Cargando...

Secciones

Publicidad

Opinión · Bulocracia

El niño sirio que cruza el desierto solo se hace mayor

Publicidad

Podemos ver estos días en las redes sociales una foto en la que unos supuestos miembros del Acnur se dirigen a un niño que aparentemente cruza solo el desierto. El texto que acompaña a la imagen afirma que el pequeño tiene cuatro años, que es sirio y que huye de su país por el desierto en dirección a Jordania, llevando consigo “una bolsa con la ropa de su mamá y su hermana, quienes fueron asesinadas en Siria”.

Publicidad

Pero el conflicto de Siria, que comenzó a principios de 2011 y no tiene visos de resolverse por el momento, es lo suficientemente triste como para adornarlo con textos inventados de este tipo. Para apreciar dosis de dramatismo de esta cruenta guerra, que ha provocado miles de muertos y millones de desplazados, desgraciadamente basta con acudir a la realidad.

Y para empezar, esta impactante foto es real, aunque no es actual, es de febrero de 2014. Si el niño de la imagen tenía entonces cuatro años, como dice el letrero, ahora tendrá ocho. Y en la bolsa, que se sepa, llevaba cosas suyas y de su familia.

Lo cierto es que la fotografía de ese niño, llamado Marwan, se hizo viral en 2014, cuando, efectivamente, le encontraron perdido varios miembros del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Uno de ellos, Andrew Harper, tomó la foto y la publicó en su Twitter.

Publicidad

Marwan y su familia acababan de atravesar el caótico paso fronterizo de Hagallat, en el desierto entre Siria y Jordania, y en el tumulto quedaron momentáneamente separados. Es habitual que ocurra en esos pasos, pero unos minutos después se reencontraron al otro lado del puesto fronterizo, como confirmó Harper. De hecho, el autor de la foto publicó al día siguiente en su Twitter otra instantánea del niño tras reunirse con su madre, que no había sido asesinada en Siria.

El pequeño Marwan no tenía un corte inglés donde perderse y se perdió donde estaba, en un paso fronterizo del desierto, el de Hagallat, donde se producen avalanchas, especialmente cuando hace cuatro años pasaban por allí cerca de un millar de personas al día.

Publicidad

La foto de Marwan muestra solo un reducido trozo de desierto en el momento en que el niño andaba perdido, pero a apenas unos metros hay centenares más de refugiados, entre ellos su madre y el resto de su familia, como prueban otras fotos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad