Cargando...

Secciones

Publicidad

Una de las fotografías del reportaje Matadero, de Tras los Muros. AITOR GARMENDIA

Maltrato animal "La industria cárnica es consciente de lo que una imagen puede causar a su negocio"

Publicidad

'Público' entrevista al fotoperiodista por la liberación animal Aitor Garmendia, ganador de prestigioso 'Picture Of the Year International' por su reportaje Matadero, realizado en una investigación encubierta en más de 50 mataderos.

Culturas

Las imágenes de esta entrevista pueden herir su sensibilidad pero hemos decidido publicarlas para evidenciar la crueldad contra los animales en los mataderos

Llevaba tiempo como activista en organizaciones contra la explotación animal hasta que, tras una "reflexión política y estratégica" —confiesa— , decidió emprender un ambicioso proyecto en solitario: documentar el movimiento de liberación animal y dejar un archivo histórico para el futuro. Es así como el fotoperiodista Aitor Garmendia (nombre ficticio) puso en marcha hace cuatro años Tras los Muros. Ahora, las impactantes imágenes recogidas en su último trabajo, 'Matadero' —una extensa investigación en más de 50 mataderos de animales en México que incluye un documental y un reportaje fotográfico— le ha valido el prestigioso galardón de periodismo gráfico 'Picture Of the Year International'.

Publicidad

"Quiero que una persona que vea mis fotografías entienda no sólo la situación de maltrato a los animales, sino todo el sistema que hay detrás", dice. Público habla con este fotoperiodista sobre su trayectoria, la intención de su trabajo y sobre la "violencia brutal" y legitimada de la explotación animal.

Trabaja muchas veces infiltrado y siempre bajo otra identidad. ¿Por qué?

Yo no trabajo en clandestinidad, pero sí trabajo con otra identidad. Creo que hay una diferencia importante. Lo que no quiero es que mi nombre real se asocie a mi cara, a mi persona. Porque la industria cárnica o la peletera es consciente de lo que la imagen de un activista infiltrado o de un periodista puede causar al curso económico de sus negocios. La propia industria ha creado leyes, por ejemplo en Estados Unidos, para perseguir a estas personas. Han convertido en delito filmar en granjas, incluso con permiso. Existe una larga trayectoria de persecución a activistas y creo que si mi imagen fuera pública y mi nombre real, tendría muchas menos posibilidades de acceder a ella.

¿Es peligroso?

Es un terreno que puede ser peligroso en determinados contextos. En el caso del Estado español acudo a eventos taurinos o con animales donde se respira un ambiente bastante violento contra los propios periodistas… y no quiero imaginar si descubren que eres una persona infiltrada. En unos Sanfermines me intentaron hacer una encerrona. He trabajado en el monte con cazadores. He estado con los saboteadores de la caza en Inglaterra, donde hay una especie de hooligans que acompañan a los cazadores que se llaman supporters y que van directamente a pegar, a atacar físicamente a quienes sabotean pacíficamente la caza.

Publicidad

Una de las fotografías del reportaje Matadero, de Tras los Muros. AITOR GARMENDIA

¿Qué se ha encontrado en estos años de trabajo? ¿Qué hay tras los muros de la explotación animal?

Realmente no me ha sorprendido lo que he visto porque durante muchos años antes he investigado en centros de explotación animal y he trabajo con imágenes de otras organizaciones. Ya sabía lo que me iba a encontrar, pero con este proyecto he querido darle un enfoque diferente al que se da desde la organizaciones activistas que, por necesidad y por su agenda, realizan investigaciones que persiguen cambios específicos. Creo que ese trabajo lo hacen las organizaciones y lo hacen muy bien. Yo, por un lado, no tengo ese potencial, y por otro busco complementar eso con trabajos de mayor profundidad.

¿Qué persigue usted?

Una de las fotografías del reportaje Matadero, de Tras los Muros. AITOR GARMENDIA

Quiero darle un enfoque artístico, aunque decir esto me resulte un tanto obsceno. Pretendo traer la esencia del fotoperiodismo de conflicto a la explotación animal. Intentar mostrar que la situación que sufren los animales no es cuestión de mero maltrato animal, sino que hay todo un sistema de dominación y de opresión hacia ellos que viene gestado a lo largo de toda la Historia. Quiero retratar eso a lo largo de un trabajo fotográfico que me llevará años.

Publicidad

Hay una estética bélica en ellas. Muchas son fotografías duras, explícitas, algunas sangrientas...

En realidad evito bastante la sangre, lo que pasa que es difícil hacerlo en un matadero. Pero tengo imágenes que en la edición las termino eliminando porque son demasiado desagradables. Quiero que las imágenes sean duras, pero que puedan verse, observarse y entenderse. Jo-Anne McArthur ha sido una inspiración para mí. Y por supuesto estoy inspirado por fotoperiodistas de guerra. Desde que soy pequeño las fotografías de guerra se han quedado grabadas en mi retina y me han hecho pensar. Creo que hoy en día, en el fotoperiodismo, hay un hueco en cuanto a la situación de explotación de los animales. Me da mucha pena, porque hay fotoperiodistas de un talento enorme y por alguna razón, este tema nunca se toca. 

Una de las fotografías del reportaje Matadero, de Tras los Muros. AITOR GARMENDIA

Su trabajo no se limita a denunciar el maltrato animal, sino el sistema de explotación en sí mismo. Es más, subraya que las leyes de bienestar animal son incompatibles con los derechos de los animales...

Publicidad

El marco teórico e ideológico del bienestar animal ha sido ideado desde las propias instituciones y la propia industria. Son ellas quienes promueven esa idea de bienestar animal, que es falsa; es propaganda, realmente. En el caso de un cerdo, por ejemplo, la normativa de bienestar animal permite electrocutarlo y degollarlo a las tres semanas. Eso sería bienestar animal. Pero si aplicamos la misma violencia a un perro sería maltrato animal, e incluso la persona sería condenada por ello en algunos países. Entonces, una idea que no puede aplicarse de la misma manera a todos los animales es una idea que está pervertida desde el origen.

Una de las fotografías del reportaje Matadero, de Tras los Muros. AITOR GARMENDIA

Creo que hay que hacer una analogía que es muy simple: ¿qué es bienestar humano? Pues el bienestar animal tiene que ser el mismo. Yo entiendo por bienestar, estar bien. Un animal al que le quitas la vida, al que electrocutas, disparas, degollas, inseminas forzosamente o mantienes enjaulado toda su vida, en ningún caso puede considerarse que está bien. El bienestar animal es una idea que parece trasmitir cierto grado de humanitarismo a la sociedad, pero que no ahonda en el problema real de los animales, que es la discriminación y la opresión que padecen en toda la industria. Considero que las normativas de bienestar animal confunden a la sociedad, porque esta se cree que los animales han sido bien tratados y con eso se quedan. No rompen ese prejuicio. Pero estoy seguro de que si esas mismas leyes se aplicasen a los animales que viven con ellos, como los perros y los gatos, se escandalizarían.

El programa 'Stranger Pigs' de Salvados generó una polémica enorme, pero la industria y las autoridades dijeron que eran casos aislados. ¿A usted le sorprendieron esas imágenes?

No, para nada. Es algo que te pueden encontrar en cualquier granja. Recuerdo un cerdo que nos encontramos en una de las organizaciones en las que estuve, que tenía media cadera abierta, donde se le veían los huesos, y las moscas se lo estaban comiendo. Estaba en una zona apartado, pero ahí estaba. No me sorprende, hay animales muertos, animales tirados en contenedores, animales vivos tirados en contenedores... todo eso está documentado por investigaciones en todo el mundo. No estoy exagerando, cualquiera puede acceder a internet y empezar a buscar información y se va a dar cuenta de que los animales viven un auténtico tormento en la industria cárnica. No me sorprendió, la verdad. No creo que sea habitual en cualquier granja, pero sucede siempre en alguna granja y en cualquier parte del mundo.

Una de las fotografías del reportaje Matadero, de Tras los Muros. AITOR GARMENDIA

¿Cree que España es especialmente cruel con los animales?

No estoy de acuerdo. Creo que en España existen tradiciones que explotan y abusan de los animales, y ahí sí nos distinguimos de otros países de Europa, pero creo que la gran mayoría de animales explotados en piscifactorías o en granjas industriales, sufren lo mismo que en cualquier otro país de Europa.

Una de las fotografías del reportaje Matadero, de Tras los Muros. AITOR GARMENDIA

Lo que consigue la industria con las medidas de protección animal es dar a entender que existe una industria cárnica buena y una industria cárnica mala. Una que trata bien a los animales, y casos aislados, como España, que los trata peor. Y creo que este pensamiento es peligroso porque no lleva a la gente al debate real, que es que, aparte de que no existe ninguna legitimidad para explotar animales porque está ya sobre demostrado que podemos vivir de forma saludable sin consumir ningún producto animal, la explotación en sí es brutal y lo es en todos los aspectos. A lo que apuntan las medias de bienestar es que hay que evitar la violencia de más, pero en realidad para producir huevos, carne y lácteos es necesaria una violencia brutal que se asume como legítima y esa es la violencia brutal de la que la industria no habla. No creo que en España haya un maltrato especial más allá de las fiestas tradicionales, pero es que estas representan un porcentaje ínfimo de todos los animales que sufren en la explotación animal.

Publicidad

Publicidad