Cargando...

Secciones

Publicidad

Jerusalén, capital de Israel

Publicidad

Opinión

A lo largo de los últimos días, numerosos medios americanos han dicho que el presidente Donald Trump planea declarar esta semana que Jerusalén es la capital de Israel.

Se espera que lo haga el miércoles.

Los palestinos y algunos líderes árabes como el rey Abdalá de Jordania han advertido que si se produce el anuncio habrá un sarpullido de la violencia, y han pedido una reunión urgente de la Liga Árabe.

Con una decisión de este tipo, Trump se apartaría de la política de sus antecesores en el cargo, que siempre dijeron que el estatuto de Jerusalén es algo que deberían fijar israelíes y palestinos directamente.

Sin embargo, los israelíes han ido cambiando unilateralmente la fisonomía de la ciudad en los últimos años de tal manera que resulta difícil reconocerla si se la compara con la Jerusalén de hace solo un puñado de años.

Este cambio de la fisonomía ha sido posible gracias a la pasividad de Estados Unidos, en primer lugar, pero también gracias a la pasividad de la Unión Europea.

Sería injusto endosar esa responsabilidad solo a los actuales dirigentes europeos como Merkel, Macron o May, porque sus antecesores han tenido tanta o más culpa que ellos. No obstante, la pasividad y el silencio de los actuales dirigentes europeos envalentonan más a Israel y hunden a los palestinos en la ciénaga.

Publicidad

Cada año es más difícil resolver el conflicto puesto que la ocupación israelí se va consolidando en toda la Cisjordania ocupada, incluida Jerusalén.

La ocupación y el apartheid se practican a plena luz del día y el silencio europeo constituye el mayor obstáculo para resolver el conflicto.

Contando con ese silencio, Israel va haciendo y deshaciendo lo que le place. Ahora expulsa a beduinos de sus asentamientos; ahora destruye placas solares donadas por Europa; ahora castiga impunemente a ciudadanos palestinos de mil maneras posibles.

Si se es realista, probablemente no se vea ninguna solución a la ocupación israelí, especialmente si se considera cómo se comportan los líderes occidentales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad