Cargando...

Secciones

Publicidad

Amaia y Alfred en plena apoteosis zalamera.- RTVE

Amaia y Alfred, a Eurovisión ¿Es 'Tu canción' un pastelón o una balada perfecta?

Publicidad

¿Tributo melódico a la glucosa o inspiración en estado puro? ¿Oda meliflua o baladón imperial? Las redes, lejos de sentar cátedra, no se ponen de acuerdo y los 'haters' se frotan las manos aventurando un enésimo fiasco en Eurovisión.

Culturas

Para gustos, los colores. La elección de Tu canción para representar a España en el Festival de Eurovisión 2018 ha sembrado la discordia en ese mentidero 2.0 que son las redes sociales. Los hay generosos para con el medio tiempo que se marcan Amaia y Alfred entre miradas y complicidades de una afectación que roza lo impúdico. “Son tan bonicos los dos”, “la melodía está como hecha a medida”, “ha sido mágico”, “madre mía voy a llorar”, se puede leer en muros afines a la joven pareja de intérpretes. Declaraciones que, por lo general, vienen escoltadas por una profusa ristra de exclamaciones.

Publicidad

Entre los haters se incide en lo almibarado del asunto. Los chorreones de sirope que desprenden los protagonistas y su melodía no han pasado desapercibidos para buena parte de la clientela. “Me ha dado una subida de azúcar”, comenta ufano un espontaneo vía Youtube, “si me dicen que es la banda sonora de la Sirenita me lo creo”, añade otro más allá, “madre de dios que p*** moñada”, zanja un tercero.

¿Pastelón o clásico moderno?, ¿tributo melódico a la glucosa o inspiración en estado puro? La disensión parece servida. El público en todo caso ha sido el soberano árbitro y con 421.000 votos totales en la segunda fase —a través de llamadas, SMS y de la aplicación móvil del programa—, los triunfitos Amaia y Alfred serán los responsables de mejorar o igualar —no se puede empeorar, fuimos los últimos— nuestra participación anterior, aquella pergeñada por Manel Navarro y su voluntarioso Do it for your lover.

Brian Hunt: "Estamos ante una mala imitación de Disney"

“Siento que España lleva mucho tiempo sin presentarse a Eurovisión sin nada que tenga visos de competir dignamente”, explica el músico y productor Brian Hunt. “No sé si es porque los que se supone que tienen que tomar esas decisiones priorizan el éxito de un programa y no tanto la viabilidad internacional de una canción o si, por el contrario, todo es más sencillo y no hay donde rascar”.

Publicidad

Lo cierto es que si repasamos pasadas ediciones eurovisivas, la caspa no siempre se impone. Como explica Hunt, que matiza no haber seguido el reality y no estar muy familiarizado con Eurovisión: “El caso del francés Sébastien Tellier, y más recientemente Conchita Wurst o Salvador Sobral, evidencian que no solo es la canción lo que cuenta sino una conjunción de otras cosas como la puesta en escena o la impresión que pueda generar en la audiencia. En ese sentido, España no es ni una cosa ni la otra, sino que estamos ante una mala imitación de Disney”.

Borja Prieto: "Es un baladón imperial, te puede gustar o no, pero no hay duda de su redondez"

Menos beligerante se muestra Borja Prieto, erudito eurovisivo y codirector de la agencia Está Pasando: “Creo que en Tu canción hay varias cosas que pueden funcionar, por un lado está la química, toda esa gestualidad que hay entre ambos y que no podemos obviar. Y por otro, es evidente que estamos ante un baladón imperial, te puede gustar más o menos, pero no hay duda de su redondez”. Así las cosas, Prieto pone ahora el foco en esos “códigos eurovisivos” que marcan la diferencia: “Eurovisión es una fantasía, la puesta en escena es clave y ahí tienen todavía mucho trabajo por hacer”.

Publicidad

Prieto apuesta por alargar ese momento en el que ambos se cantan frente a frente precedidos por sendos pianos de cola. “Creo que sería muy bonito mantener esa tensión entre ambos sea de la naturaleza que sea, tiene cierto rollo kraftweriano uno frente al otro; puliendo un poco esos códigos televisivos creo que podremos superar los últimos fiascos en Eurovisión”.

¿Y si la magia termina?

Algo así se pregunta la cantautora Zahara, para quien la complicidad que transmiten Amaia y Alfred sobre el escenario es un aliciente en peligro de extinción. “Me da miedo que puedan perder esa magia, es tan especial lo que se ha generado en la Academia este año que me preocupa que cuando salgan y se den cuenta de todo pierdan ese hechizo”.

Publicidad

Sea como fuere, Zahara supo desde los primeros acordes que ésa era la mejor opción de nuestro país. “Me cautivó su simplicidad, vivimos tiempos en los que toda la atención parece ir destinada a los arreglos y la producción, Tu canción es pura melodía, pero no hablo de que sea más o menos pegadiza, me refiero a que es bella”.

Publicidad

Publicidad