas dificultades aumenten en el futuro cercano.

Publicidad

El presidente francés presenta su iniciativa en la víspera de la cumbre del clima de París del pasado 12 de diciembre./MAKEOURPLANETGREATAGAIN

Teixidó ha declarado a la revista Science que la oferta le permitirá independizarse científicamente, creando su propio equipo en el observatorio marino de Villefranche-sur-Mer, y ampliar su línea de trabajo a posibles medidas de mitigación de los efectos del cambio climático sobre los ecosistemas.

El programa de captación de científicos ha provocado grandes protestas entre algunos científicos franceses, que creen que el dinero destinado a este debería dedicarse a mejorar las condiciones de los investigadores que ya están en el país y los fondos disponibles para investigación. Es un dilema clásico en un mundo en el que la ciencia fue uno de los primeros sectores en globalizarse y en el que los individuos son tan importantes como la estructura, el dinero, y, sobre todo, la continuidad en las políticas de I+D.

Publicidad

La oferta de Macron iba en principio dirigida a los investigadores estadounidenses descontentos y se vio como una iniciativa política más que algo serio científicamente. Ahora empieza la traducción a la realidad. En primavera llegará la segunda ronda de selección por parte francesa, mientras que Alemania está todavía seleccionando los primeros candidatos de entre muchos miles de interesados. Ambos países anuncian una segunda ronda para 2018 de esta iniciativa, que oficialmente se conoce como Programa Franco-Alemán de Investigación del Clima, la Energía y los Sistemas Terrestres.

Publicidad

Publicidad

Publicidad