Cargando...

Secciones

Publicidad

Juan Gómez Canca, más conocido como El Kanka. INSTAGRAM

El Kanka El Kanka: "Estamos creando una sociedad que tiene miedo a hablar y opinar"

Publicidad

Juan Gómez Canca, más conocido como El Kanka, aprovecha la promoción de su nuevo disco, 'El Arte de Saltar', para charlar con 'Público' sobre música, libertad de expresión y la resurrección del fenómeno OT.

Culturas

Con este, lleva ya cuatro discos a sus espaldas. Se dice pronto, si tenemos en cuenta que El Kanka -ese es el nombre artístico de Juan- inició su aventura hace poco menos de seis años. Sin embargo, el malagueño reconoce que hay algo diferente y especial en su nuevo trabajo. Algo “más maduro”,dice. Quizá, porque él cumple años y su mente evoluciona, explica.

Publicidad

Lleva un par de semanas de no parar. De trenes y autobuses. De entrevistas y fotos. De promoción, en definitiva. Ha subido a Madrid unos días para presentar su nuevo LP y aprovecha para tomar un café con Público en una cafetería cualquiera del centro de la capital. Su alegría contrasta con el sonido furioso de la lluvia contra el ventanal del local. Después de un apretón de manos protocolario, nos acomodamos para charlar un rato de su carrera, la situación de la industria musical española y la libertad de expresión en el mundo cultural.

Su nuevo disco se titula 'El arte de saltar' ¿A donde salta El Kanka?

Hacia delante. Intento que sea siempre hacia delante, aunque con las dificultades que te pone siempre la vida no sea fácil. Concretamente en el mundo de la música, que son tantas las dificultades, hay que saltar intentando esquivar los problemas que puedes encontrarte para hacerse una carrera y sobrevivir, que es lo que yo intento.

Dice que este es su disco más maduro ¿Por qué?

Primero, por una cosa lógica que es que soy más mayor y más viejo (risas). He evolucionado mentalmente y creo que eso se refleja en el disco. Ya no dudo tanto a la hora de componer como al principio y esto también se debe a la experiencia ¿no? Cuando sacas tu primer disco te piensas más las cosas. “A ver que canciones meto”, “¿y si esto no gusta?”... Luego llega el segundo disco y al ver que a la gente le ha gustado el anterior, sientes que tienes un respaldo, pero también sientes la presión de tener que innovar, respecto al anterior. Pero esos miedos van despareciendo. Ya llevo tres discos (este es el cuarto), en cada uno he hecho lo que me ha salido del cinganillo y a la gente le ha gustado, así que, eso me ha dado seguridad para componer el nuevo disco. Además esta vez me apetecía componer canciones con más contenido y sin efectos especiales. 

Publicidad

¿En que sentido?

Ahora me apetece decir más cosas y denunciar con mi música algunas situaciones

No sé al principio, si ves mi evolución, muchas de mis canciones estaban compuestas a base de juego de palabras. Muy divertidos, pero que realmente no decían nada. Ahora, sin embargo, me apetece decir más cosas y denunciar con mi música algunas situaciones.

Tu nombre ha crecido mucho gracias a que Amaia de OT interpretase varias canciones tuyas. Incluso llegaste a visitar el programa. ¿Cómo fue aquello?

Pues yo ya la conocía a ella, lo que pasa que no me acordaba. Fue telonera mía en un concierto de Pamplona. Yo no la reconocí cuando entró al programa, pero luego me lo dijeron y fue bastante curioso. Ella para entrar en el programa, en el Casting, tocó una canción mía. A mi me lo chivaron por Twitter porque el programa no lo veo. Una vez dentro, le dio por ponerse a tocar una canción mía y las cámaras grabaron todo... Amaia en si misma se ha convertido en un fenómeno y, a su vez, el hecho de que cante mis canciones es otro pequeño fenómeno que la verdad que me ha venido a mi muy bien. Hay que reconocerlo (risas).

Publicidad

Dice que no es consumidor de este tipo de programas ¿Nunca se te habría pasado por la cabeza participar en OT?

Nunca, jamás. Me parece muy bien que cada uno haga lo que le salga de ahí abajo y que la gente quiera aprovechar el empujón mediático que tienen estos programas para lanzar su carrera. A mi OT no me parece especialmente atractivo, aunque es de agradecer que hayan intentado darle una vueltecita y hayan abierto el programa a un mundo un poco menos mainstream y más alternativo. Es de agradecer que, además, hayan entrado chavales que saben de música y que no sólo tienen una buena voz y una cara bonita, como en otras ediciones. Esto no quiere decir que yo haya cambiado mi perspectiva del programa. Probablemente no lo vaya a seguir en mi vida, pero si que aplaudo que hayan intentado darle una vuelta al formato, apostando por algo de más calidad.

Ha cantado con Rozalén, La Otra, El Niño de la Hipotéca... y ahora, en su nuevo disco, colabora con Jorge Drexler. ¿Cómo es cantar con un artista de su categoría?

Es un tío con una trayectoria de puta madre. Es un honor que una persona como él, con la agenda que tiene, se preste a acompañarme en una canción. Para mí es un maestro. El maestrísimo le llamo yo (risas). Yo soy una persona muy tímida, pero le tire la caña con un poco de acojone y él rápidamente accedió. Le encantó la canción y me hizo un hueco para grabarla con él en su estudio de Madrid.

Publicidad

Juan Gómez Canca, más conocido como El Kanka. INSTAGRAM

Musicalmente, el disco bebe mucho de composiciones latinoamericanas como las de Violeta Parra o Mercedes Sosa...

Sí... Tiene que ver con que en mi casa se escuchaba este tipo de música. Mi padre es un enamorado del folclore latinoamericano y un amante de Atahualpa Yupanqui, Jorge Cafrune, Chavela Vargas o Violeta Parra. En mis anteriores discos se notaban algunos patrones latinos, pero es verdad que en este me he ido más a la raíz con formas mucho mas folclóricas y más jondas, que diríamos los flamencos (risas).

¿Cree que los cantautores de hoy en día han perdido la esencia crítica que tenían en un pasado artistas como Paco Ibáñez, Chicho Sánchez Ferlosio o los propios cantautores latinos que ha mencionado antes?

Hay un porcentaje alto de cantautores que ya no le cantan a lo social, pero también hay artistas que siguen siendo críticos

Si. Esos cantautores, que venían de donde venían, estaban siempre en guardia. Tenían una necesidad física de cantar en contra de la represión y de alzar los puños. Quizá nos hemos acomodado un poco con el estado de bienestar y esta pseudodemocracia que tenemos. Pero creo que tampoco hay que generalizar. Es cierto que hay un porcentaje alto de cantautores que ya no le cantan a lo social, pero también hay artistas que siguen siendo críticos. Me viene a la mente mi amigo Alberto Alcalá, que es un tío que tiene temas bastante comprometidos con lo social... y, cómo él, se me viene mucha otra gente a la cabeza. Yo mismo, a mi manera, también me meto en algunos berenjenales. En cualquier caso, creo que cada uno tiene que cantarle a lo que quiera. También es necesario que haya quien le cante al amor. Quizá, a esa misma persona que sólo le canta al amor, luego la puedes ver en una manifestación, que realmente es algo más necesario y valioso. No sé si me explico.

Como músico ¿ Que le parece ver que compañeros de profesión se sientan en el banquillo por cantar?

Me parece un drama. He de decir que los últimos casos me han pillado en plena promo y desconozco cuales son las letras que han escandalizado tantísimo al Gobierno. Pero me da un poco igual, no dejan de ser canciones. Es muy probable, por lo que he visto en redes sociales, que no esté nada de acuerdo con lo que canta ese chico (Valtònyc), pero eso es lo de menos. Estamos hablando de meter a un tío en la cárcel por cantar. El castigo es desmedido. Al final, caemos en que se pueda enchironar a una persona por un verso mal entendido... y se supone que tenemos libertad de expresión. Digo “se supone” porque a la vista está que no.

Usted tiene bastantes temas críticos ¿Alguna vez se autocensurado?

La verdad es que no. Pero también es cierto que la manera que tengo yo de decir y denunciar es bastante indirecta y sutil. No creo que sea carne de prisión en ese sentido. Eso espero (risas). El problema más grave es que, al final, inconscientemente, estamos creando una sociedad que tiene miedo a hablar y opinar.

Como usted, cada vez hay más grupos y cantantes que triunfan sin ligarse a ningún sello discográfico ¿Por qué?

Porque está cambiando la industria. Hay una revolución tecnológica muy fuerte. Internet hace que sea mucho más fácil llegar a la gente y hoy en día una persona en solitario que quiera dedicarse a la música puede subir sus canciones directamente a Youtube y difundirlas por las redes sociales. Ya no es necesario que haya un multinacional detrás que ponga dinero para que suenes todos los días en la radio. Se ha democratizado bastante el tema de hacer una carrera musical.

¿No ficharía por un sello discográfico?

He tenido ofertas, pero ninguna me ha interesado. A mi me gusta hacer las cosas a mi manera. Hasta ahora lo hemos hecho todo nosotros, mi manager y yo, y hemos conseguido llegar hasta donde estamos hoy. Como hasta el momento todo ha funcionado, no quisiera que viniera un sello a jodernos la vida. No estamos cerrados en banda. Nosotros hablamos con las discográficas y escuchamos sus ofertas, pero a día de hoy nos sigue compensando mucho más hacerlo todo por nuestra cuenta.

¿Que haría El Kanka si no pudiera cantar?

Sería cocinero... Bueno, también me gustaría muchísimo ser psicoanalista. Me parece muy interesante, creo que deberíamos trabajar más la mente.

Publicidad

Publicidad