Cargando...

Secciones

Publicidad

Mujeres de la II República

Publicidad

La verdad es siempre revolucionaria

El día 19 de abril, a las 18 horas, Vindicación Feminista presenta el libro Mujeres de la II República en la Caja de Música del Palacio de Cibeles de Madrid. Este libro es consecuencia del homenaje que Vindicación Feminista y el Partido Feminista de España rendimos a las mujeres de la II República el 24 de octubre de 2017 en el mismo Palacio de Cibeles. La asistencia al acto fue tan numerosa que se llenaron las casi trescientas butacas de la sala y otras tantas personas quedaron fuera, y aunque se habilitó otra salita con circuito de televisión muchas tuvieron que abandonar el intento de asistir, requiriéndonos para que repitiéramos el acto.

Publicidad

No solamente el éxito de este primer homenaje que se les rendía a aquellas heroínas, que invirtieron su talento, sus fuerzas y lo mejor de su vida en construir y defender la II República, nos ha impulsado a publicar las intervenciones de los oradores. La convicción de que es necesario mantener la memoria de las mujeres que protagonizaron aquel trascendental periodo de nuestra historia, que tan poco honrada ha sido, obliga a que el homenaje no se realice únicamente en una tarde de encuentro. Publicando los textos que nos han entregado los participantes de esta obra, y no solamente los que aquel 24 de octubre nos encontramos en Madrid, sino también otros  y otras escritoras más que nos han enviado generosamente su trabajo, dejaremos un testimonio más duradero de la vida y la obra de aquellas mujeres.

Desde el fin de la I República durante más de medio siglo el movimiento republicano en España luchó incansablemente por recuperarla. Las mujeres que pertenecían a la intelectualidad estuvieron en todos los foros, debates y periódicos apoyando la causa que sabían era la suya. Desde la política, la literatura, el periodismo, el movimiento obrero, la lucha feminista, cientos de escritoras, profesoras, investigadoras, científicas, artistas, y miles de obreras y campesinas participaron en la construcción de la II República.

Esta obra no pretende agotar ni la historiografía ni el análisis de aquella generación. Afortunadamente ya se han realizado algunas investigaciones y reconstrucciones históricas sobre las más destacadas de las protagonistas. Solamente aportamos un pequeño esfuerzo en esta tarea ingente de no olvidar a quienes nos precedieron en una lucha que no tuvo parangón.

Publicidad

El pueblo español, sus hombres y sus mujeres, sus obreros y campesinos, sus soldados y sus milicianas, sus intelectuales y artistas, sus científicos e investigadores, sus políticos liberales y progresistas, y  la mitad de su ejército apostaron todo lo que tenían, incluida la vida, por defender aquella República que tan pacíficamente habían proclamado el 14 de abril de 1931. Porque sabían que en ello se jugaba el futuro del mundo.

No solamente el futuro de España, como ya hemos tenido que vivirlo, sino el del mundo entero. La lucha contra el fascismo tuvo su principio y su final en España. Solamente el pueblo español entendió con toda lucidez lo que significaban las fuerzas fascistas que se estaban adueñando de Europa. Mientras una buena parte de los alemanes votaban a Hitler y la mayoría de los italianos y de los portugueses aceptaba resignada la dictadura de Mussolini y de Salazar, los españoles se rebelaron desde el primer minuto contra el golpe militar del 18 de julio de 1936.

Publicidad

Ellos y ellas sabían que en España se dirimía la victoria o la derrota del progreso y de la libertad en todo el planeta. El triunfo del Ejército franquista significó que se desencadenara la II Guerra Mundial, con cien millones de muertos y los países europeos y asiáticos arrasados, que se afincase el imperio de EEUU y la pérdida de las esperanzas de vivir en libertad e igualdad para la mayoría de los pueblos del mundo. Lo sabían ellas y sus compañeros de lucha, y los que desde veintiocho países de varios continentes acudieron en defensa de la República con las Brigadas Internacionales, constituyendo el primer y más grande ejemplo de solidaridad con un pueblo atacado por su propio ejército,  que se ha dado en la historia del mundo.

Las mujeres españolas que habían logrado, a costa de sus largos años de luchas anteriores, que se remontaban al siglo XIX, enfrentándose al poder machista que durante milenios las había aherrojado en una represión continuada,  llegar a ver proclamada la República, en el momento del golpe fascista contra ella se aprestaron a defenderla con todas sus fuerzas. En esa guerra fueron protagonistas de la lucha armada y de la fabricación de las armas y de los uniformes, del cultivo de los campos, de las comunicaciones y transportes, de los hospitales y las ambulancias, del mantenimiento de su familia y de la alimentación de las tropas. Y todavía, después de la derrota, mantuvieron la resistencia en las guerrillas y en las organizaciones antifranquistas.

Publicidad

En este volumen solamente se publican unas cuantas biografías y varios artículos en los que  se relata un resumen de lo más destacable de la vida de las que más destacaron en aquellos años, pero somos conscientes de la injusticia que supone seleccionar a unas e ignorar a otras. Y aún más, hundir para siempre en la invisibilidad a los millones de mujeres que sin nombre ni apellido fueron el ejército de reserva de la lucha, la fuerza de trabajo en las fábricas y en la agricultura, el sostenimiento de los soldados y el de los niños y ancianos, y, por supuesto, las que reprodujeron a todos y todas las españolitas que poblarían el país.

Publicamos las colaboraciones de los participantes en el homenaje: Ana Pardo de Vera – Nuestro aliento; Juan José Tamayo- Lilith y Clara Campoamor; Federico Mayor Zaragoza – A las que fueron silenciadas; Cristina Almeida – La deuda de la democracia; Juan Carlos Monedero – El silencio de la República; Ignasi Riera – Mujeres que fueron paradigmas;    Ángeles Egido – La voz de las sin voz; Lidia Falcón – A las mujeres que lucharon sin reconocimiento,  Mirta Núñez – Los hijos de los vencidos; Candela Chaves – Vosotras, que perdisteis la guerra.

A este ilustre plantel de escritores y escritoras hemos podido añadir las colaboraciones que tan generosamente nos han entregado Antonina Rodrigo – La mujer de 1939; José Rayos – La mujer superhombre; Elisabeth Starcevic – Carmen de Burgos; Juan Antonio Hormigón – Matilde Landa: una ciudadana ejemplar;  Soledad Fox – Constancia de la Mora; Pascuala Sandoval – Clara Campoamor;  Fernando Hernández – Las cárceles de mujeres. Para completar el plantel de biografías de las más destacadas, aunque sea tan modestamente, hemos agregado pinceladas de la vida y la obra de  Carmen Karr; Zenobia Camprubí; Margarita Nelken; Dolores Ibárruri; Rosa Chacel; Victoria Kent; Maruja Mallo; Mª Teresa León; Remedios Varo; María Zambrano; Ernestina de Champourcin.

Y finalmente hemos rescatado del nº 10 de la revista Poder y Libertad las entrevistas y artículos que publicamos en 1986, cuando se cumplían 50 años del comienzo de la Guerra Civil, y que todavía pudimos realizar a algunas de las protagonistas de aquel periodo heroico, poco antes de que fallecieran. Así dejamos que ellas hablen: Lidia Falcón – Regina del Amo, Carlota O’Neill y Enriqueta O’Neill; Federica Montseny – La pasión de la libertad;  Juana Doña – La alegría de la lucha; Juana DoñaLa II República y las mujeres; Manolita del Arco – La conciencia de la represión; Isabel Vicente – El fin de una era; María Telo – Memoria de una frustración.

Esta es nuestra modesta aportación a la recuperación de la memoria de estas heroínas, a la conservación del recuerdo de su epopeya, para que las nuevas generaciones que las han seguido, y a las que tan poco se ha instruido en la más reciente historia de su país, las conozcan, las admiren y tomen ejemplo. Historiadores, cátedras universitarias, instituciones civiles y políticas, que tienen más recursos que nosotras, deberían esforzarse en recuperar los datos y los documentos que las explican y retratan y publicar extensos libros sobre su vida y obra. Es una deuda que todavía no se ha pagado.

De momento, Vindicación Feminista y el Partido Feminista de España han realizado este trabajo que es una humilde muestra de nuestra admiración y reconocimiento, con la convicción de que se merecen mucho más. Este libro es un pequeño homenaje a todas ellas y un recordatorio de la vida ejemplar y heroica de algunas de las más conocidas. Que con otras muchas escritoras, políticas, líderes obreras, artistas y científicas entregaron los mejores años de su vida en la lucha por construir una España progresista que hiciera realidad los ideales del socialismo y del feminismo. Con la conciencia de que si bien son todas las que están, no están todas las que son.

Carlos París (1925-2014) dice en su libro Ética Radical: Los abismos de la actual civilización, que su “filosofía parte del grito, del lamento, de la encrespada protesta ante la injusticia del mundo que vivimos. Mi filosofar parte de la admiración que brota ante el heroísmo de tantos hombres y mujeres que, incansables, dieron su vida, luchando por el reino de la libertad y la hermandad universales. Y el pensamiento que se levanta, a partir del grito y de la admiración no quiere reducirse a contemplar el mundo, sino que aspira a contribuir  a su radical transformación.”

A lograr esa transformación se entregaron las mujeres que aquí homenajeamos. Sirva este libro de testimonio de nuestra incondicional admiración.

Publicidad

Publicidad