Cargando...

Secciones

Publicidad

Un instante de 'Carmen y Lola'

Gitanas Feministas por la Diversidad arremete contra 'Carmen y Lola' sin verla

Publicidad

La Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad lanza una campaña feroz contra la película ‘Carmen y Lola’ y su directora Arantxa Echevarría, tachándola de “racista” y de “caricatura comercial”, sin haberla visto previamente. Dicen que ellas han “criticado lo que hemos visto, el tráiler y sus entrevistas”

Culturas

“He tenido que soportar escupitajos, insultos y recriminaciones por la calle y por las redes”. Arantxa Echevarría, autora de Carmen y Lola, una magnífica película que retrata el amor adolescente de dos mujeres gitanas, se ha topado con la asociación Gitanas Feministas por la Diversidad, que sin haber visto la película, han desplegado toda su fuerza en contra de ella y de su directora. Lo último, la acusan de vetarlas en la Muestra de Cine de Mujeres de Pamplona y de “chantajear al festival” para ello.

Publicidad

Una feroz campaña en redes sociales ha conseguido, incluso, que se llame desde otros grupos al boicot de una película que, por cierto, representó a España en el Festival de Cannes y que ha sido un éxito en los cines franceses. Pero, mucho más importante, una película que está con las mujeres protagonistas, que las apoya y que denuncia el machismo del pueblo gitano. Carmen y Lola es una excepción no solo en el terreno cinematográfico, por su calidad y su humanidad, lo es también en el terreno social, donde prácticamente nadie, excepto naturalmente las asociaciones de mujeres gitanas, alza la voz para denunciar la situación de este colectivo. “Nosotras no hemos visto la película”, asegura Carmen Fernández, una representante de Gitanas Feministas, “pero hemos visto el tráiler y hemos leído sus entrevistas”.

"Racista y endemoniada"

La Muestra de Cine de Mujeres de Pamplona invitó a Arantxa Echevarría a presentar su película, sería su estreno español. Poco después, comunicaron a la directora que habían invitado a representantes de Gitanas Feministas por la Diversidad a un coloquio posterior. A raíz de una entrevista concedida a Público el 27 de abril, Echevarría acaba recibiendo comentarios “destructivos, infamantes e insultantes” —la llegaron a llamar “racista” y “endemoniada”—.

“Esta iba a ser la primera vez que se proyectara la película en España, nadie la ha visto (ni siquiera ellas) ¿qué tipo de coloquio se puede mantener con alguien que ya te ha juzgado y sentenciado antes de ver la película? ¿Ese era el decorado que deseaba para la primera proyección en España de la película? Una no hace una película para crear ‘polémica gratuita’. Lo hace porque quiere contar algo desde las entrañas”, aclara en un comunicado que ha difundido este martes por las redes sociales.

Publicidad

Las Gitanas Feministas por la Diversidad, por su parte, la acusan en un comunicado de “chantajear al festival para que se convierta en cómplice de la propagación de estereotipos racistas, machistas y opresores de las mujeres gitanas”. A una pregunta sobre estos comentarios sobre Carmen y Lola, Carmen Fernández, que reconoce el machismo y sexismo que existe, dijo: “Que no diga que está retratando al pueblo gitano, esa es la imagen nuestra que se vende todo el rato. Parece que pertenecemos a un pueblo desagradable y morboso”.

Entrevista en 'Público'

La chispa saltó en la citada entrevista, cuando la directora dijo: “O cuenta una paya la situación de la mujer gitana o no la cuenta nadie. Y desgraciadamente tiene que ser una paya porque ellos no tienen voz”. No se refería, por supuesto, al trabajo de asociaciones gitanas de mujeres sino al territorio cinematográfico, donde, desgraciadamente, solo hay un director gitano, pero ninguna mujer ni directora, ni guionista, ni productora. “Las gitanas sí tenemos voz, lo que no tenemos es visibilidad”, afirmó sobre esto la representante de Gitanas Feministas.

Publicidad

Malinterpretado, seguramente, por esta asociación, se inició una campaña en contra que ha derivado en los peores insultos y acusaciones, después de que Arantxa Echevarría y su equipo acudieron a ellas antes de rodar para pedir su ayuda.

“Cuando se habla del mundo gitano solo se habla en negativo”, dice Carmen Fernández. “En el cine las mujeres gitanas siempre salimos como folclóricas, chaboleras o ladronas”. A pesar de que no es esa la imagen que aparece en la película, ella insiste en que en el tráiler han visto la imagen de una mujer con “abalorios, corona… en medio de un circo”. En realidad, esa es la imagen de una boda y la mujer que aparece es la novia.

Publicidad

"¿Tenéis que hablar de 'eso'?

La directora explica que la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad le dijeron en una reunión previa que "era un tema que ellas no veían interesante. ‘¿Hay cientos de temas de los que hablar y tenéis que hablar de ‘eso’?” (El ‘eso’ es el lesbianismo de las protagonistas). “El tema contado por mí —continúa la directora—, una paya, seguro que estaría plagado de clichés y conceptos patriarcales. Sin leer el guion dieron por sentada la falta de veracidad y de respeto de nuestra historia. ¿Por qué no contaba la historia de dos gitanas en la que una fuera abogada y la otra enfermera para mostrar la otra realidad gitana?”
Ante esa respuesta, el equipo se puso a investigar, tarea a la que dedicó años, y recibió incluso el ruego de mujeres gitanas lesbianas. “Ellas me pidieron ‘por favor, cuenta nuestra historia ya que nosotras no podemos’. Y eso he hecho, darles voz, y usar las pantallas de cine como un altavoz”.

Libertad de expresión

Este episodio recuerda tristemente al que vivió hace catorce años la película La pelota vasca, de Julio Medem, que se encontró con una brutal oposición de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, muy próxima a los planteamientos de José María Aznar y la FAES, mucho antes de que nadie de dicho grupo hubiera visto la película.

Publicidad

Publicidad