Cargando...

Secciones

Publicidad

Opinión · El desconcierto

La OPA del PSOE sobre Podemos

Publicidad

No cabe entender la penúltima crisis de Podemos, una conspiración contra Pablo Iglesias, sin la crisis simultánea del PSOE. Con acierto, el diario El País, que sabe muchísimo más de lo que cuenta sobre las vicisitudes de la formación morada, abría ayer su información sobre las liaisons dangereuses de Iñigo Errejon con Bescansa, con este sintomático antetítulo: movimientos en la izquierda ante las próximas elecciones. Bien titulado, porque los protagonistas de este escándalo de Podemos son, provienen o circulan por la periferia socialista y tienen  hoy como altavoz al eco mediático de Prisa, la Ser y El País. Efectivamente, no se sabe donde terminan los problemas de Sánchez y comienzan los de Iglesias.

Publicidad

El recién desvelado guión del proyectado coup d´état en Podemos es inseparable del golpe de estado en el PSOE. Uno lleva al otro en la medida que sus autores intelectuales son los mismos. El PSOE no avanza ni retrocede. Asiste al despegue de Ciudadanos, sin recuperar los votos que ayer se fueron con Rivera, tanto como al estancamiento de Podemos, sin tampoco poder recuperar los votos que se fueron con Iglesias. Seguramente, tras las próximas urnas generales, Sánchez se verá obligado a dimitir, como lo hicieron González, Almunia, Zapatero y Rubalcaba. Más aún. O el PSOE gira a la derecha y se decide a competir con Ciudadanos, dado que huye como de la peste de una mínima alternativa de izquierda, o el bipartidismo PP-PSOE será sustituido por el de PP-Cs.

Se impone, pues, una OPA del PSOE sobre Podemos. OPA hostil con Iglesias, OPA amistosa con Errejón. Justo en la misma cancha de los morados, los socialistas pueden contar hoy con varios cuadros jóvenes frescos, aún no tan enviciados como la casi docena de jóvenes viejos burócratas que habitan en Ferraz. La misma oferta a la alcaldesa Carmena, para que encabece su candidatura al municipio madrileño, evidencia la carencia de banquillo político del Partido Socialista. Casi un cuarto de siglo después de González, el PSOE es un páramo político de cuadros dirigentes, con alguna que otra excepción, como la del veterano Rubalcaba. Como es improbable que la derecha reedite la aventura bélica de Aznar, que regaló el gobierno a Zapatero, al partido socialista no le queda otra opción que la renovación generacional y el giro a la derecha.

 Hace veinte años Cristina Almeida recibió una propuesta, que aceptó, similar a la que hoy se hace a Manuela Carmena. Franco no ha hecho más que repetir la jugada que Lissavetzky lanzó en 1998. Del mismo modo, la hoja de ruta golpista, aparecida en telegram, que Carolina Bescansa con lenguaje muy cifuentesco reduce a casi nada, recuerda al llamado Mate Pastor contra Pablo Iglesias, publicado hace dos años, también en Telegram, por otro amigo de Errejón, Sergio Pascual. Quizás sea mera casualidad, pero el intento de un gobierno Rivera-Sánchez fue el telón de fondo político de aquel Mate Pastor, como hoy parece serlo también  con el documento conspirativo contra Iglesias. Aquellas experiencias, basadas en la clara injerencia en los asuntos internos de otro partido, son hoy reeditadas, corregidas y aumentadas.

Publicidad

La filtración de la hoja de ruta golpista de Bescansa buscaba la respuesta contundente de Iglesias, como sería lógico en cualquier otro partido, para a continuación machacarle mediaticamente y ahorrarle a Errejón el vía crucis electoral que le espera en Madrid, como consecuencia del escándalo desatado. Sea o no sea un error,  es toda una provocación tendente a que los de Podemos abriesen hoy un expediente informativo sobre la  conspiración de Carolina Bescansa que incluiría, inevitablemente, a Errejón. El largo silencio de Podemos ha obedecido, probablemente, a la necesidad de no caer en la trampa saducea que le tendían, aún a riesgo de que esta tibia respuesta fuese percibida como debilidad; pero sería más arriesgado para Iglesias responder como el enemigo tenía previsto que iba a responder.

Como diría el general Julio Rodríguez, hoy al frente de Podemos Madrid, se impone en esta formación un firme avance elástico sobre la retaguardia, que es como los estrategas denominan  las retiradas. El desenlace de esta OPA socialista no es para hoy sino para mañana. Hasta que se cierren las urnas generales del 2020, pasando por las autonómicas y municipales de mayo de 2019, no se sabrá si Podemos ha sido opado o, lo que es lo mismo, ocupado por el PSOE. Es preciso, pués, paciencia, paciencia y paciencia. Asistimos a una batalla que no ha hecho más que empezar, que se desarrolla, además, sobre la más seria ofensiva de la derecha involucionista en Madrid y en el resto de España. Por lo tanto, como bien decía Winston Churchill, a veces “es un error mirar demasiado lejos. Solo puede manejarse un eslabón de la cadena del destino.”

Publicidad

Publicidad

Publicidad