Cargando...

Secciones

Publicidad

Diez cosas que aprendimos en las pizarras de las películas porno

Publicidad

Opinión

matematicas4

"Déjate de cosenos, que ya sabemos lo que va a pasar aquí".

Se abre la puerta del aula y una alumna es recibida por su profesor para una tutoría muy especial. No son un electricista y un ama de casa, ni una madre madura junto al mejor amigo de su hijo, pero la escena va a terminar exactamente igual que si lo fueran. Al fin y al cabo, hablamos de una película porno.

Tras el manido argumento (¿se puede considerar argumento lo que sucede en una de estas cintas para adultos?) que da pie a la escena sexual entre profesor y estudiante hay, en realidad, alguna que otra enseñanza. Allí, a lo lejos, suele haber una pizarra a través de la que el director de la película pretende hacer toda una contribución a la sociedad, educando en algo más que el sexo. Tratemos de sacar algunas lecciones:

educacionvial

¿Qué aprendimos gracias al porno? Algo de educación vial y algunas nociones básicas y necesarias para sacarse el carnet de conducir.

¿Cómo nos lo enseñó? Aquellos que se queden mirando la longitud de la falda de esta simpática joven nunca sabrán que hay que ponerse el cinturón de seguridad (algo que en España ya nos enseñó ">una famosa canción), que siempre hay que llevar las dos manos en el volante y que para hacer un adelantamiento hay que poner el intermitente. Dejad de mirarle las piernas a la muchacha y aplicaos el cuento.

creacionismo

¿Qué aprendimos gracias al porno? Aunque parezca difícil de creer, las pizarras del porno también enseñan algo de religión. Es lo que esta acalorada joven va a descubrir (si llega a mirar a la pizarra): la teoría del creacionismo.

¿Cómo nos lo enseñó? Aunque posiblemente esta escena porno solo quiera parodiar la corriente religiosa que defiende que los seres vivos somos obra de un creador y que lo de la evolución es una mamarrachada, esta pizarra muestra un “sí” rotundo al creacionismo, un insulto al pobre Darwin (que tiene que soportar que en una peli porno lo llamen “chiflado”) y una declaración de intenciones clara: eso de que el hombre proviene del mono es “erróneo”. En realidad, la escena no es de ficción, ya que el estado yanqui de Kansas permitió en 2005 que el creacionismo llegara a las aulas. La realidad supera al porno, aunque no en lo que a sexo se refiere.

gramática

¿Qué aprendimos gracias al porno? Unas pinceladas muy básicas sobre gramática inglesa, cuyo estudio también pasa por elementos como los adverbios, los verbos o los sustantivos.

¿Cómo nos lo enseñó? ¡Con una falta de ortografía! Esta pizarra demuestra que los profesores también se equivocan. El bueno del profesor Gunn no llegaría muy lejos en uno de esos típicos concursos yanquis de deletreo: en lugar de “grammar” (“gramática”, en inglés), ha escrito “grammer”. ¿Dónde estaría mirando mientras escribía?

musica

¿Qué aprendimos gracias al porno? A tocar Mary had a Little lamb’, una canción infantil estadounidense que, como casi todo lo yanqui, ha logrado traspasar fronteras. Seguro que alguna vez ">has escuchado su melodía.

¿Cómo nos lo enseñó? El porno te acerca la partitura de esta tierna composición y, de paso, hacemos un recordatorio de las notas musicales: las blancas equivalen a dos tiempos, las negras a uno y las corcheas a medio tiempo. ¿Será capaz esta alumna de tocar la canción con una flauta?

quimica

¿Qué aprendimos gracias al porno? Química a medias, que los recortes en educación han llegado también al porno.

¿Cómo nos lo enseñó? En vez de una tabla periódica completa, en esta tutoría de química solo hay cuatro elementos colgados en un corcho: rodio, flúor, berilio y lantano. Eso sí, no tienen ni un error. Aparecen los números atómicos, las masas atómicas redondeadas de forma aceptable… Todo en orden. Eso sí, entre el profesor y la alumna quizás hay demasiada química.

matematicas1

¿Qué aprendimos gracias al porno? Que uno más uno son dos.

¿Cómo nos lo enseñó? Fran Perea y su ‘Uno más uno son siete’ causaron un daño irreparable a la sociedad y echaron por tierra el trabajo de los profesores de matemáticas. Por suerte, el porno cuida el nivel de su audiencia y, para ello, no duda en afianzar los conocimientos más básicos. Así, esta moza con aspecto de universitaria acude con una sonrisa en la cara a clases particulares para recordar lo más básico de las matemáticas. Ya podemos pasar a la siguiente lección.

¿Qué aprendimos gracias al porno? En este viaje matemático patrocinado por las pizarras del porno, tras las sumas llegan las operaciones con raíces cuadradas.

¿Cómo nos lo enseñó? Con la magistral lección del profesor Lagina, que explica en la pizarra de su clase que la división de la raíz cuadrada de 24 entre la raíz cuadrada de 3 es igual a la raíz cuadrada de 24 entre 3. Es decir, el resultado de la división es la raíz cuadrada de 8. Aunque tu calculadora haga las raíces por ti, no debes olvidar las reglas principales.

matematicas3

¿Qué aprendimos gracias al porno? ¡Las primeras ecuaciones! Aunque ahora muchos las recuerden como algo fácil, en un primer momento podían provocar más de un dolor de cabeza.

¿Cómo nos lo enseñó? El porno ha sabido captar con precisión ese instante de agobio que sintió cualquier estudiante al meter la pata en aquellos primeros compases de nuestra relación con las ecuaciones. El tres pasa restando al nueve, se despeja la incógnita llevando el dos al divisor… Y el resultado de la ecuación no es doce, pequeño saltamontes. Es tres, así que lo más probable es que ahora tu profesora te castigue. Te lo has buscado.

matematicas4

¿Qué aprendimos gracias al porno? Trigonometría. Ya sabes: senos, cosenos, tangentes…

¿Cómo nos lo enseñó? El de la medición de las razones trigonométricas es todo un mundo cuya exploración debe comenzar por la teoría. Así, esta profesora sicalíptica ha comenzado a iniciar a su alumna en el tema de los senos (guiño-guiño) con las fórmulas para sumar razones trigonométricas. Algo que todos aprendimos, muchos olvidamos y ninguno recordará gracias a esta escena para adultos por no mirar a la pizarra.

geografía

¿Qué aprendimos gracias al porno? Algo de historia europea. En concreto, el poder de Rusia durante su etapa imperial.

¿Cómo nos lo enseñó? El profesor Stefano es un amante de los mapas y un experto en historia. Por eso utiliza su buen hacer a la hora de dibujar en la pizarra la geografía de Europa oriental para explicarnos el pasado ruso. No ha colocado San Petersburgo ni Vladivostok en sus coordenadas exactas, pero se lo perdonaremos por el esfuerzo realizado. Además, no parece que su alumna vaya a hacer mucho caso. Los amantes del porno tampoco y es un gran error: las pizarras del cine para adultos tienen mucho que enseñarnos.

BONUS TRACK: Los diez subgéneros más disparatados del porno en internet

----------------------

Las fotos han salido de la estupenda recopilación de Blackboards in porn.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Esto es mejor que el porno:

John Heartfield, el tatarabuelo alemán del Photoshop (y los memes políticos)

Omnipresentes y a la vez anónimos: hablan las estrellas de las fotos de recurso

El refugio nuclear donde se guarda la historia del cine estadounidense

Si los famosos viajaran en el tiempo hasta las obras de arte

Publicidad

Publicidad

Publicidad