Cargando...

Secciones

Publicidad

Los orgasmos en la cara de Lucy Barlows

Publicidad

Bulocracia

Esta presunta noticia recorre ahora América, de Argentina a Canadá, pasando por Perú, Colombia o México. Algunos de los países en los que supuestamente ha estado de viaje la mochilera británica Lucy Barlows. De ella se dice que, a sus 22 años, ha recorrido todo el Continente fotografiando su cara cada vez que tenía un orgasmo con algún nativo de los países visitados, uno de los dos grandes objetivos de su tour.

Publicidad

Las docenas de medios americanos que reproducen esta información como cierta, o no citan fuente alguna o se citan entre ellos. Y también hay quien le ha añadido su componente local, como la página colombiana hsbnoticias.com, que titula: “Mujer británica grabó los orgasmos que tuvo en cada país que visitó, incluyendo Colombia”.

Algunos pasajes de la crónica de este medio colombiano no tienen desperdicio. Se habla de “hazaña” y parece el periplo de una diva del porno invitada al país: “Barlows emprendió esta hazaña desde Argentina hasta Canadá, por supuesto pasó por Calí, Colombia, donde disfrutó de su sexualidad y de un orgasmo que podría extasiar a cualquiera (…) con el capitalino Joel, de 26 años”.

Una de las fuentes a la que más se alude es el diario peruano La República, de los pocos que dice que la historia viene del Facebook de la chica, pero no lo enlaza. Y va uno a FB, y Lucy Farlow hay muchas, pero Lucy Farlows no. Otros hablan de un blog, que tampoco enlaza nadie, porque no existe.

Publicidad

En todos los casos, el tema se ilustra con las imágenes de Lucy supuestamente teniendo un orgasmo en distintos países, que es lo que realmente les interesa y les pone a los medios que han publicado este asunto, las fotos. Aunque vista una, las demás varían poco.

De dónde salen esas fotos y quién es esta chica son las grandes incógnitas de esta noticia que rezuma falsedad. Lo que parece claro es que todas ellas son del mismo día y lugar, y tal vez hasta del mismo orgasmo, si lo hubiere. Porque el fondo de tela blanca y estampada no cambia en ninguna de las fotos.

Publicidad

La explicación que supuestamente da la joven es que todas las relaciones sexuales tuvieron lugar en su tienda de campaña y sobre la misma colcha, y allí colocó una cámara sobre su cara para captar el momento del orgasmo, siempre en la misma posición.

Pero es que tampoco cambia el pelo de Lucy, y sus mechones se mantienen intactos de una foto a otra; ni sus cejas. Su piel blanca no se ha alterado pese a atravesar lugares donde es casi imposible no enrojecer, y más si se trata de una paliducha británica. Tampoco le termina de curar el granito que parece que tiene en una mejilla, y la luz es igual en todas las imágenes.

Publicidad

Las ciudades en las que se afirma que esta chica fotografió sus orgasmos son: “Montereal” -que debe de ser Montreal-, “San Francisco, CA (EE.UU),  Acapulco, Tegucigalpa, Panamá city, Caracas, Cali, Esmeraldas (Ecuador), La Paz (Bolivia), Sao Paulo, Santiago de Chile, Buenos Aires, Montevideo y Managua” (14). Estará desordenado el listado, porque, de seguir esta ruta al dedillo, y “partiendo de Argentina y finalizando en Canadá”, esta mujer habría dado más vueltas que Juan Sebastián Elcano en su día.

No se menciona en ningún sitio tampoco si “los 13 chicos en edades de 17 a 30 años, tanto latinoamericanos como chicos del norte de América”, que provocaron un orgasmo imperecedero a Lucy Barlows, sabían o no de su experimento sexual. Solo se dice su nombre y su edad. Claro, que hay medios que no hablan de 13 chicos, ni de 14, sino de 11, de 15 e incluso de 19.

Y un argumento poderoso y definitivo: en casa no la conocen. Porque qué raro es también que la prensa sensacionalista inglesa no se haya interesado por este caso, con lo que le gustan estas cosas y siendo Lucy Barlows británica. The Sun, sin ir más lejos, publicó el pasado octubre un reportaje con fotografías de 22 mujeres teniendo un orgasmo. Seguro que también les iba bien la historia de Lucy, pero no dicen nada.

Marihuana

Además de tener relaciones sexuales con chicos de todos los países y fotografiar sus orgasmos, el otro gran objetivo del viaje por América de esta veinteañera británica con mochila, que es también una entusiasta de la marihuana, era “defender la libertad y la legalización” de esa droga y denunciar “lo retrógrado” de la religión “a través de un experimento orgásmico”, como cita un medio de Perú.

A todas luces, el nombre y la historia de Lucy Barlows son un invento con tantas lagunas como Canadá, donde se dice que concluyó su viaje. Casi seguro que, sea quien sea, la chica de las fotos conoce la verdadera historia mejor que nadie.

Publicidad

Publicidad