Cargando...

Secciones

Publicidad

Dos de las protagonistas de la serie de Netflix 'Godless'

Series Netflix ‘Godless’, el western que empodera a las mujeres sin olvidar a los hombres

Publicidad

Bautizado como el western feminista de Netflix, Godless apuesta por personajes femeninos fuertes e independientes sin olvidarse de clásicos masculinos del género como el forajido y el sheriff. La serie, de siete episodios, puede verse desde hoy en Netflix.

Culturas

En Godless, el primer western de Netflix, se encuentra todo lo que se puede esperar de una historia enmarcada dentro del género de los pistoleros a caballo y los duelos polvorientos ambientada a finales del siglo XIX. Por haber, hay hasta un asalto a un tren. Es lo que quería Scott Frank, creador de la serie al que Steven Soderbergh, productor de la misma, convenció para convertir la idea que tenía en una aventura narrada por capítulos que a veces se ve lastrada por su concepción original como película dando la sensación de estar estirada. Con un ritmo tranquilo y una duración de la mayoría de los episodios que ronda los 70 minutos, no es una ficción apta para maratones.

Publicidad

En La Belle casi todos los hombres han muerto. Un accidente en la mina en la que trabajaban sesgó sus vidas y ahora el pueblo está gobernado en su mayoría por mujeres. Salvo el sheriff, su ayudante y algún personaje más sin trascendencia, todos y cada uno de los habitantes de La Belle son mujeres que han tenido que tomar las riendas de sus vidas y de sus negocios en el duro y salvaje oeste. La acción arranca en 1884, en Colorado, con un alguacil intentado dar caza al peligroso y desequilibrado líder de una banda, Frank Griffin. Un clásico que no falla.

Como tantos otros. El agente de la ley que recorre pueblos y ranchos en busca del villano. El malo malísimo inestable, por no decir loco, que siembra el terror allá por donde pasa con una violencia excesiva. El héroe solitario sin raíces en busca de la redención. Los duelos dialécticos y los de arma en mano en medio de un paisaje inhóspito y polvoriento. Sangre, tiroteos, persecuciones, amor prohibido y, por supuesto, indios y caballos. Sobre todo de estos últimos. De los primeros, más bien pocos.

Imagen de la serie de Netflix 'Godless'

Además de todo eso, que es lo que se le pide a un western, cuenta con un muestrario de personajes femeninos realmente potentes e interesantes que han hecho que al otro lado del charco a Godless se le cuelgue la etiqueta de western feminista de la que su creador reniega –o al menos eso se desprende de unas declaraciones en Variety–. Esté de acuerdo o no, lo cierto es que sí que hay algo de feminismo en la trama, aunque solo sea por la profundidad y el carácter que se le ha dado a algunos personajes en una época y un género no muy femeninos. Especialmente destacan los interpretados por Michelle Dockery y Merritt Wever.

Publicidad

La primera es Alice Fletcher, una viuda que vive en un rancho apartado de La Belle junto con su hijo mestizo y una anciana india con mucho carácter y afición por refunfuñar. Con una historia vital realmente dura a sus espaldas –se ha curtido a base de golpes– y aunque sale adelante ella sola, lo cierto es que no le viene mal la ayuda de un hombre en casa. De ahí que para ella la llegada del fugitivo Roy Goode resulte providencial.

Wever interpreta a Mary Agnes, hermana del sheriff, también viuda y una mujer de armas tomar, poco femenina en su atuendo y en sus modales y que tras la muerte de su marido da rienda suelta a sus verdaderos sentimientos. Ambas son fuertes, independientes, capaces de valerse por sí mismas y que se niegan a ser controladas por esos hombres que llegan al pueblo con la oferta bajo el brazo de hacerse cargo de todo y que la mayoría de la población, por votación, recibe entre aliviada y encantada.

Publicidad

Ellas dos, junto con los personajes de Roy Goode (Jack O’Connell) y Frank Griffin (Jeff Daniels) centran gran parte del interés en la trama de Godless. Cuatro pilares para una historia con infinidad de subtramas y ramificaciones que van confluyendo a medida que la serie avanza. A veces, todo sea dicho, a marchas forzadas.

La Belle está gobernado en su mayoría por mujeres

Goode es el forajido con madera de héroe otrora bandido. Un llanero solitario, un hombre solo ante el peligro que encuentra refugio en las afueras de La Belle. Traicionó a Frank Griffin, que era una especie de padre para él, y ahora este está obsesionado con darle caza. La traición es algo que no se perdona en el viejo oeste y el jefe de la banda, al que interpreta un Jeff Daniels realmente inspirado como villano, no descansará hasta conseguirlo.

Publicidad

Godless, como todo western, trata temáticas muy actuales bajo una apariencia de viejo género caído en desuso al que algunos se empeñan en matar continuamente. El empoderamiento femenino en un mundo de hombres, los conflictos raciales, la libertad sexual, la violencia, la ausencia de la figura paternal, la traición, el maltrato animal, la justicia… Todos son temas presentes en la nueva serie de Netflix, disponible desde hoy.

Tiene de todo, pero le falta y le sobra algo. Le falta un poco más de ritmo, que fácilmente habría conseguido con algún tiroteo más. Después de todo están en tierra de vaqueros y bandidos y ahí sacaban el arma a pasear con mucha facilidad. Algún enfrentamiento tabernero o alguna persecución a caballo también habrían ayudado. Para haber tantos equinos, llama la atención que no haya más carreras dado que sobre todo en la primera parte la mayoría de los personajes, repartidos en distintos escenarios, va a lomos de uno.

En cuanto a lo que le sobra, lo dicho, duración. Tanto regodearse en el bonito paisaje en el que se encuentran y en el adiestramiento de los caballos acaba resultando reiterativo.

Publicidad

Publicidad