Cargando...

Secciones

Publicidad

La Quinta Columna del PSOE

Publicidad

Opinión

El azar ha querido que el nombre de la portavoz socialista en el Congreso de los Diputados describa la política oscilante del PSOE sobre Cataluña. Efectivamente, una margarita de la que se desprenden pétalos gubernamentales unas veces, y otras, pétalos oposición. Quizás sí, quizás no; tal vez sí, tal vez no; no pero sí, sí pero no, vaya usted a saber cuál es hoy la posición de Pedro Sánchez. Lo que sí es rotundamente cierto es que este es un septiembre aciago para el secretario general del PSOE. En esta quincena ha despilfarrado una buena parte del amplio capital político que había acumulado durante el primer semestre del presente año. De aquel no es no a Rajoy, a este no de los lunes, miércoles y viernes  y sí de los martes, jueves y sábados. Pedro Sánchez aparece como un dirigente demediado, desinflado y paralizado justo cuando podría tener la Moncloa muy al alcance de la mano.

Publicidad

El Gobierno de Rajoy ha perdido la mayoría parlamentaria. La perdió cuando toda la oposición rechazó la respuesta penal como única política catalana, la ha vuelto a perder cuando Cristóbal Montoro ha tenido que aplazar la presentación de los Presupuestos por la negativa del PNV a secundar la represión preconstitucional contra los catalanes. Ningún grupo parlamentario, salvo Ciudadanos, cuña de la propia madera, apoya el estado de excepción de facto que mal aplica en Cataluña un gobierno torpe e incompetente además de corrupto y neofranquista. Urge, pues, echarlo y sustituirlo por una mayoría que ya existe, pero que aún no se ha podido formalizar como tal. Que estaría formada por PNV, PSOE, Esquerra y PdCap y que haría viable una moción de censura. Encuentros políticos, como la asamblea de parlamentarios y concejales del domingo en Sabadell, bien podrían desembocar en la reedición de aquel pacto de San Sebastián de 1931, previo a la formación de un gobierno provisional democrático.

Sin embargo, es el PSOE de Aragón el que intenta obstruir esta cita, tal como el PSOE de Andalucía, mediante la indisciplina de cuatro diputados andaluces que rompieron la abstención socialista en la votación sobre el apoyo a Rajoy en la cuestión catalana, separa al PSOE de todo el  resto de la oposición. El inquietante problema de Pedro Sánchez es esta Quinta Columna del PP en el mismo seno de su partido. Evidentemente, quienes ayer votaron a favor de que gobernara Rajoy, no están dispuestos a dejarle caer. Susana Díaz y Javier Lambán perdieron la batalla de las primarias, pero no la guerra como muy bien empieza a verse en Sevilla y Zaragoza. No es sólo un ajuste de cuentas personal, que lo es, sino de una línea política que apuesta por el PPSOE. Han vuelto a marcarle una raya roja que, de ser traspasada por Pedro Sánchez, previsiblemente generaría la aparición de un grupo parlamentario nacionalsocialista andaluz.

Se equivoca Sánchez si cree, como parece calcular, que después del 1 de octubre todo va a ser distinto de antes del 1 de octubre. El referéndum no es más que un mero pretexto. La cuestión de las cuestiones, como lo fuera a lo largo de 2106, es que hoy como ayer se encuentra con que son sus compañeros de partido los que se oponen a que vuelva hoy a intentar alcanzar la Moncloa en compañía de lo que siempre denominan como indeseables nacionalistas o chusma morada. Los quintacolumnistas le señalan que no hay más compañeros de viaje que Rajoy, Rivera, ni mejor vehículo que el PP y Ciudadanos. La crisis catalana acentúa el permanente drástico veto a Podemos y a Pablo Iglesias por cuanto defienden el derecho a decidir. No es, pues, ni Esquerra, el PNV o el PdCat, ni mucho menos la formación morada, el obstáculo para llegar a la Moncloa, sino que quien lo impide es la Quinta Columna del PSOE.

Publicidad

O Sánchez la descabeza o volverá a ser descabezado. Una mínima estrategia progresista, únicamente viable desde la unidad de las fuerzas democráticas, es inviable si continúa soportando la espada de la Quinta Columna sobre su cabeza. Es, desde luego, su última oportunidad política para hacer frente al chantaje quintacolumnista sumándose al resto de la oposición, casi todo el Congreso de los Diputados, en la denuncia de la involución autoritaria de un gobierno minoritario que se sostiene gracias a la palpable y siniestra labor de zapa del PP en el seno del grupo parlamentario socialista. O recupera la energía con la que venció en las primarias socialistas, con el apoyo de las bases, o el PSOE volverá a ser uncido al yugo del carro parlamentario del PPSOE. Continuar deshojando los pétalos de la margarita supondrá su muerte política.

Acostumbraba decir Bertold Brecht que hay gente que se masturba, gente que folla con condón y gente que se masturba con condón, que son los que siempre dudan para eludir la decisión. Lo peor que puede hacerse siempre en política es masturbarse con condón; esa es la tentación que siente hoy Pedro Sánchez. Y tiene que elegir. O lo uno o lo otro. O con la Quinta Columna o contra la Quinta Columna. O desata la cuerda de presos políticos que acaba de iniciar Rajoy o la anuda todavía más. Ahí tiene el buen ejemplo del Lehendakari Iñigo Urkullu dispuesto a arrojarle a la cara a Rajoy los treinta denarios– nada menos que unos cinco mil millones de euros– si persiste en darle otra vuelta más a la tuerca judicial sobre el cuello de toda la sociedad catalana a la vez que la priva de su inalienable derecho a decidir sobre su futuro. Si cae Cataluña, cae el resto del Estado español.

Publicidad

Publicidad

Publicidad