Cargando...

Secciones

Publicidad

Netflix estrena este viernes en España 'La niebla', de Stephen King.

Netflix Stephen King, un autor con más cantidad que calidad en sus series

Publicidad

Netflix estrena este viernes en España 'La niebla' con críticas en su mayoría poco halagüeñas hacia su piloto. Mientras, ‘Mr. Mercedes’ –con tres capítulos emitidos– convence un poco más, pero no del todo, y los seriéfilos tienen la vista puesta en ‘Castle Rock’, con el propio Stephen King implicado y J. J. Abrams como productor.

Culturas

Si Alfred Hitchcock ha sido y será siempre el mago del suspense, Stephen King lo es del terror literario aunque en ocasiones se haya atrevido con otros géneros. Siendo uno de los escritores contemporáneos más prolíficos, no es de extrañar que sus historias sean material recurrente tanto en el cine como en la televisión. Sin embargo, la muletilla "basada en una novela/historia de Stephen King" no siempre es garantía de calidad y los resultados en un medio y otro están bastante descompensados.

Publicidad

Cadena perpetua, La milla verde, Misery, Carrie (la de 1976, no la de 2013) y El resplandor son buenas o muy buenas películas. Algunas, incluso, clásicos indiscutibles del género. Pero si el repaso se da a la producción televisiva, el balance no es tan positivo. Es cierto que ha habido pinchazos cinematográficos como, quizás, El cazador de sueños, por ejemplo, pero en la columna televisiva se registran más fiascos que grandes aciertos. Y uno de esos fallos se ha producido durante este verano en el que el universo de Stephen King bulle sin freno.

Mientras en las salas acaba de estrenarse La torre oscura e It acecha a la vuelta de la esquina en la cartelera, las series también han tomado prestadas algunas de sus historias. Una de ellas, la de The Mist (La niebla), que ve la luz en España este viernes de la mano de Netflix. La plataforma de VOD colgará la temporada completa de diez episodios después de haber sido emitida en Estados Unidos con unas críticas poco halagüeñas. El piloto no sale bien parado en las reseñas al otro lado del charco. Aquí no ha podido verse antes del estreno.

Daniel Feinberg, crítico de The Hollywood Reporter, se queja del hecho de que sólo se hubiese dado acceso a un episodio y la dificultad de juzgar así una serie. Aún así, deja muy claro en las primeras líneas de su texto que dicho capítulo “está lleno de personajes planos y niebla generada por CGI” pero que hay muy poco de drama o terror, que es lo que se esperaba.

Publicidad

En IndieWire, Ben Travers es aún más duro acusando a la serie de Spike de cruzar la línea por razones equivocadas y llega a comparar a La niebla con The Leftovers. La comparación con la serie de Damon Lindelof y Tom Perrotta viene a cuento de que en ambas, en sus pilotos, se cruza una línea sagrada de no matar animales. En The Leftovers, dice Travers, se hace como declaración de intenciones y con un propósito. En La niebla es gratuita. Y eso, claro, no es lo peor para una serie que si siguiese lo marcado por la novela debería tratar sobre el miedo y cómo la gente lidia con él y no contar con personajes tan terribles como los que se encuentran de inicio, añade.

A 'La niebla' le falta actores con cierto carisma capaces de superar los peros y cautivar a la audiencia

Leyendo estas críticas viene a la mente, irremediablemente, aquella adaptación televisiva no tan lejana en el tiempo de La cúpula (2013) que fue perdiendo fuelle a medida que se sucedían los capítulos y que llegó a contar con tres temporadas. Aún así, La cúpula gozaba de algo con lo que no cuenta La niebla, con un reparto atrayente y con fuerza. La serie de la CBS fichó para su reparto al poderoso Dean Norris (cuñadísimo de Walter White en Breaking Bad), al especialista en plantar cara a los aliens Mike Vogel y a una fresca Britt Robertson que empezaba a despegar, entre otros.

Publicidad

A La niebla le falta eso, actores con cierto carisma capaces de superar los peros y cautivar a la audiencia cuando la serie en sí no lo hace. La falta de carisma de su protagonista, James Franco, fue también el principal escollo de otra de las series basada en una novela de Stephen King esta temporada, 22.11.63. Planteada como una miniserie, la historia era de lo más atrayente: un joven profesor al que un viajero en el tiempo le descubre su secreto y le ‘obliga’ a seguir con la misión que él mismo se había propuesto y que el cáncer no le permite cumplir. Esta no es otra que salvar a JFK y cambiar la historia.

La serie de FOX tenía un piloto interesante y, a diferencia de La niebla, una producción notable. Sin embargo, se iba perdiendo el interés poco a poco. Es sí, al menos este existía desde el inicio, no como parece ocurrir con The Mist, que suena a otra oportunidad perdida y que parece no tener nada que ver en el resultado con la película que en 2007 dirigió Frank Darabont con el mismo material de partida.

Publicidad

‘Mr. Mercedes’ y ‘Castle Rock’, en la agenda seriéfila

Por suerte para los seguidores de Stephen King, del género de terror y misterio y de las series en general, no todo son errores. En España no tiene aún canal o plataforma de VOD que la emita, pero en Estados Unidos se ha estrenado Mr. Mercedes y las críticas son mucho más prometedoras que las de La niebla. Basada también en una novela del autor de Carrie, este proyecto de AT&T ha visto la luz después de un proceso de producción que tuvo que ser paralizado tras la muerte de Anton Yelchin, que iba a interpretar el personaje al que finalmente ha dado vida Harry Treadaway (Penny Dreadful).

Quienes la han podido ver alaban la actuación de este y de Brendan Gleeson como el detective retirado que sigue la pista a un asesino que se dedica a arrollar a sus víctimas. A medio camino entre el terror y el policíaco, Fienberg asegura en su crítica que se trata de una adaptación eficaz basada en las fuertes actuaciones y en unas elecciones inteligentes de guión. Como su colega de The Hollywood Reporter, el anteriormente citado crítico de IndieWire, Ben Travers, se muestra más benévolo con Mr. Mercedes que con La niebla. Aunque asegura que no transmite tanto como debería, promulga que mejora con el paso de los episodios –los críticos han tenido acceso a cuatro– y que se mueve entre el horror y la historia de detectives.

Probablemente sea esto segundo lo que enganche más al espectador. Mike Hale, de The New York Times, va más allá incluso diciendo que visto lo visto quizá se esté ante la más divertida de las adaptaciones de King precisamente porque es la que más se aleja de su estilo y sea más de detectives que de terror. Y cuando esto se dice de una serie no suele ser bueno para el universo del autor en el que se basa. En este caso, Stephen King.

En la amplitud de su universo se basará Castle Rock, producción de nuevo cuño que tendrá como director al propio novelista y como productor a J. J. Abrams, nombre que da cierto aire de prometida calidad en la producción –aunque tenga sus pinchazos, como todos-. El misterio, como era de esperar rodea esta serie, de la que se sabe que mezclará personajes de algunas de las obras más emblemáticas del autor en un pueblo llamado Castle Rock, nombre ficticio muy recurrente en su bibliografía. Será una antología para Hulu y uno de los fichajes, anunciado este mismo verano, ha sido el de Bill Skarsgård, quien interpreta al payaso de It en la nueva adaptación cinematográfica.

Existe otras anunciadas o en algún punto de desarrollo como Ayana (Universal/NBC), Grand Central (ABC), Joyland (Syfy) y The Shop (TNT). Sin embargo, de todas ellas se supo del interés de alguna cadena o productora, pero de algunas hace ya años que no se ha vuelto a oír quedando en un limbo seriéfilo muy común.

La única que parece en marcha realmente, además de Castle Rock, es la versión episódica de La torre oscura. Decía el director de la película, Nikolaj Arcel, en una entrevista reciente que la cinta protagonizada por Idris Elba y Matthew McConaughey es algo así como una introducción para la serie aunque técnicamente se pueden ver por separado.

Sea como sea, con tantas novelas e historias cortas por adaptar y tantas como se han adaptado ya, por cuestión de probabilidades, debería haber muchos más títulos memorables en el capítulo series. Tras el fiasco que prometen los críticos americanos que será La niebla, siempre queda esperar a que emitan Mr. Mercedes en España, a que rueden Castle Rock o revisitar algunas míticas como La zona muerta o Kingdom Hospital, que con el tiempo se han convertido en series de culto. Puede que no sean sobresalientes, pero tiene el encanto de lo retro que tanto se lleva ahora en un universo seriéfilo aficionado a los revivals.

Publicidad

Publicidad