Cargando...

Secciones

Publicidad

A la cara: hard boiled premium

Publicidad

Opinión

Una mujer desnuda, ex estrella del porno, atada y encerrada en el maletero de un coche, le han disparado y está medio muerta. Pero no del todo. Abre a patadas el maletero decidida a vengarse de los hombres que le han hecho aquello, de todos los hombres, impulsada por una furia incontrolable. Así comienza la novela A la cara, de Christa Faust. Si con esto no te han entrado ganas de leerla igual deberías hacerte unos análisis, es muy probable se tengas disparados los niveles de horchata en sangre.

Publicidad

A la cara es uno de esos libros que se convierten en clásicos instantáneamente, una demostración de que se puede escribir Hard boiled premium desde un punto de vista puramente femenino. Tan duro, oscuro, áspero, impactante e inteligente como el de los mejores maestros del género.

A Angel Dare le gustaba su vida actual. Roza los cuarenta años y tiene una agencia de representación de actrices porno. Atrás quedaron los tiempos en que era ella la que estaba delante de la cámara. Una llamada de un amigo, la propuesta de que ruede una última película, un favor personal, una forma de despedirse a lo grande. Una inmensa trampa. El pasado regresa convertido en una espiral de violencia. Brutalmente agredida, Dare es abandonada en un erial industrial y dada por muerta. Cuando logra salir de allí, se da cuenta de que ha sido falsamente acusada de asesinato y de que la justicia va tras ella. Obligada a una constante huida al tiempo que de la organización criminal que quiere acabar con su vida. Armada con todos los recursos aprendidos durante su época como estrella porno, Dare hará todo lo que sea necesario para vengarse.

A la cara es un torbellino impulsado por una energía salvaje con un objetivo claro: incendiarlo todo. Un cóctel molotov lleno de estilo y talento. Inolvidable e imprevisible, como una invitación a una fiesta privada de los Rolling Stones.

Publicidad

Mención aparte, la edición. Fue una de las primeras causas por las que me atrajo el libro. La deslumbrante cubierta de estilo pulp. Una belleza que hay que agradecer a Valdemar y Es pop. Una verdadera maravilla. La novela es la recomendación para diciembre de las librerías valencianas La Rossa y Cosecha roja. Leerla no es una opción, es una obligación.  Pídanselo a los Reyes Magos… sólo si han sido malos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad