Cargando...

Secciones

Publicidad

Cómo obtener silencio

Publicidad

Opinión

Hay un mundo muy cercano a nuestro mundo, casi idéntico a él pero con una diferencia: es mucho menos ruidoso. ¿Cómo podríamos llegar a él? La verdad es que no es fácil, pero sí podemos darte algunas recomendaciones para conseguir silencio.

Publicidad

Fíjate en la etiqueta

Muchos aparatos eléctricos incluyen el nivel sonoro que emiten dentro de la etiqueta energética. Esto se aplica a campanas extractoras, lavadoras, secadoras, lavavajillas, frigoríficos, aspiradoras, aparatos de aire acondicionado y de calefacción y calentadores de agua. Compara la cifra de ruido en dB (decibelios) –la encontrarás en el ángulo inferior derecho de la etiqueta– y elige la máquina que la tenga menor.

El etiquetado energético de los neumáticos también incluye un  pictograma que indica el nivel de ruido en dB, aunque en este caso el ruido que haga el coche depende más del estilo de conducción y del tipo de asfalto que estemos recorriendo.

Algunos pequeños electrodomésticos también cuentan con etiquetado de ruido, singularmente el aspirador.

Vigila el aire acondicionado

Cuanto más potente, más ruidoso. A más frigorías que produzca el aparato, más decibelios. Si la instalación es compacta, tú serás el que soporte el ruido, pero en las que tienen un compresor separado, que debe colocarse al exterior, serán los vecinos los que aguantarán el estruendo intermitente del compresor.

Publicidad

Adquiere la instalación de aire acondicionado más discreta que sea posible, adecuada al tamaño del espacio a refrigerar. Úsala con parsimonia, no la pongas a tope todo el día y la noche. Recuerda que el compresor, si está separado, debe ir en el tejado o la azotea del edificio, nunca en el patio o en la fachada.

Si eres el damnificado por una instalación de aire acondicionado, intenta razonar con el propietario antes de nada, pero debes saber que cuentas con instrumentos legales para convencerle para que aleje el ruidoso compresor de tu ventana y lo envíe arriba, a la cubierta del edificio.

Publicidad

Conduce sobre algodones

Los conductores nerviosos y “agresivos”, que se mueven a base de acelerones y frenazos bruscos, producen una gran cantidad de ruido molesto. La clave para molestar lo menos posible cuando guías un coche es reducir la velocidad y conducir con suavidad. La segunda acción que puedes tomar es cambiar tu coche fósil por uno eléctrico, con su motor completamente silencioso. Y la tercera es no cometer las descortesías típicas de los conductores, por ejemplo dejar el motor encendido tras aparcar en una calle tranquila mientras consultas tu smartphone.

Coloca barreras

La última línea de defensa contra el ruido son unos tapones para los oídos, pero eso debería dejarse para casos desesperados. Puedes mejorar el aislamiento acústico de tu casa con bastante facilidad, colocando materiales con baja capacidad de emisión de ruido y vibraciones. Por lo general son los mismos que sirven para el aislamiento térmico, así que una cosa lleva a la otra. También puedes silenciar tu casa colocando plantas, cortinas y estores que actúen como barreras acústicas.  Aunque cuestan un poco más, las dobles ventanas son extraordinariamente eficaces para reducir el nivel de ruido callejero.

Publicidad

Si vas a comprar o alquilar una casa, ten en consideración el factor silencio (o su ausencia). Sin llegar al extremo de un ferrocarril elevado que pase junto a tu ventana, deberías rechazar (si puedes) viviendas situadas junto a vías con mucho tráfico, en especial si este es rápido.

Piensa en los demás

La densidad de población de una ciudad media es de unos 100 habitantes por hectárea, de manera que es inevitable que los ruidos que producimos nosotros se crucen con los ruidos que produce el vecino. Pero también es cierto que hay infinidad de posibilidades de reducir el estruendo, además de las más evidentes, como bajar el volumen del aparato de música o no usar a tope el surround del home cinema. Es bastante fácil, piensa en los ruidos que te parecen molestos emitidos por tus vecinos e intenta no reproducirlos.

Con información de la Guía FVS “Compra silencio”

Publicidad

Publicidad