Cargando...

Secciones

Publicidad

El futbolista brasileño Neymar, con su actual equipo, el Paris St Germain, en el partido contra elToulouse de la liga francesa. REUTERS/Benoit Tessier

FC Barcelona El Barça se querella contra Neymar por incumplimiento de contrato

Publicidad

El club azulgrana reclama 8,5 millones al jugador brasileño, ahora en el PSG francés, más la parte correspondiente a la prima que le abonó por renovar su contrato el año pasado, además de un 10% en concepto de mora

Deportes

El FC Barcelona anunció este martes que ha presentado una querella contra el futbolista Neymar por incumplimiento de contrato, después de que el brasileño se marchara al Paris St Germain por una cifra récord de 222 millones de euros a principios de mes.

Publicidad

El Barça reclama al jugador, que firmó su renovación hasta 2021 pocos meses antes de su marcha al club parisino, 8,5 millones de euros por daños y perjuicios y un 10% adicional en concepto de mora.

"El FC Barcelona ha enviado a la Real Federación Española de Fútbol la demanda laboral (..) contra el jugador Neymar Jr ante el Juzgado Social de Barcelona, ​​para que la traslade a la Federación Francesa de Fútbol y a la FIFA, a los efectos legales oportunos", dice el club blaugrana en un comunicado en su página web.

"En esta demanda, el club reclama al jugador la cantidad ya liquidada correspondiente a la prima de renovación por incumplimiento de contrato; 8,5 millones de euros en concepto de daños y perjuicios; y un 10% adicional en concepto de mora.", explica el escrito.

El Barça plantea que el Paris Saint-Germain asuma subsidiariamente el pago las cantidades "en caso de que el jugador no pueda hacerse cargo"

En realidad, esta cantidad es mucho mayor, ya que en la petición que hace el Barcelona va la compensación de los 8'5 millones de euros más la primera parte de la prima de renovación por cinco años que ya le abonó cuando hace uno año cuando firmó una ampliación de contrato. Así, lo que reclama el Barça supera de largo los treinta millones de euros.

Publicidad

El Barça dice que ha reclamado que el Paris Saint-Germain asuma subsidiariamente el pago de estas cantidades "en caso de que el jugador no pueda hacerse cargo". 

El Barcelona sigue mostrando su disconformidad pública por el hecho de que el jugador aceptase hace unas semanas romper unilateralmente su contrato con el Barça y fichase por el PSG, previo pago de la millonaria cláusula de rescisión de contrato.

Hace unos días, el jugador ya del PSG, cargó contra la actual junta directiva, tras jugar un partido en París: "Cuando llegué todo empezó bien. Pasé cuatro años maravillosos. Estoy muy triste con la directiva del Barça. Son gente que no pueden estar ahí".

Publicidad

Pugna por la prima

El Barcelona y Neymar vivieron un mes de julio y algunas semanas de junio bastante complicadas., por una cuestión bastante sencilla, y relacionada con el dinero: la segunda parte de la prima de renovación que estaba pactada para abonarse el 31 de agosto, y que era de 26 millones de euros.

Ese mes ya empezaron los rumores sobre el futuro del jugador, que el propio Neymar, junto a su padre, no hacía más que alimentar con su silencio. La actitud del jugador fue exclusivamente por una razón económica: no generar un conflicto con el Barcelona antes del 31 de julio, que era cuando la entidad tenía que abonar la segunda parte millonaria de la prima de renovación.

Publicidad

Bartomeu ordenó al club depositar ante notario los 26 millones de euros de la segunda parte de la prima y ordenó que sólo se entregasen al jugador si Neymar y su padre cumplían tres requisitos: confirmar que se quedaba en el Barcelona y que cumpliría los cinco años de contrato, que manifestase públicamente que no había negociado en el último mes con el PSG y, finalmente, que cobraría la segunda parte de la prima el 1 de septiembre, siendo barcelonista, cuando el mercado ya se hubiese cerrado.

Dado que el jugador no podía cumplir con los dos primeros preceptos, su marcha al PSG se activó de inmediato. No hubo ninguna duda por parte del jugador, al parecer. Simplemente hubo una estrategia para no perder los 26 millones de euros, cantidad que después de haber pasado por el notario vuelven a estar en las arcas del club azulgrana.

Ahora, ante este sentimiento de traición que algunos dicen tener en el Barcelona ante el adiós del jugador brasileño, el club pretende recuperar la primera parte de la millonaria prima de renovación, inferior a los treinta millones de euros, además de imponer una demanda por incumplimiento de contrato cifrada en 8'5 millones de euros.

Con multas, costes, sobrecostes, primas y comisiones, el montante económico de Neymar en el Barça aparece como uno de los negocios más poco claros de la reciente historia del club, aunque al final, al margen de la pérdida deportiva, el club no podrá decir que no habrá hecho el negocio de su vida con el jugador, cuando el PSG pagó la, hasta ahora, cifra más alta de la historia en una compra de un jugador de fútbol (222 millones de euros).

Publicidad

Publicidad