Cargando...

Secciones

Publicidad

En todos lados cuecen rusos de pura Estepa

Publicidad

Opinión

Estoy preocupado, preocupadísimo con eso de la desinformación en Internet. Sí señor, toda una amenaza a nuestro modo de vida. Supongo que la han denominado guerra híbrida para darle un puntito Blade Runner 2049. Muy acertado.

Menos mal que el Gobierno ha aprobado una nueva Estrategia de Seguridad Nacional, elaborada por el CNI (espero que no sean los mismos agentes de la TIA que no se coscaron con las urnas chinas del 1-O) y una cincuentena de propios ministeriales.

Publicidad

Ni que decir tiene que a buen seguro que no eludirán en su sesudo informe la amenaza rusa (peor, mucho peor que la soviética en la guerra fría) ni la venezolana, que debutaron con picadores en España en la crisis independentista. Eso sí, sin dar nombres, con indirectas, como hacía Gila.

La guinda la ha puesto el eurodiputado pepero Esteban González Pons, que en unas declaraciones en El País, cada vez más diario de cabecera del Gobierno, ha pedido la protección a la OTAN y ha señalado a la madre Rusia como a la mala pécora que busca desestabilizar la Unión Europea.

Como decía, después de saber que habrá una nueva Estrategia de Seguridad Nacional y, sobre todo, tras comprobar que la Alianza Atlántica puede socorrernos en cualquier momento gracias a la acreditada petición de González Pons, duermo como un lirón.

Publicidad

Pero digo yo que, una vez metidos en faena, podrían incluir una parrafada sobre la desinformación y la merma de la libertad de expresión que ha provocado la crisis económica en España, y el control que tiene el Gobierno del PP sobre la mayoría de los medios de comunicación, adquiridos en una especie de mercadillo de periodismo de saldo.

El último ejemplo de ‘quien paga, manda’ lo hemos visto estos días. Las añoranzas franquistas de Mariano Rajoy, que no entiende que una calle dedicada en Pontevedra a un almirante de Franco se haya rebautizado, en virtud a la Ley de Memoria Histórica, con el nombre de Rosalía de Castro.

Publicidad

Blanco y en botella, ¿no?, para los que tenían dudas del sustrato franquista que existe aún hoy en el PP. Busquen en las portadas y las páginas de interior de los principales periódicos de la Patria y verán que en todos lados cuecen rusos.

Por cierto, en Argentina, 40 años después de la dictadura militar que hizo desaparecer a 30.000 argentinos, la Justicia ha condenado a cadena perpetua a 29 represores de la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA) por los ‘vuelos de la muerte’.

Publicidad

Aquí, Rajoy, tan cumplidor él con la ley (nos ha dado la mortal con una España grande, libre y legal) para justificar la aplicación del 155, por qué no acata la Ley de Memoria Histórica aceptando sin rechistar la retirada de la calle a un almirante franquista.

Un militar franquista, el almirante Salvador Moreno, que junto a otros militares de Franco –que también se reunían y se visitaban en las casitas del Barrio Alto- son corresponsables del asesinato de miles y miles de españoles que aún hoy esperan ser enterrados como Dios manda o como quieran sus familias, en un mar de fosas comunes a lo largo y ancho de una España que aún necesita justicia y reparación.

¡Menuda pandilla de fariseos!

Encima, para tapar el desbarre antidemocrático y franquista del gallego, pues los medios de régimen recurren a Pablo Iglesias y a su recurso contra el 155 o a la Hacienda catalana de Iceta.

Y después están las televisiones públicas, que por lo general son órganos de propaganda al servicio del partido en el poder. El descaro de TV3, apoyando la deriva independentista hasta en la carta de ajuste, es solo comparable al que practica TVE cada vez que el PP aterriza en Moncloa con sus tesis goebbelianas.

La etapa de Urdaci (donde doña Leti tuvo arte y parte, por cierto) fue el sumun, pero todavía hoy la cabra tira al monte. Por ejemplo, ponerle la música de la niña del exorcista a unas imágenes de Puigdemont es sudar la camiseta más de la cuenta, ¿no? Pues eso pasó en un reciente Informe Semanal.

Y está mi querida Canal Sur, que se ha convertido en una televisión de atontamiento en vez de adoctrinamiento. Si eres andaluz y no te gusta la copla ni las bromas machistas-leninistas de Juan y Medio, vete y acuéstate temprano, que cantaría la histórica chirigota Los Cubatas.

En fin, ante el caudal de desinformación que generan unos y otros, no digo yo que en el caso español haya que involucrar a la OTAN, pero sí avisaría a la brigadilla de información de la Guardia Civil para que diera parte del montón de españoles -nacidos ‘desde Huelva a Cadaqués’- que operan en los medios patrios como si fueran rusos de pura Estepa.

Publicidad

Publicidad