Cargando...

Secciones

Publicidad

Entrevista con Eva Amaral. / Javier Soto Azpitarte

Entrevista a Eva Amaral Eva Amaral: "Equiparar feminismo y machismo es una demagogia absoluta"

Publicidad

La cantante habla sobre libertad y feminismo. Su última aventura musical ha sido componer el himno del Zaragoza Club de Fútbol Femenino. Bajo el título 'Hijas del Cierzo' y de manera desinteresada, el grupo ha querido reflejar el esfuerzo de las mujeres convirtiéndolas en viento. Cuando se trata de sortear obstáculos, la batalla siempre es doble.

Culturas

Al otro lado del teléfono se asoma la voz de Eva, la mitad de Amaral. Habla desde el sosiego de una trayectoria construida desde la independencia. Veinte años cantando a la libertad. Y también desde ella. La misma que poseen para grabar un análogo en versión acústica. Es la personalidad de dos zaragozanos que se iniciaron en los directos a golpe de contrabajo.

Publicidad

Su última aventura musical ha sido componer el himno del Zaragoza Club de Fútbol Femenino. Bajo el título Hijas del Cierzo' el grupo ha querido apoyar al equipo de manera desinteresada. Un pequeño escalón hacia la visibilidad del deporte femenino. El esfuerzo de las mujeres luchando como el viento.

Y entre medias una gira presente en más de 50 ciudades, algunas internacionales, que finalizará el 28 de octubre en el WiZink Center de Madrid y que incluirá la grabación de un disco en directo.

¿Cómo surgió la idea de componer 'Hijas del Cierzo', el himno del Zaragoza Club de Fútbol Femenino?

Fue una invitación del club. Nos hicieron llegar un mail en el que nos proponían componer un himno para ellas. Su carrera empezó en 1998 y hasta este momento no habían tenido uno. 

¿El hecho de que fuera un equipo femenino influyó en su decisión de aceptar la propuesta?

"Se tendía a pensar que el verdadero cerebro era Juan y yo simplemente la que ponía voz a unas canciones"

La verdad es que sí porque nos pusimos un poco en la piel de esas mujeres que tienen que salir a entrenar azotadas por el Cierzo en invierno, es un viento muy frío, y en verano bajo un calor tremendo. De alguna manera, empatizamos enseguida con esa idea de que realmente, aunque el fútbol es un terreno tradicionalmente muy masculino, el esfuerzo que supone el entrenamiento y la entrega y la pasión es igual para mujeres que para hombres, es algo que nos une y que realmente es igual para cualquier persona.

Ellas son un equipo muy humilde alejado de los focos y de las grandes cifras que se manejan en el fútbol profesional masculino y además tienen que sortear muchos obstáculos. De ahí un poco la idea del viento también. Ellas están como el viento, en este caso como el Cierzo, que es el viento de Zaragoza, sorteando obstáculos, un poco también como las aguas del Ebro que van sorteando los pilares de los puentes que están sobre el río en la ciudad de Zaragoza. Todo eso es lo que inspiró la idea de esta canción. Aparte, el hecho de que fuera el equipo de fútbol femenino de nuestra ciudad era algo que nos animaba todavía más a escribirlo. 

Publicidad

Eva y Juan, los componentes del grupo Amaral. / Javier Soto Azpitarte

En la letra dicen "no pedimos más y no merecemos menos". Y es una realidad, el Atlético de Madrid pagó una prima de 54€ a las ganadoras de la liga mientras que el Real Madrid pagó a sus jugadores 1,5 millones de euros. Es una desigualdad brutal.

Sí, desde luego. Si hablamos de desigualdad en los sueldos entre mujeres y hombres este sería un ejemplo mayúsculo. El tema de las cifras es un hecho, pero sobre todo me gustaría destacar el esfuerzo que hacen ellas por romper tabúes, que para mí es muy digno de elogio. Ese fue uno de los motivos por los que hicimos el himno y además me parece que con presupuestos mínimos, donde la financiación no es la misma que puede tener un gran club con subvenciones, porque no depende del Real Zaragoza, sino de una empresa familiar que decidió montar este club, todavía es mayor el esfuerzo que hacen tanto las jugadoras como las personas que están intentando levantarlo. Están en primera división, además.  

Publicidad

En su caso, siempre ha afirmado que comparte la música con Juan en absoluta igualdad. ¿Siente que desde fuera se valora así?

"Juan y yo trabajamos en un plano de absoluta igualdad"

Es curioso, ha ido evolucionando con el tiempo. Al principio, cuando Juan y yo hacíamos nuestras primeras canciones, tocando en salas, en pequeños bares donde se hacía música en directo con una guitarra y voz, sobre todo en aquella época se tendía a pensar que el verdadero cerebro era Juan y yo simplemente la que ponía voz a unas canciones.

Una vez que explicabas que tú también formabas parte de ese núcleo compositivo, todo quedaba aclarado y no pasaba nada, pero me quedaba la duda de pensar: ¿si ven a un hombre cantando piensan que no las ha compuesto él? Esa es mi duda porque muchas veces la gente me lo preguntaba y se sorprendía de enterarse de que yo también hacía canciones, pero no solamente letras, sino que también hago la música muchas veces. Juan y yo trabajamos en un plano de absoluta igualdad y la verdad es que estoy muy orgullosa de haber podido llegar a tener algo así, tan de tú a tú con otra persona en una cosa que es tan íntima como componer una canción. Al principio sí que me sorprendía precisamente esa sorpresa de los demás de pensar que quizás cuando hay algo más creativo o más sesudo… porque muchas veces me atribuían a mí las letras y a Juan la parte más matemática, más de la música.

Publicidad

Yo creo que eso se va rompiendo con el paso del tiempo y también porque la mujer está más presente en el mundo de la música y en muchos más territorios. No es que no estuviese presente antes, sino que también se le ha dado más visibilidad en otros terrenos que no son solamente el poner la voz, en muchos otros aspectos no solamente musicales, sino técnicos. Entonces ahora que estamos mucho más presentes se rompen esas barreras y esos tópicos, esos sambenitos que se nos suelen colgar.

En alguna ocasión, ha dicho que ya desde pequeña no se sentía identificada con los roles de género ni se veía en un futuro como esposa y madre. ¿Ha sentido en algún momento que la sociedad le ha juzgado por ello?

"Tenía que ser mucho más tozuda de lo razonable para hacer valer mi opinión"

He procurado no darle más importancia de la que tenía porque me volvería loca si estuviera todo el día pendiente de ese tipo de juicios, pero sí ha sucedido. No tanto por no haber tenido hijos porque eso la gente tampoco me lo ha planteado, en público, quiero decir, pero sí el tema de la edad. Hay un montón de compañeros de profesión que son de mi edad o más mayores y a ellos no les plantean esas dudas de “ya tienes 40 años”. Nadie se plantea que son mayores… como yo (risas). Aunque te digan “estás estupenda para tu edad”, que es un halago, yo creo que a muchos de mis compañeros de profesión a mi misma edad no les plantean esas cuestiones en las entrevistas, por ejemplo.  

Fotografía de un concierto en directo de Amaral. / Javier Soto Azpitarte

Existe lo que se conoce como 'síndrome de la impostora', que se define como la falta de autoestima para desempeñar puestos de responsabilidad intentando justificar esa valía con mayor esfuerzo y horas de trabajo. ¿Se ha sentido alguna vez así?

"Hacer una canción hablando de la heroína no quiere decir que estés haciendo un alegato a favor"

Lo que sí que he sentido es que muchas veces, y ya digo que no con Juan porque no es el caso, porque él ha tenido una educación en la que para él todas las personas son iguales, me he encontrado con mucha gente que trabajando con ellos tenía que ser mucho más tozuda de lo razonable para hacer valer mi opinión. La palabra es considerar.

Tampoco quiero imponer mi forma de hacer las cosas porque sí, ¿no? Pero muchas veces la batalla es doble simplemente para que se te considere. En cuestión de esfuerzo son valoraciones de cada uno, es difícil ser objetivo… saber si serían necesarias algunas cosas si fueras hombre. A veces tú sientes que haces algunos esfuerzos extra que quizás otros compañeros no, pero eso quizá sería más a estudiar. Todos lo tenemos difícil porque la música es un mundo complicado, poder dedicarte en cuerpo y alma a ella y no tener que dedicarte a nada más que no sea pasional. Sinceramente, creo que las mujeres lo tenemos más complicado, pero no me puedo quejar porque a mí me ha ido de maravilla y he encontrado muchísima gente que no me ha tratado en desigualdad en ningún aspecto.  

Se ha hablado de que la letra de 'Sin ti no soy nada' es machista. ¿Qué piensa al respecto?

Creo que es una letra que habla de dependencia emocional. Aquí me gustaría puntualizar mucho que es una letra que compuso Juan hablando de un sentimiento que él tenía. Entonces, a mí me resulta muy difícil poder considerarla machista. Habla de un sentimiento muy extremo de dependencia emocional de otra persona y además yo en algún momento también me habré sentido así, o sea, que no tuve ningún problema en hacer mío ese sentimiento y cantarla yo, pero yo no la puedo ver como machista porque no nació de mí, nació de un hombre hablando de eso que él sentía. Y además luego no es una letra que intente ensalzar un modelo de relación en absoluto, no es algo encomiable sentirse así, pero es un hecho que pasa. Igual que alguien puede hacer una canción hablando de la heroína y no quiere decir que estés haciendo un alegato a favor de la heroína.

Sinceramente, creo que es una canción que habla de un sentimiento muy destructivo, pero que es real, existe, ojalá no existiera y pudiéramos ser mucho más fuertes que él. Yo creo que ahora mismo hay muchos mecanismos para intentar superar esa sensación y también para educar a la gente en no sentir dependencia emocional de las personas. Muchas veces esa canción ha sido la banda sonora de personas, y no estamos hablando de personas románticas ni de pareja, sino cantaban 'Sin ti no soy nada' a su padre que había fallecido en esos días. Habla de un sentimiento de falta de una persona que era importantísima en mi vida y eso hace que me sienta mal, que hace que me falte una parte de mí, lo cual no significa que no seas nada, creo que somos lo suficientemente maduros como para entender que 'Sin ti no soy nada' es una forma de hablar, igual que cuando alguien se muere y se dice “no somos nada”. Pues hombre, no somos nada, pero algo somos (risas). Son formas de hablar en sentido figurado.  

Fotografía de Amaral. / Javier Soto Azpitarte

Muchas artistas tanto nacionales como internacionales evitan hablar de feminismo incluso lo llegan a equiparar con el machismo. ¿Cree que es por desconocimiento o porque profesionalmente es mejor no pronunciarse con respecto a ciertos temas?

"El machismo es la violencia que se ejerce contra las mujeres"

Yo creo que es desconocimiento. También ha habido un poco de intoxicación, como son palabras que suenan parecido parece que significan lo mismo o que son antagónicas, pero no es lo mismo. El feminismo es la defensa de los derechos de las mujeres y el machismo es la violencia que se ejerce contra las mujeres. No son palabras que se puedan complementar de alguna manera. Para mí el feminismo es algo que intenta construir y el machismo estamos hablando de una actitud violenta hacia la mujer. Son dos palabras que no tienen nada que ver y equipararlas es una demagogia absoluta.  

Pero es difícil concebir que una mujer no sea feminista. ¿No es más una cuestión de miedo dentro del sector?

Bueno porque hay gente que ha equiparado el feminismo a una actitud muy combativa en ese sentido. Que cada uno se sienta libre de expresar la reivindicación de sus derechos de la forma que estime oportuna, pero para mí desde luego el feminismo no va asociado a terrorismo como he llegado a escuchar en algunos casos. Para mí el feminismo es la defensa de los derechos de la mujer, que además es algo que puede ejercer no sólo la mujer, sino que debemos hacerlo todos. Se defienden los derechos de la mujer para conseguir la igualdad, porque para mí lo más importante es que en algún momento todos los seres humanos seamos iguales. Yo creo que ese es el ideal que buscamos o que deberíamos buscar todos. 

'Hijas del cierzo', como apoyo al deporte femenino, se une a la lista de temas reivindicativos de su repertorio. Han hecho canciones sobre el hartazgo con la clase política, la violencia de género o la Memoria Histórica. ¿Conciben la música como un compromiso social?

"El feminismo no va asociado a terrorismo"

No tiene por qué. La verdad es que yo creo que nuestra música es simplemente nuestra forma de expresión y a través de ella expresamos las cosas que vemos a nuestro alrededor o las que nos gustaría ver también (risas), tus sueños de alguna manera. Hay muchas veces que haces un retrato, una fotografía en la que en el primer plano tienes el rostro de una persona y hay algo desenfocado detrás que refleja la sociedad en la que vive o el mundo en el que se movía y eso es lo que pasa a veces en nuestras canciones, que muchas veces pretendes contar una realidad y otras, aunque no lo pretendas, se cuela.

Para nosotros que nuestra música cuente realidades sociales no es lo más importante, sino que sea una realidad que nosotros vemos o simplemente cómo vemos el mundo, porque ahora mismo la realidad es tan subjetiva, depende de quién la mire. Es nuestra visión del mundo y se filtra a través de las canciones. Pero entendemos y respetamos perfectamente que haya personas que quieran hablar de otras cosas que no tengan nada que ver, de cosas simplemente de ellas, pasar sin describir el mundo que ellas ven es igualmente válido. Porque además muchas veces hablando de la belleza destacas lo que no es bello a tu alrededor (risas) y entonces sí que puedes mover cosas dentro de la gente, que alguien se levante contra una situación injusta, ¿no? Tan válido es una cosa como la otra. De hecho, la gente se expresa a través de canciones, películas, libros y lo hace, o debería hacerlo, desde el corazón, cada uno como se lo pida, mientras sea desde el corazón para mí es siempre válido. 

Amaral. / Javier Soto Azpitarte

¿Hay ideología en la música de Amaral?

Nunca nos hemos asociado a ningún partido político. Tenemos nuestra visión sobre causas del mundo, pero no nos queremos sentir asociados a ningún partido, porque si lo hiciéramos estaríamos afiliados y no lo estamos. Eso sí sería coherente. Sentimos que en la música queremos ser absolutamente libres para hablar de lo que queramos y tenemos nuestras ideas respecto a muchas cosas, pero no nos queremos limitar a tener una ideología. Creo que a veces es un camino muy estrecho. 

Pero sí de alguna forma existe una rebeldía, una pretensión de romper con lo establecido: 'Revolución', 'Hacia lo salvaje', 'Kamikaze'…

Sí. Esa sensación de libertad que hemos buscado siempre se refleja claramente en las canciones. No digo que no haya ideales en nuestras canciones, porque sí que los hay. De hecho, somos dos personas un poco idealistas a lo mejor y eso se acaba notando en nuestras letras, pero lo que sí que se ve muy claramente es que en realidad los dos desde pequeños teníamos un problema fruto de la adolescencia con las figuras de poder que había a nuestro alrededor: padres, profesores…

"Se defienden los derechos de la mujer para conseguir la igualdad"

Muchas veces nos rebelábamos ante esa idea de alguien que estaba por encima de ti. Nos metimos en la música un poco porque era el terreno en el que nos sentíamos absolutamente libres para hacer lo que quisiéramos. Para nosotros es muy importante que siga siendo así, sentirnos libres para hablar de lo que queramos o utilizar los instrumentos que queramos y mezclar lo que queramos porque es nuestra parcela de libertad en un mundo en el que a veces no se puede ser libre en esta sociedad. Para nosotros es muy importante conservar esa libertad e independencia de las cosas que no nos gustan.

Siempre han sido muy libres a nivel de estilo y de creación y cada vez han huido más de lo que se concibe como comercial. El hecho de tener un sello propio, Antártida, al margen de las multinacionales, ¿supone una forma más de rebeldía, de rebelarse contra el sistema?

La verdad es que no, porque cuando estábamos con el sello que grabamos nuestro primer disco, Virgin, que en España ya no existe, había un equipo de gente muy pequeño y el trabajo con ellos era absolutamente familiar. Decidieron grabar un disco de lo que ya éramos. No nos iban a cambiar, no querían crear nada con nosotros, simplemente mostrar a la gente lo que éramos, ayudarnos y potenciar para que dijéramos lo que quisiéramos de la mejor manera. Yo no sé cómo será en otros casos, supongo que no siempre será así, pero tuvimos mucha suerte de formar parte de esa compañía y de sentirnos apoyados con lo que queríamos hacer. Había otros artistas en la compañía a los que admirábamos y sentíamos mucho respeto y fue un empujón para tomar la decisión de firmar con ellos.

"No nos queremos limitar a tener una ideología"

El problema vino años después cuando empezó la crisis de la industria discográfica y empezó a cambiar ese equipo constantemente. Ya no se sabía muy bien dónde empezaba y dónde terminaba la compañía. Pasó a manos de EMI, ahora ya no sé si es Warner, pero hubo un momento en el que era un fondo de inversiones al que le pertenecía esta compañía. Ahí es donde Juan y yo decidimos que no nos sentíamos a gusto en ese formato, pero no era por el equipo de gente con el que trabajábamos día a día y cara a cara porque en ese sentido nunca cortaron nuestra libertad creativa ni de ningún tipo. Había una cuestión de pensar en qué manos estábamos y sobre todo hacia dónde iba aquel barco. Así que decidimos bajarnos y montarnos en nuestra pequeña lancha Zodiac y abandonar el transatlántico que no nos daba una seguridad de futuro. No sabíamos hacia qué puerto iba dirigido.  

Amaral. / Javier Soto Azpitarte

¿Sin un sello propio cree que hubiese sido posible grabar el mismo disco en versión acústica un año más tarde?

La verdad es que este disco lo editó nuestro sello, pero en Europa se editó con Century Media, que pertenece a una multinacional. Ellos han asumido también ese riesgo de hacer una cosa tan loca como grabar un año después el mismo disco en formato, digamos, intimista.  

¿Qué les está aportando 'Nocturnal Solar Sessions' que no lo hiciese 'Nocturnal'? ¿Por qué esta reinterpretación acústica?

"Nos metimos en la música porque era el terreno en el que nos sentíamos absolutamente libres"

Precisamente lo que queríamos era añadir un extra a la edición europea de 'Nocturnal'. Estuvimos pensando cuál podía ser, porque en España la gente ya tenía el disco y seguramente habría mucha gente que quería el acústico, pero no les queríamos hacer pasar dos veces por la tienda. Entonces decidimos editarlo en sí mismo como un disco, pero en el fondo y en la forma era un extra unido a la edición europea de 'Nocturnal' del original, del negro. A mí me hace mucha gracia porque ahora hay gente que habla del disco blanco y del disco negro de Amaral. Maravilloso (risas). Era un extra, lo que pasa es que nos metimos al estudio y en una semana de una forma muy inconsciente después de estar un año tocando en directo esas canciones nos salió todo muy espontáneo. La verdad es que la grabación fue de una forma muy impulsiva y finalmente el resultado nos encantó. De hecho, hay alguna canción, en concreto una que se titula 'La niebla', que nos gusta mucho más en esta versión 'Solar Sessions' que la original. Tiene más encanto. 

¿Cómo se alcanza el equilibrio entre el público y la crítica?

"Para nosotros es muy importante conservar la libertad e independencia en la música"

No se puede gustar a todo el mundo, pero si hemos de hacer un balance la verdad es que estamos muy contentos, nos sentimos muy afortunados porque ha habido un público que ha estado presente con nosotros durante todos estos años de carrera y que ha ido evolucionando con nosotros. A lo mejor en algunos discos les ha gustado más el anterior o les gusta más el siguiente, pero de alguna forma están ahí con nosotros y nos lo demuestran cada vez que nos subimos al escenario, que están ahí cantando las canciones de todos los discos hasta este último. Eso es una recompensa increíble.  

El 28 de octubre finalizan la gira en el WiZink Center de Madrid con la grabación de un disco en directo.

Queremos grabarlo porque ahora mismo la banda suena increíble. Hemos conseguido que se refleje lo que teníamos en la cabeza. A veces los sonidos tú los piensas, los sueñas, pero luego llevarlos a la práctica, a la realidad, es más difícil de lo que parece. Ahora mismo estamos muy satisfechos con el sonido que hemos conseguido encima del escenario y con el equipo técnico. El show a nivel visual de luces y la escenografía nos encantan, es uno de los más bonitos que hemos llevado y para nosotros era muy importante que quedase registrado, para poder recordarlo y para que la gente lo disfrute cuando quiera.

Publicidad

Publicidad