Cargando...

Secciones

Publicidad

Opinión · La verdad es siempre revolucionaria

Madres y víctimas de trata

Publicidad

Margarita Neira acudió hace unos días a la reunión del Partido Feminista en Madrid para contarnos su trágica historia. Veinticinco años atrás su hija de 17 desapareció en Buenos Aires de donde eran y vivían las dos. Durante varios años Marga estuvo buscándola sin que ni las fuerzas del orden ni la judicatura atendieran sus desesperadas llamadas de auxilio. Mediante la peripecia más extraña logró encontrar el nicho donde la habían enterrado. A pesar de la indolencia -¿complicidad?- con que actúa la justicia en ese país, cuando hallaron los restos de la muchacha tomaron las huellas dactilares del cadáver antes de enterrarla, sin nombre.

Publicidad

En la angustiosa búsqueda de Marga para conocer el destino de su hija, en el cementerio le indicaron que buscara las tumbas que no tenían nombre. Y así, durante interminables días, estuvo haciéndolo, y con los números que tenían los nichos acudió nuevamente al juzgado donde a través del archivo de las huellas encontraron los restos de su hija.

En ese periplo, Marga tropezó con otras madres que vivían su mismo calvario. Sus hijas, adolescentes, y cada vez más niñas, desparecían un mal día, al ir o volver de la escuela, y nada más se sabía de ellas. Ni la policía indagaba la desaparición ni los jueces tramitaban los sumarios ni los medios de comunicación se hacían eco del drama. Unas encontraron los restos de las desaparecidas, otra, afortunada, logró, tras las pesquisas de Marga y sus compañeras, que solas, sin cooperación de la policía, se atreven a internarse en el horrible inframundo de los prostíbulos, salvar a su hija de las garras de la mafia de la prostitución que la tenía secuestrada en un burdel.

Margarita y sus compañeras de desgracia crearon la asociación Madres víctimas de trata y , como sus antepasadas en la lucha, reclaman la búsqueda y aparición de sus hijas tocándose con un pañuelo blanco en la cabeza y recorriendo cada jueves la Plaza de Mayo, cuyo periplo hizo mundialmente famosas a sus antecesoras las Madres de la Plaza de Mayo.

Publicidad

Pero Hebe Bonafini y sus compañeras actuaron durante la terrible dictadura en una gesta heroica que los hombres no fueron capaces de iniciar.

Hoy, Marga y sus compañeras reclaman la actuación de la justicia en plena democracia, o al menos eso creemos. Cuentan que ya hay 28.000 muchachas desaparecidas, que llegan a sumar casi el mismo número que los desaparecidos bajo la dictadura.

Las mafias de la prostitución han encontrado un fácil sistema de adquirir materia prima para su infame negocio: secuestran a las muchachas, cuanto más jóvenes mejor. Las últimas tenían 12 años. Las encierran en los burdeles donde los puteros encuentran un material joven y sin estrenar, y las usan hasta que los cuerpos y las mentes no pueden soportar más. Alcoholizadas, drogadas, apaleadas, violadas diariamente durante unos meses o años, según lo que aguanten, cuando ya las consideran inservibles porque no se sostienen en pie y no sonríen, las asesinan.

Publicidad

Han lanzado sus cuerpos a campos, carreteras, playas, plazas. Desnudas y sin identificación. Cuando los hallan la policía y los juzgados no se molestan en comparar los cadáveres con las denuncias que las madres habían presentado. Únicamente, en un último detalle de humanidad toman las huellas, y las entierran como desconocidas.

El negocio de la prostitución, en el que se sospecha que están implicados los más altos cargos de la política, que son propietarios de diversos hoteles, lugares de recreo, spas, casas de masaje y otros eufemismos con los que encubren los burdeles, es enormemente rentable. Se calcula que en nivel de ingresos es el segundo del mundo después del tráfico de armas.

Publicidad

Pero las Madres Víctimas de Trata –mirad la web donde se encuentran todos los datos y los horrores– no encuentran ni en los periodistas argentinos ni en los políticos ni en las fuerzas de seguridad ni en la judicatura, el amparo que un Estado democrático debe a sus ciudadanos.  Por eso acudieron a nosotras en el Partido Feminista en Madrid.

Marga recorre el mundo explicando su caso y la tragedia que sacude Argentina, porque en su país no encuentra quienes escuchen a las madres, lo denuncien y lo persigan. Ni la prensa ni la televisión les dedican sus portadas. Las tertulias públicas no les conceden su atención, los políticos no las reciben, los sindicatos no han dado un paso para exigir una acción eficaz del Estado, los jueces no tramitan los expedientes. Contaba Marga que se presenta ante el juzgado una denuncia por la desaparición de una muchacha y al cabo de un año ni siquiera han tomado declaración a la denunciante.

Las madres, esas Madres Coraje, que en todos los países mantienen el mundo por su base, esas heroicas mujeres que sin estudios, sin dinero, muchas debiendo mantener a sus restantes hijos a base de fregar, se reúnen todas las semanas en la Plaza de Mayo para enseñarle al resto del mundo su tragedia y exigirle que reaccione, que responda, que plantee ante el gobierno argentino la demanda de explicaciones y soluciones, como hizo la comunidad internacional frente a la dictadura.

Pero hoy las víctimas no son opositores políticos y sindicales, la mayoría hombres, sino débiles muchachitas de familias pobres y por tanto no valen lo mismo. Hoy los victimarios no son militares fascistas repudiados por los países democráticos y vergüenza de su país, sino sicarios y asesinos a sueldo de los grandes consorcios de la prostitución, que son señores muy bien situados en la empresa, las finanzas y la política, y proporcionan buenos y rentables ingresos a sus propietarios e intermediarios y a los que los protegen, que se sientan en los bancos del Parlamento, en los de los Ayuntamientos, en los de la policía, en los del juzgado, en los de la prensa y la televisión.

Y la comunidad internacional que a veces interviene, como en el caso del apartheid de Sudáfrica, porque la discriminación y el crimen se ejercía contra toda la población negra, ante esta tragedia que sólo tiene víctimas femeninas cuya explotación proporciona satisfacción, placer y beneficios económicos a una buena parte de la población masculina, no se conmueve con las Madres Víctimas de Trata, porque al fin ese es un asunto privado interno de Argentina. Ya se sabe que el Capital y el Patriarcado se asocian muy bien.

Desde el Partido Feminista de España hacemos un llamamiento iracundo y desesperado a los medios de comunicación españoles, a nuestros gobernantes, a nuestros representantes en los Parlamentos e instituciones, a nuestros europarlamentarios, a nuestros partidos políticos, a todo el Movimiento Feminista, para que publiquen esta información y la amplíen, y exijan explicaciones en los foros internacionales y en las reuniones con el gobierno de Argentina, sobre esta masacre de mujeres que tiene que avergonzar no sólo a los responsables de la política argentina sino a toda la humanidad.

Si no hay respuesta a este llamamiento es que las mujeres, las del mundo entero, como en la puerta del Infierno de Dante, deben abandonar toda esperanza.

Publicidad

Publicidad