Cargando...

Secciones

Publicidad

Cristiano celebra su gol a la Juventus. REUTERS

Real Madrid-Juventus Cristiano rescata al Real Madrid de la UVI

Publicidad

El portugués marca de penalti en el último suspiro del descuento (1-3) y clasifica a los blancos para semifinales de la Champions haciendo buena la victoria de la ida (0-3)

Deportes

El Real Madrid hizo valer el resultado de la ida en Turín (0-3) para acceder a las octavas semifinales de la Liga de Campeones consecutivas, pese a perder este miércoles en el estadio Santiago Bernabéu por 1-3 ante una Juventus que rozó la machada tras una demostración de fuerza, equilibrio y contundencia, pero que acabó claudicando a un tanto de Cristiano Ronaldo desde el punto de penalti en el tiempo extra.

Publicidad

Los blancos rozaron el ridículo ante los 'bianconeri'. No tomaron nota del FC Barcelona y su debacle en Roma. En dos minutos ya habían recibido el primero y, desde ahí todo fue mal. El gen de Cristiano de superviviencia hizo despertar al Real Madrid de una noche negra. Una noche en la que los de Allegri demostraron el carácter suficiente para no rendirse y pelear el pase hasta el final. Y así fue, "dispuestos a sufrir", como avisó Gianluigi Buffon en la previa, fue como aguantaron hasta una decisión arbitral.

El árbitro señaló penalti sobre Lucas Vázquez y Cristiano abrochó el tanto de la tranquilidad. Un gol, que por el momento, ayuda a salvar una temporada que hubiese tenido su punta final este miércoles. Afortundamente para los intereses madridistas, accedieron a las semifinales, echando por tierra todo el trabajo 'bianconeri'.

La 'Vecchia Signora' se quitó los complejos de Cardiff y la ida y sometió al Real Madrid, salvo en fases finales cuando el empuje del público hizo que los blancos se fueran arriba. Un auténtico recital en casa del campeón, del Rey de Europa que puso, más que nunca, su trono en peligro hasta ese penalti. El penalti que trajo consigo el adiós, junto a una gran ovación, de Buffon tras ser expulsado en las protestas. El punto final a un partido en el que Zidane deberá tomar nota para el futuro.

Publicidad

El decálogo de la remontada estaba bien definido y estudiado por los de italianos. El primer mandamiento era encontrar un gol rápido. Y sin tiempo para asentarse ninguno de los dos equipos, lo encontraron. Mandzkic remató a placer un centro perfecto de Sami Khedira desde la derecha. Primer toque de atención para los de casa.

El tanto despertó al Bernabéu pero no a los blancos. Higuaín pudo hacer el segundo en dos ocasiones pero, primero, desaprovechó un mano a mano, y a continuación, un rebote. Segundo toque de atención que este sí revitalizó a los blancos, que comenzaron a estirarse por medio de Bale e Isco, que no acertaron en el área pequeña. De hecho, la aportación del malagueño no frenó ahí y poco después le anularon un gol por fuera de juego milimétrico.

Publicidad

Al final, el Real Madrid se concienció del partido y comenzó a monopolizar el juego, aunque los de Allegri creaban peligro cada vez que rondaban el área de Keylor Navas. Y así fue como los locales generaron la más clara. Un pase de Cristiano dejó solo a Isco ante Buffon, que desvió el remate a córner. Los blancos no acertaron y poco después lo pagaron.

Los de Zidane perdonaron y cuando mejor estaban, se llevaron un nuevo golpe. Y da la misma forma que el primero. Centro desde la derecha, esta vez de Lichtsteiner, que entró sustituyendo a De Sciglio, y remate del exdelantero del Atlético por encima de Carvajal, sorprendiendo a Navas, que rozó el balón.

Publicidad

El gol sentó como otro jarro de agua fría pero los de casa intentaron devolverla por medio de Varane, que estrelló en el larguero una falta botada por Toni Kroos. La tragedia se mascaba en el Bernabéu y la llegada del descanso fue la mejor noticia. El técnico tomó decisiones y dio entrada a Asensio y Lucas Vázquez por Bale y Casemiro.

Los cambios reactivaron al Real Madrid y la 'Juve' redujo la intensidad y poco se fue encerrando atrás. Y aunque las posesiones eran largas, los blancos generaban poco peligro hasta que Cristiano se puso el mono de trabajo y tuvo su primera ocasión que atrapó Buffon. Pero en la siguiente, Higuaín avisó para el tercero con un disparo lejano que desvió Keylor.

El 'Pipa' perdonó por enésima vez pero Matuidi no lo hizo. El francés aprovechó un error garrafal de Navas, que le escapó el balón, para hacer el tercero y dejar el feudo blanco en estado de 'shock'. Los de Zidane entraron en pánico y la 'Vecchia Signora' aprovechó ese estado de nervios para dar un paso al frente y asomarse por el área del 'tico' en busca de la estocada final. Pero el Real Madrid, más por el empuje del Bernabéu que por fútbol, se lanzó ariba y primero Isco y Chiellini en propia puerta estuvieron a punto del primero. El partido perdió en ritmo con los de casa en pánico y la Juventus, pensando ya en la prórroga. Y todo apuntaba a ese tiempo extra hasta que apareció Cristiano.

El portugués cedió el balón a Lucas Vázquez para que la empujase a placer. Benatia le empujó y el árbitro señaló el punto fatídico, desatando la ira de los 'bianconeri' que vieron como Buffon se iba expulsado. Cristiano no falló y sacó a los blancos de la UVI para meterlos en las octavas semifinales consecutivas y salvando una noche negra.

Publicidad

Publicidad