Cargando...

Secciones

Publicidad

Doce portadas de ‘La Razón’ que parecen de coña pero no

Publicidad

Huele a poshumor, pero no: es la portada del día de La Razón. Vía @Facu Díaz.

Publicidad

‘La Razón’ lo ha vuelto a hacer. Desafiando los preceptos más esenciales del periodismo y del sentido común, el periódico que dirige Paco Marhuenda ha convertido la sentencia sobre la trama Gürtel en una pírrica victoria de M. Rajoy: “Rajoy vence a Rubalbárcenas”, titula sin pudor la portada del diario.

La realidad suele superar a la ficción. Sobre todo, si esa realidad es la que aparece reflejada cada día en la portada más humorística de cuantas encontramos cada día en los kioscos: la del diario La Razón.

Dirigido por el polémico Francisco Marhuenda desde 2008, el periódico logra lo imposible en sus primeras. Es increíble pero cierto. Cuando parece que no puede haber una más sorprendente, una nueva tapa llega al kiosco para dejar boquiabiertos a muchos. Ni Arévalo, ni Gila ni el moderno Dani Rovira: aunque no tenga nada que ver con el mundo de la risa, el verdadero humor reside en las portadas de La Razón.

— Facu Díaz (@FacuDiazT) 24 de mayo de 2018

Los desahuciados de Carmena

Se trata de la portada fantástica más reciente de todas. Ni diez días de margen le concedió el diario La Razón a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. El diario buscó a toda velocidad a los primeros desahuciados de la capital bajo el mandato de Carmena. Todo ello, obviando algún detalle tonto sin importancia, como el hecho de que tras el desahucio se encuentre el fondo buitre al que Ana Botella vendió esas viviendas públicas. Minucias. Hilillos de plastilina que diría aquel.

Publicidad

Aquí Tania, aquí Manuela

Esa obsesión que se intuye por la alcaldesa madrileña no es nueva. Esta portada, protagonizada por Tania Sánchez y su imputación, es una clara muestra de ello. La noticia de la imputación de Sánchez apareció en la portada de La Razón acompañada de una foto de la protagonista mostrando un cartel en apoyo a Manuela Carmena con su nombre. ¿Para qué atacar a un político de izquierdas pudiendo atacar a dos a la vez?

El paro para

La manipulación no es la única fórmula humorística que aparece en las portadas del periódico. Otras veces, la creatividad fluye hasta dar con un titular tan ingenioso como este que disfrutamos en el verano de 2012. “Y el paro para”. Qué dominio de las figuras literarias más complejas. El paro aún tenía que alcanzar un nuevo máximo histórico, pero eso ya es harina de otro costal. Al fin y al cabo, ¿qué más da?

Publicidad

Ben Arzallus

El de los montajes es otro recurso humorístico con el que La Razón coqueteó en su momento. Mezcla a Bin Laden y al exlehendakari Javier Arzallus y tendrás una portada que más quisieran para sí los de Mongolia.

Tregua catalano-socialista en el País Vasco

Los montajes son todo un filón porque permiten mezclar de todo mientras fabricas carcajadas. Un catalán, un vasco y un político socialista en la portada de La Razón. No es un chiste, aunque tenga todos los ingredientes: es la composición del disparatado montaje con el que el diario anunciaba la tregua de ETA, con Zapatero sonriendo ante el saludo de Carod Rovira con un señor terrorista. Todo un cóctel. Sin apellido.

Publicidad

Rajoy: ‘yes, we can’

A Obama le funcionó, así que con Mariano no podía fallar. La imagen que se convirtió en icono de las elecciones que convirtieron a Obama en presidente de los Estados Unidos fue reinterpretada en La Razón para españolizarla: el protagonista pasó a ser la gran esperanza popular y el lema se castellanizó. Nada de “yes, we can”. Queda mucho mejor un castizo y directo “Rajoy puede”. Con lo bien que habría quedado un sencillo “Podemos”

Desgrecia: una situación ‘dracmática’

Con aquel “Y el paro para” no se acabaron los juegos de palabras. Menos mal. En el fondo, la portada de La Razón del día 26 de enero de 2015 no habría sido nada divertida si no hubiera ganado las elecciones griegas Syriza. Quien dice divertida, dice descacharrante. ‘Desgrecia’ es, posiblemente, uno de los juegos de palabras más trabajados de los últimos tiempos. A los griegos debió de hacerles mucha gracia.

¿Préstamo o rescate? Mejor fútbol

En pleno debate sobre si lo que había recibido España en el verano de 2012 era un “préstamo sin condiciones a la banca” o un rescate en toda regla, la portada de La Razón arrojó luz sobre el asunto. Solo era fútbol. Tú ponme aquí a un portentoso Casillas protegiendo las columnas de Hércules y a la nación al completo y no habrá discusión que valga. Hemos despejado algo. Parece. O no. Da igual, seguimos teniendo a Casillas.

La mayoría silenciosa

Si la teoría de la mayoría silenciosa catalana provoca de por sí alguna que otra carcajada (ya se sabe: se manifiestan muchos, pero los que no lo hacen están mostrando su repulsa al movimiento independentista desde el sofá de casa, así que, en realidad, los independentistas son cuatro gatos), un montaje metafórico puede terminar por cuadrar el círculo del humor. Cataluña es una manzana y en su interior, el sentimiento español resiste callado y sufridor. ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía… es una manzana catalana silenciosa.

¡Sindicalistas tomando cerveza!

¡Qué poca vergüenza! ¡Qué desfachatez! ¡Manifestantes sindicales tomando cerveza! Solo un titular al estilo “¿Qué será lo próximo? ¿Comer todos los días?” habría elevado el potencial humorístico de esta portada.

Más humor del bueno en su kiosko predilecto y en La Razón.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Hay vida más allá de la portada de La Razón:

– “Trabajar, Hacer, Crecer” = THC: el eslogan más fumeta del Partido Popular

– Si los genios del cine fueran arquitectos: las casas perfectas de Hitchcock, Kubrick o Lucas

Publicidad

Publicidad