Cargando...

Secciones

Publicidad

Mireia Belmonte celebrando la victoria tras ganar el oro en 200 mariposa.

Reportaje Mireia Belmonte Mireia Belmonte, una oda a la versatilidad en el agua

Publicidad

La española hace historia en los Mundiales de Budapest y vuelve a posicionarse como una nadadora enormemente versátil, valor infrecuente en su disciplina.

Deportes

Lo más seguro es que si digo Belmonte, lo primero que le venga a la mente al ciudadano español no muy aficionado al deporte tenga que ver con el mundo del toreo. Me jugaría bastante, de hecho, a que cualquier persona que se apellide Belmonte te dice: "Sí, como el torero".

Publicidad

Normalmente, cuando un personaje despunta lo suficiente como para hacer historia en este nuestro agridulce país, logra que ese nombre sea una referencia automática a su persona. En otras palabras, que lo más probable es que te llames Nadal 'como el tenista', Iniesta 'como el futbolista', Cruz 'como la actriz' o Pedrosa ‘como el motociclista’ -sí, me lo han dicho-. 

Durante bastante tiempo, Mireia Belmonte se ha llamado Belmonte, 'como el torero'. Así de difícil lo ha tenido hasta ahora la nadadora. Eso, sin embargo, puede estar cambiando. Con las últimas medallas históricas conseguidas en Río y Budapest, parece que ‘Miss Belmont’ está empezando a ser reconocida como es merecido. De hecho, la empresa Personality Media, encargada de estudiar la notoriedad de los personajes más distinguidos, resalta que la imagen de Mireia Belmonte está en auge desde 2014. El trabajo duro tiene siempre su recompensa. 

Con las medallas históricas de Río y Budapest, parece que 'Miss Belmont' empieza a ser reconocida como merece

Belmonte es campeona olímpica y mundial en 200 mariposa. Belmonte es campeona de Europa en 200 mariposa, 200 estilos y 1.500 libre. Belmonte se ha colgado el oro en los Mundiales en piscina corta en 200 mariposa, 200 y 400 estilos, y en 400 y 800 libre. Belmonte es campeona mundial junior en 400 libre y 400 estilos. Belmonte es campeona de Europa en piscina corta en 200 mariposa, 200 estilos, 400 estilos, 400 libre y 800 libre. Belmonte tiene 26 años y aquí solo hablamos de sus ‘baños’ en oro… 

Publicidad

Es la injusticia del deporte. Algo tan pasional y tan poco agradecido como el deporte, que si no lo practicas de la forma que más pueda repercutir, nadie se da cuenta de quién puedes llegar a ser. 

Podio de los 200 metros mariposa en los mundiales de Budapest.

Belmonte, campeona mundial más mayor de 200 mariposa

El palmarés de la española es impepinable, es de súper clase, de súper estrella, y más aún considerando cómo brilla a su edad. Su reciente corona mundial en Budapest ya deja a Mireia como la campeona mundial más mayor de 200 mariposa (superando a Petria Thomas, con 25 años en Fukuoka 2001) desde que empezaron los Mundiales de verano en 1973. Atendiendo a la tradición en lo que respecta a las edades en la natación, Belmonte debería haber encontrado ya su techo. Más todavía si hablamos de la prueba que reina, la exigente 200 mariposa. Nada más lejos de la realidad. Pero aún hay más. Aún es más grande de lo que parece porque la gente no se ha parado a pensar en lo que hace en el agua. 

Probablemente se hayan fijado ya en la cantidad de victorias en distintas modalidades que rellenan su sorprendente currículum. Eso significa una cosa: contradiciendo lo convencional, no es una nadadora especializada. En otras palabras, tiene tanto talento que le alcanza para brillar en pruebas totalmente contrapuestas, antagónicas, incluso perjudiciales si atendemos a la preparación de las mismas. 

Publicidad

Tiene tanto talento que le da para brillar en pruebas opuestas, contraproducentes en su preparación

Les pondré un ejemplo. En 2014, Belmonte participó en el Campeonato de Europa en Berlín. La nadadora participó en 6 pruebas: fue oro en 200 mariposa y 1.500 libre, plata en 400 estilos y 800 libre, y bronce en 400 libre y en los 5 kilómetros de aguas abiertas. 

Voy a hilar aún más fino, para los que aún no lo estén viendo. La nadadora fue oro en una prueba de fuerza y velocidad (200 mariposa) y en el mismo campeonato ganó una prueba de fondo y resistencia (1.500 libre). Y le quedó tiempo para ser subcampeona en medio fondo (400 estilos y 800 libre). Y aún le quedó más tiempo para hacer 5 km en aguas abiertas y quedar tercera. Y en el Campeonato del Mundo de Budapest de hace unas semanas, ‘volvió a las andadas’: conquistó su inédito oro mundial en los 200 mariposa y se colgó una plata en los 1.500 libre… sólo claudicó ante la ‘extraterrestre’ y fondista, Katie Ledecky. ¿Aún no lo ven? 

Publicidad

Mireia Belmonte con la medalla de oro que ganó en la carrera de 200 mariposa.

Hilaré aún más fino. Belmonte se entrena para ser lo suficientemente explosiva y fuerte como para ganar en una prueba durísima, frenética y poderosa como los 200 metros mariposa. Pero es que también se entrena para tener la resistencia y la ligereza, la facilidad y la técnica para ganar en una prueba de fondo como los 1.500 metros libre. Dos pruebas que no tienen nada que ver la una con la otra, que necesitan dos planes de entrenamiento totalmente distintos, que requieren de la especialización del nadador para poder rendir con la máxima eficiencia. Ella hace corta, media y larga distancia. Y lo gana todo. Por favor, díganme que están viendo ya quién es esta chica. 

Hosszu y Ledecky no son igual de versátiles

Belmonte es la decatleta del agua. En estos Mundiales de Budapest, Mireia ha nadado 6.600 metros, la que más en pruebas individuales. La única nadadora del panorama actual que se le asemeja por polivalencia y extenso programa es su rival por antonomasia, la húngara Katinka Hosszu. La conocida como ‘dama de hierro’ se tira al agua en multitud de pruebas diferentes y es campeona olímpica de 100 espalda, así como de 200 y 400 estilos, distancias en las que también ganó en los 3 últimos campeonatos mundiales. Bien es cierto que la magiar sí es reconocida como una especialista en estilos y no acostumbra a nadar y brillar más allá de los 400 metros. 

En el Mundial de Budapest, Mireia ha nadado 6.600 metros, la que más en pruebas individuales

Junto a ellas se llevan el protagonismo una reina de la velocidad como la sueca, Sara Sjöstrom (campeona en Budapest en 50 libre, 50 mariposa y 100 mariposa). Y una norteamericana ‘con turbina’ como Katie Ledecky (especialista en estilo libre con oros en Budapest en 400, 800 y 1.500). Ella no tiene rival en el fondo y a día de hoy es favorita para ser la primera campeona olímpica de 1.500 libre en Tokio 2020 (en los JJ.OO. nunca se ha competido en esta distancia en féminas).

Orgullosa de su polifuncionalidad en el agua

“Me siento una de las nadadoras más completas del mundo y creo que entrenar distintas modalidades me resulta más ameno”, confesó Mireia en Budapest, con uno de sus metales al cuello. Se siente orgullosa de esta capacidad con la que cuenta para moverse por todo el amplio abanico de la natación. “A lo mejor en el futuro me puedo especializar en mariposa o en 1.500. Pero de momento, no. Todavía me quedan muchos años”. 

El hecho de que acabara especializándose es un aspecto que está en los pensamientos de su técnico, Fred Vergnoux. En una entrevista con el diario ‘As’ dejó entrever su opinión sobre este dilema: “Siempre pienso que si hacemos alguna cosa menos como, por ejemplo, solo crol o mariposa, sería más fácil. Mireia podría nadar más rápido”. 

"A lo mejor en el futuro puedo especializarme en mariposa o 1.500, pero de momento no. Me quedan muchos años"

Por el momento parece claro que no variará su estrategia. La versatilidad es la manera de combatir horas y horas de duro entrenamiento en el que están presentes actividades más allá de la piscina como el boxeo, el crossfit, la carrera de montaña o la bicicleta estática en altitud (aprovechando la altura de Sierra Nevada). Cerca ya de cumplir los 27 años, la badalonesa tendrá que decidir cuándo será el momento de abarcar menos para mantenerse en lo más alto ante la dura competencia. 

Por ahora, tiene cuerda para rato. Y lo ha seguido demostrando tras el éxito del Mundial de Budapest. Así lo atestigua su botín en las etapas de la Copa del Mundo en piscina corta de Moscú, Berlín y Eindhoven: 5 oros, 2 platas y 1 bronce… más un brillantísimo récord del mundo en 400 estilos (con 4.18.94). Así destrozaba la anterior plusmarca de Katinka Hosszu (4.19.46). Belmonte, sí, ella: la nadadora. Belmonte, sí, ella: la nadadora.

Revista Elite Sport para PC

Descarga la app en Google Play

Descarga la app en Apple Store

Publicidad

Publicidad