Cargando...

Secciones

Publicidad

Fotografía de archivo del 23 de abril de 2016 de Enrique Castro, Quini, exfutbolista del Sporting de Gijón y Barcelona. /EFE

Quini Muere a los 68 años el exfutbolista Enrique Castro 'Quini' tras sufrir un infarto

Publicidad

El exjugador, de 68 años, sufrió un infarto cuando paseaba por la calle cerca de su casa en Gijón. Desarrolló su carrera en el Sporting de Gijón y en el Barcelona. Fue 35 veces internacional. Su secuestro, en 1981, conmocionó al mundo del fútbol.

Deportes

El exfutbolista Enrique Castro, 'Quini', ha fallecido este martes por la noche en Gijón tras sufrir un infarto. El exjugador, de 68 años, sufrió un infarto cuando paseaba por la calle cerca de su casa en la ciudad asturiana. Pese a los intentos de reanimación por parte de la UVI móvil que le atendió, Quini murió antes de llegar al hospital.

Publicidad

"Un fallo cardíaco, del que trató de reanimarle primero la Policía y posteriormente la dotación de una ambulancia, se ha llevado a Quini esta noche. Los hechos ocurrieron cerca de su casa, en el barrio gijonés de La Calzada. El sportinguismo llora el fallecimiento de su mito, de quien históricamente ha sido siempre su gran referente", indicó el club.

Quini sufrió una dolencia coronaria a última hora de la tarde y no pudo superar la crisis pese a las reanimaciones de los sanitarios desplazados. El ex jugador fue trasladado al hospital de Cabueñes, donde solo se pudo certificar su muerte.

Quini desarrolló las funciones de delegado del Sporting de Gijón durante 20 años hasta 2015 y en la actualidad ocupaba el cargo de director de relaciones institucionales del club rojiblanco. El delantero ovetense comenzó su carrera en el Ensidesa, de Tercera División, hasta dar el salto al Sporting en 1968, club en el que desarrolló casi toda su carrera profesional. 

Publicidad

Allí permaneció hasta 1980 convirtiéndose en la gran referencia del conjunto rojiblanco y logrando cinco trofeos 'Pichichi' entre Primera y Segunda. Sus goles y su fútbol le valieron para fichar por el Barça.

En el conjunto culé también demostró su valía -otros tres premios de máximo goleador- antes de regresar al Sporting en 1984, se proclamó campeón de la Copa del Rey en dos ocasiones (1981 y 1983), una Recopa (1982), así como una Copa de la Liga y una Supercopa de España. 

Fue internacional en 35 ocasiones con la selección absoluta, con la que debutó el 28 de octubre de 1970 ante Grecia (2-1). En total, con la camiseta nacional, logró 16 victorias, 12 empates y siete derrotas. Marcó un total de ocho goles con el equipo español. Participó en dos mundiales con la selección española: Argentina'78 y España'82. Tambièn estuvo en la Eurocopa de Italia de 1980.

Publicidad

Un traumático secuestro

El exfutbolista, nacido en Oviedo el 23 de septiembre de 1949, vivió su experiencia personal más dura en 1981. El 1 de marzo de 1981, después de jugar un Barcelona-Hércules, fue secuestrado cuando se disponía a ir al aeropuerto a recoger a su esposa. Durante muchos días su desaparición fue un misterio pues los secuestradores tardaron mucho tiempo en dar señales.

Finalmente, tras complicadas negociaciones y tremendas tensiones, pudo ser liberado el 25 de marzo de 1981, en Zaragoza, en un taller donde había permanecido todos los días que duró su secuestro. Quini perdonó a sus secuestradores y su actitud no fue bien vista por los directivos del Barcelona. El jugador renunció a la indemnización que debían pagar sus secuestradores.

Publicidad

Seis años después, el 21 de agosto de 1987 Quini colgó las botas durante el partido-homenaje que le tributaron el Sporting y el Real Madrid en el campo del Molinón.

Faceta de empresario

Además era empresario. Poseía un garaje a medias con sus hermanos, era delegado en Asturias, León y parte de Galicia de la firma coreana SsangYong", en sociedad con dos amigos. También lanzó al mercado, en colaboración con el extleta Mariano Haro, una línea de prendas deportivas llamada "Quini-Sport".

Quini recibió la Medalla de Oro al Mérito Deportivo, fue nombrado Hijo adoptivo de Gijón, le dedicaron una calle con su nombre, fue nombrado presidente del Patronato Deportivo Municipal de Gijón y poseía la Insignia de Oro y Brillantes del Sporting. 

El 7 de febrero de 2008 tuvo que ser operado de una afección cancerosa de la que logró recuperarse satisfactoriamente.

Publicidad

Publicidad