Cargando...

Secciones

Publicidad

Diez años de ‘Público’, sólo el principio

Publicidad

Opinión

El 26 de septiembre de 2007, hace diez años ya, Público echaba a andar con la aspiración de convertirse en la referencia de un periodismo vigilante y dedicado a la gente. Un diario capaz de denunciar injusticias y desigualdades, abusos de poder, corrupción o violencia machista por encima de cualquier tipo de condicionamiento político y/o económico; por encima de cualquier presión o chantaje de los poderes públicos y/o privados.

Publicidad

Han transcurrido diez años ya desde aquel emocionante momento y nuestro objetivo e ilusión por la vocación informativa comprometida no se han desviado ni un milímetro del camino: seguimos volcados en sacar a la luz situaciones de emergencia social y abusos contra los derechos fundamentales de todos/as, y particularmente, de los más vulnerables; empeño que tras estos años de intensa actualidad y conscientes como somos del cambio de época en que nos encontramos, hemos convertido en nuestras banderas, en nuestras señas de identidad.

En estos 3.653 días de información y denuncia hemos crecido, situándonos entre los diez diarios digitales más leídos de nuestro país -gracias a nuestro lectores, auténticos protagonistas de nuestro trabajo-. Los logros de este diario han sido numerosos (más allá de los premios, que tanto ilusionan y tanto agradecemos), pero lo que más nos llena de orgullo es haber conseguido la fidelidad de más de 6,6 millones de lectores únicos mensuales (ComScore, agosto 2017), manteniéndonos entre los medios generalistas con mayor crecimiento anual; 1,2 millones de activos seguidores en Facebook, y cerca ya de un millón en Twitter. Nuestra ‘comunidad Público‘, nuestra gasolina, nuestro motor y nuestra motivación diaria.

Por los lectores y seguidores, hemos trabajado a contracorriente para denunciar y probar la corrupción política del PP, con exclusivas relativas a la financiación ilegal del partido (acreditada por la Fiscalía a través de Fundescam); a Púnica -cuando ni siquiera la operación Púnica tenía tal nombre en honor a su cabecilla, Francisco Granados, mano derecha de Esperanza Aguirre- o a Lezo -entonces funcionaba a todo trapo, y así lo denunciamos ganándonos (y ganando) una patética querella de Ignacio González, otro cabecilla, expresidente de la Comunidad de Madrid, mano izquierda de Esperanza Aguirre-.

Publicidad

Por nuestros lectores y seguidores y contra todos los elementos que trataron de impedirlo, destapamos y publicamos la mayor exclusiva conocida sobre el funcionamiento de las ‘cloacas del Estado’ -con permiso de los GAL, con quienes la conexiones son otro capítulo…- que alcanzaron su máximo esplendor conocido en la etapa del exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Las grabaciones a este amigo personal del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conspirando con el fiscal Daniel de Alfonso, jefe de la oficina antifraude catalana, para rebuscar y fabricar delitos a adversarios políticos -Podemos y los independentistas, particularmente- paralizaron España en un momento, además, en que la sociedad se revuelve contra un sistema institucional apolillado y corrompido hasta el tuétano.

Por nuestros lectores y seguidores, hemos ido manteniendo e incrementando el vagón de compañeros/as de viaje, donde distintas voces nos ofrecen su criterio reflejando la pluralidad progresista y valiente que es marca de Público: Vicenç Navarro, David Torres, Máximo Pradera, Marta Nebot, Erika Lust, Pascual Serrano, Cristina Fallarás, Pablo Iglesias, Juan Carlos Escudier, Aníbal Malvar, Nazanín Armanian, Fernando López Agudín, David Bollero, Juan Carlos Monedero, Lidia Falcón, Juantxo López de Uralde, Andrea Momoitio, Jorge Bezares, Fernando Luengo y muchos otros/as políticos/as, periodistas, juristas, economistas, activistas, filósofos/as, escritores/as, actores y actrices,… que nos enriquecen regularmente y que seguirán sumándose a este grupo peleón, diverso y brillante. Pero absténganse cobardes, porque nos debemos a aquéllos que nos dejaron abruptamente y que ocupan un lugar especial en nuestra redacción y en nuestros corazones; que destacaron por su compromiso sin fisuras, su lucha por las libertades y su brillantísimo trabajo: gracias Shangay Lily, gracias Javier Ortiz.

Publicidad

Gracias a nuestros socios; a CTXT, Nueva Tribuna, Diario Cantabria, El Asombrario, La Crónica, Periódico CLM, Zeleb o Librújula; gracias a Públic, nuestra web en catalán y específica catalana, que ha nacido cuando muchos dicen el peor momento posible, pero que es, por ello, el mejor momento posible. Información, información, información… para un cambio de ciclo que exige Periodismo; así, con mayúsculas.

Gracias a La Tuerka, por sus debates y entrevistas a fondo, pero osados y comprometidos; a Tremending, porque sin sentido del humor, aun en el más delicado de los momentos, no somos nada; al sosiego intelectual, el debate y la necesaria profundidad de Espacio Público; a Memoria Pública, porque es una obligación poner sobre la mesa lo que fuimos y cómo lo fuimos, todos y todas, vencedores y vencidos, torturadores y torturados, asesinos y víctimas, vivos y muertos/as, cobardes y cómplices… Gracias a los equipos de La Klau, El Tornillo y Eko, por su compromiso y pedagogía tan necesarios. Gracias No Te Metas En Política, a Facu Díaz y Miguel Maldonado por hacernos la vida más fácil; (¿les hemos dicho ya que este martes 26 de septiembre a las 21.00h, día en que hace diez años salía en papel y en digital, Público los ha llevado a Barcelona para todo el que quiera ir a verles?).

Publicidad

Gracias a Google, por ver en Público el medio capaz de desarrollar una herramienta universal sobre transparencia informativa, imprescindible en la época de los ‘pos’ en la información: la posverdad, la pospolítica, la poseconomía, el poscompromiso… De todo esto, tendrán noticias nuestras.

Dejamos atrás este inicio de diez años con el propósito de alcanzar muchos más y desarrollar nuevos proyectos, de los que daremos cumplida información muy pronto. Estamos volcados en crecer a lo ancho y a lo alto simultáneamente, en calidad y en cantidad, en información y valor añadido de la mano de unos lectores y seguidores que merecen el mayor y más gratificante de los esfuerzos. Muchas gracias. Seguimos.

Publicidad

Publicidad