Cargando...

Secciones

Publicidad

La poetisa y rapera Gata Cattana ofreció uno de sus últimos conciertos en la fiesta de Radio3 Extra /RADIO3

Rap femenino El disco póstumo de Gata Cattana: la 'nueva promesa' del rap se hace realidad

Publicidad

La artista cordobesa compuso en su último año de vida 13 temas que este viernes salen a la luz. Su poesía cargada de mensajes reivindicativos y feministas conquista una vez más el mundo del rap.

Culturas

Ana Isabel García, conocida como Gata Cattana, falleció el pasado 26 de marzo con tan sólo 25 años. La rapera y poeta cordobesa ha dejado al mundo más de lo que muchos esperaban: este viernes sale a la luz Banzai en la plataforma de Spotify, un disco de 13 canciones en las que estuvo trabajando en su último año de vida. La palabra que pone nombre al ámbul, Banzai, es de origen japonés y hace referencia al grito de los samuráis cuando van a combatir o a suicidarse tras perder la batalla, lo que para ella era su antes y después de dar a conocer su arte. Ahora más que nunca.

Publicidad

Algunos la conocían como la sucesora de Mala Rodríguez, otros como la última esperanza del rap femenino, y había quienes hablaban de ella como la nueva promesa, que a día de hoy ya se ha convertido en realidad. De su poesía controvertida cargada de mensajes reivindicativos y feministas a la apología de lo popular, de la tierra andaluza y de la historia del pueblo, Gata conquistó el mundo del hip hop: "Mujer en toda regla, poetisa con mayúscula".

Cuando falleció quedaba un mes para sacar al público Banzai. Una vez que se fue, ni sus familiares, productor y compañeros (David Unison junto con I-Ace (AGZ) y Nico Miseria) pudieron dejar el disco. "Lo único que quiero es que salga su música y el mundo la disfrute: es un trabajo en el que dedicó mucho tiempo, y es injusto que no salga a la luz. El mundo tiene que conocerla y con su música ella sigue estando presente" cuenta a Público la madre de Gata, también con el nombre de Ana.

"No sé cómo coño piensan que me pueden callar" avisa Gata en Siete contra Tebas, una de las primeras canciones de la rapera en YouTube de 2013. Nadie llegó a hacerlo porque desde entonces no ha parado de escribir, de recitar, de cantar y de denunciar. No se achantaba y ha mostrado en sus letras todos sus saberes: de la historia a la mitología, de la filosofía a la política, de la literatura a la cultura clásica.

Publicidad

El disco póstumo de Gata Cattana, Banzai

Ana comenzó en la música en el flamenco, pero nunca dejó de lado ni un estilo de música. A ella le gustaba escuchar de todo, pero de "todo lo bueno" desde Aretha Franklin a Pink Floyd pasando por Amy Winehouse hasta Princess Nokia. A los 15 años, conoció el rap durante una visita a su primo mayor en Madrid, y se dio cuenta que tenía todo lo suyo: poesía, música y denuncia social. No quería hacer arte políticamente correcto, quería resonar con fuerza,. 

Sus canciones representan partes de la realidad que vive silenciada: barrio obreros, lucha de clase, la opresión de las mujeres, jóvenes levántandose contra las injusticias de un mundo que discrimina por raza, clase, género o sexo. "Mi libertad no cabe ni en jaulas de plata blanca, no reconozco autoridad más allá de mi cuerpo. Yo vine a hacer palanca y justicia, por supuesto, porque estoy harta de que me toquen los muertos" rapea. Y manteniendo la reivindicación en las canciones y en la calle, ya anunciaba: "Mami que voy pa la mani, que alomejor ya no vuelvo, porque ahora soy terrorista si estoy sentaita gritando en el suelo", porque el compromiso político no se quedaba sólo en su música.

Publicidad

Un bastión de lucha. Lo mismo se enfrentaba a filósofos que políticos: "La tradición es larga, desde Nietzsche hasta Unamuno, de Aristóteles a Darwin, desde Franco hasta Rajoy" y por eso llama a reinventar la historia: "Encallándome en mi
propia guerra cívil como Lisístrata" conmemorando desde Rosa Luxemburgo a Keny Arkana
, "sin más que decir, que aportar a la causa, un tributo a todas las musas que luchan".

El nuevo disco mantiene su porte canalla, reivindicativo y luchador, pero se mezcla con nuevos ritmos y hace una evolución, no es solo denuncia: "Ahora muestra todo lo bueno y todo lo malo. La protesta, la importancia de la vida, las diferencias entre hombre y mujer, todo lo malo que hay se puede cambiar " explica Ana de las letras. La rabia con la dulzura, la firmeza con la generosidad: la poesía y el rap, 

Publicidad

La granadina siempre diferenciaba entre la persona y el personaje, entre Ana y Gata: la sensible frente a la combativa, la calma versus la guerra, la humana contra la invencible. Gata es la mujer con la que soñaba convertirse desde que era pequeña, hasta que llegó a ser ella. Ahora son la misma. Ella lo decía: "El personaje se ha comido al autor", y ahora podemos vivirlo: "Ana se ha ido, pero Gata sigue aquí".

Publicidad

Publicidad