Cargando...

Secciones

Publicidad

'Verano 1993'

GOYAS 2018 La noche de los abanicos rojos

Publicidad

La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) repartirá a los asistentes a la gala abanicos con el lema #MASMUJERES. Este año, a pesar de la escasa presencia femenina, dos directoras aspiran al máximo galardón.

Culturas

La imagen de Javier Gutiérrez, en su papel de Álvaro (protagonista de El autor), poniendo los huevos encima de la mesa, quedará ya como uno de los mensajes bandera de nuestro querido cine español masculinizado, con sobredosis de virilidad. Todo el mundo sabe que cuando las cosas se ponen difíciles en este país se sacan adelante ‘con dos c…’, atributo exclusivo de los hombres. Y así, ‘con un par’ algunos cineastas llenan la pantalla de mujeres mentirosas, manipuladoras y traidoras, víctimas indefensas, madres castradoras, acosadas que no hacen ascos a su agresor… ¿No es cada vez más evidente que el cine español necesita muchas #MASMUJERES? Hace tiempo que este tema empezó a ser muy urgente.

Publicidad

La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) entregará el sábado a los asistentes a la gala de los 32 Premios Goya un abanico rojo con el lema #MASMUJERES, símbolo de la resistencia –diez años desde que se fundó la asociación- y de su lucha por la igualdad. Una invitación a unirse a esta reivindicación. Seguramente, Martín Cuenca, director de ‘El autor’, una de las cinco nominadas al Goya a la Mejor Película, recibirá uno, lo mismo que Paco Plaza (Verónica), Jon Garaño y Aitor Arregi (Handia), y que Isabel Coixet y Carla Simón, dos de las mujeres protagonistas de la noche y también favoritas con sus películas La librería y Verano 1993.

Un símbolo de resistencia

Tumbar el modelo machista

El cine español necesita #MASMUJERES. Mujeres guionistas y directoras que construyan personajes femeninos que tumben para siempre el modelo machista de mujeres víctimas, dependientes o malvadas. Mujeres en los cargos de responsabilidad que desmonten la estructura masculinizada del sector y que terminen con los abusos de poder y el acoso sexual. Mujeres jefe de equipos en los puestos técnicos que fulminen el estúpido cliché de la especialización. #MASMUJERES en el cine español.

Este año cinco películas aspiran al máximo galardón de los premios Goya. Tres de estas historias están protagonizadas por mujeres. Dos están dirigidas por mujeres. En un año en que las mujeres solo tienen 30 nominaciones frente a las 83 de sus compañeros hombres, en que las películas dirigidas por mujeres han sido solo el 7%, la proporción es muy elocuente. La calidad del cine que hacen las profesionales no desmerece de la de los varones, al contrario. Entonces ¿por qué sigue existiendo este abismo? ¡La respuesta es tan obvia!

Publicidad

Ha llegado la hora de decir basta

La noche de los abanicos rojos se unirá a otras acciones de esta nueva revolución de las mujeres. Y aunque suene feo, habrá que dar las gracias a Trump. La Marcha de las Mujeres a Washington en enero del pasado año en contra de su delirante machismo fue la mecha que prendió esta marea de protestas y reivindicaciones en medio mundo, y que han tenido en el cine un altavoz extraordinario.

“Las profesiones de la industria norteamericana han protagonizado un proceso de toma de conciencia de la desigualdad en el mundo del cine, han denunciado, han tomado la iniciativa para conseguir más proyectos de mujeres, han hablado entre ellas y han verbalizado lo que seguramente muchos sabían pero callaban: que en la industria cinematográfica el acoso sexual era y es una práctica extendida —escribieron las profesionales de CIMA hace unos días—. Lamentablemente el cine y el audiovisual español no constituyen una excepción a esta realidad y, al igual que nuestras compañeras en Estados Unidos, creemos que ha llegado la hora de decir basta”.

Publicidad

Tras la ola de denuncias por acoso sexual en Hollywood, las mujeres crearon la plataforma Time’s Up y posteriormente la apoyaron públicamente vistiéndose de negro en la gala de los Globos de Oro. En los Goya las mujeres irán con abanicos rojos y con ellos ventilarán el tufo a rancio machismo que dejaron los recientes Premios Feroz, donde los organizadores decidieron, una vez más, exhibir a las mujeres como objetos, con el agravante de que quisieron además disfrazarlo de reivindicación feminista. Les salió mal la jugada. La actriz y directora Leticia Dolera aprovechó que también quisieron colocarla a ella en ese escaparate de falso feminismo para soltárselo en los morros: “Gracias a la organización por permitirnos el honor, tanto a mí como a mis compañeras, de hacer esta noche de azafatas”. #MASMUJERES escribiendo y dirigiendo galas de premios.

Más hombres feministas en el cine

La noche de los Goya tal vez no tenga detrás de las cámaras muchas mujeres, pero contará con la agilidad de sus presentadores —también coguionistas— Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes, que sin duda atinarán, a la vista de su trayectoria, con las reivindicaciones feministas. Al fin y al cabo, este no es un asunto de mujeres, es un gravísimo problema social, político, estructural… y hacen falta #MASHOMBRES feministas en el cine español.

Publicidad

Acoso sexual, desigualdad salarial, muchas menos oportunidades… en estos 32 Premios Goya hay ocho categorías en las que ¡no hay ni una sola mujer nominada! Entre ellas, territorios ferozmente defendidos por los hombres, como el de la fotografía. Son huecos que las mujeres deben ocupar, que están empezando a ocupar. Este año, Rachel Morrison ha hecho historia al ser la primera mujer nominada a un Oscar a la Mejor Fotografía en toda la vida de estos galardones. Pronto, también en España deberá haber mujeres con Goya en esta categoría.

Publicidad

Publicidad