Cargando...

Secciones

Publicidad

Opinión · El repartidor de periódicos

Psicoperiodismo

Publicidad

Una semana más, tenemos que leer la prensa antes de usar el cerebro. Abre ABC su portada de hoy con simpática fotografía de Quim Torra, puigdemontiano candidato a la presidencia de la Generalitat, rodeado de bocadillos cómic: “Nos tienen acorralados en el gueto”, “hay que oponerse frontalmente a Madrid”, “todo lo que ha sido tocado por los españoles se ha convertido en fuente de discriminaciones raciales”…

Publicidad

Si no fuera por la cara de risa que le sacan en ABC, este Torra podría pasar por el Marv de Frank Miller en Sin City, o por Hartigan, siendo más generosos: “A veces la verdad no es tan importante como debiera”, dice en algún momento este último personaje. “Miles de empresas en Cataluña no piensan lo mismo”, responde Bieito Rubido, director del torcuatiano diario, en su titular de portada.

Hacer un titular con lo que piensa la gente, con lo que piensan las empresas o con lo que piensan las mujeres es práctica habitual en nuestros grandes diarios. Es evidente que “miles de empresas en Cataluña no piensan lo mismo que Torra”, como también se podría decir que miles de butifarras en Catalunya no piensan lo mismo que Torra, o que miles de amaneceres en Cataluña no se despiertan a la misma hora que Torra. Por no decir que milones de catalanes no piensan lo mismo que el ABC, hasta el punto de que ni lo compran ni lo leen.

Ahora que está de tan de moda la demoscopia, a mí me encanta esta faceta que asumen los periódicos de ofrecernos los resultados de una encuesta que no han hecho. ¿Qué piensan las empresas? Es el mercado, amigo. Ya lo dijo el elegante –salvo en bañador– Rodrigo Rato. ¿Y qué piensan las flores? ¿Y las piedras? ¿Y los pajarillos del aire de Juan Gelman?

Publicidad

El País se apunta a la misma línea, y en el subtítulo de su editorial nos advierte de que “el perfil xenófobo de Torra le impide representar a los catalanes”. Se dice esto, por supuesto, sin consultar a los catalanes. Y hay más, aunque no con tan pizpireto diseño como el de portada de ABC. El periódico de Prisa reconoce que Torra “ha pedido perdón por sus comentarios despectivos y ofensivos contra los españoles” en las redes sociales, “pobre e insuficiente disculpa de alguien que no ha aclarado si sigue pensando que los españoles solo saben expoliar”. O sea, mientras el ABC entra freudianamente en el cerebro de las empresas, El País se mete en las neuronas de Torra. Bueno, vale, y de los catalanes: “La elección de Torra es una pésima señal, sobre todo, para los catalanes”.

La Razón, como Marhuenda anda flojo, no nos informa de lo que piensan Torra ni las empresas catalanas, pero, sin embargo, sí ha conseguido abducir telequinésicamente a “los observadores”. ¿Que quiénes son los observadores? Eso es problema tuyo, atribulado lector. Pero según el diario de Planeta “la mayoría de los observadores auguran una legislatura frustrada”. Es de suponer que, para articular esta verdad, los jefes de opinión de La Razón sacrificaron a un observador, le abrieron las tripas, y leyendo sus entrañas coligieron lo que piensa “la mayoría de los observadores”.

Publicidad

En El Mundo, portada, se califica a Torra como “el títere de Puigdemont”. Y también psicoanalizan a este buen o mal tipo –yo no traje el pensiómetro, y no sé– para asegurarnos que “el perdón” –que pidió por sus tuits antiespañolistas– “es mera pose”.

La pasión, sinónimo en periodismo de la invención, se está convirtiendo en la tinta de nuestra opinión pública. Ya predecimos lo que un señor va a hacer, pensar, arreglar o estropear antes de dejarle tomar posesión del cargo. Pena que no hayan leído a Lacan, por continuar en la semántica del psicoanálisis: “Que renuncie quien no pueda fortalecer su pensamiento con la subjetividad de la época”. Ya sabéis que soy vago y que siempre cito de memoria. Pero eso.

Publicidad

Publicidad

Publicidad