Cargando...

Secciones

Publicidad

El complejo Campus Palmas Altas, la sede de Abengoa en Sevilla. REUTERS/Marcelo del Pozo

Abengoa recibe dispensa de los acreedores tras el revés judicial sobre su deuda

Publicidad

El juez desestima la petición del grupo de ingeniería andaluz y rechaza aplicar plan de refinanciación a acreedores que impugnaron

Economía

La compañía de ingeniería Abengoa dijo el martes que recibió una dispensa de sus acreedores respecto a un eventual vencimiento anticipado de deuda a causa de un revés judicial sobre parte de la misma.

La sentencia judicial, en la que el juez decidió que los bonistas que impugnaron la reestructuración de la empresa recuperen su inversión, provocó el retraso de la publicación de las cuentas del grupo, que cifró en 72 millones de euros el valor de la deuda afectada por la reclamación judicial.

Publicidad

En un comunicado a la CNMV, el grupo reconoció el martes que los importes de deuda del procedimiento judicial superan los umbrales para "un eventual supuesto de vencimiento anticipado", aunque añadió que había recibido dispensas para evitarlo. "La sociedad ya había solicitado las correspondientes dispensas bajo los distintos instrumentos financieros, dispensas que ya se han obtenido a día de hoy, por lo que tales supuestos de vencimiento anticipado se tienen por no producidos", dijo el grupo en un comunicado al regulador.

En su comunicado a la CNMV, el grupo sevillano dice que el juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla ha desestimado su petición de complemento de la sentencia relativa a las impugnaciones y la concesión de las dispensas correspondientes, con lo que rechaza aplicar el plan de refinanciación a los acreedores que impugnaron.

El pasado mes de septiembre, el juez de lo Mercantil Número 2 de Sevilla acordó mantener la homologación del acuerdo de refinanciación de Abengoa con los efectos que esto conlleva, salvo para la práctica totalidad de los acreedores disidentes que no firmaron la homologación y que han impugnado. En la sentencia, el juez establecía que la mayoría de estos acreedores disidentes que impugnaron tienen derecho a cobrar "igual que antes de la homologación, sin que sean afectados por esta".

Publicidad

En concreto, la impugnación daba la razón a los bonistas, a los que Abengoa debería abonar íntegramente su inversión y los intereses de la misma.

La decisión judicial mantuvo vigente el acuerdo de homologación que refinanció una deuda declarada de más de 9.000 millones de euros de la compañía.

El auditor del grupo había incluido un párrafo de énfasis en su revisión limitada semestral, en el que señaló que la continuidad del grupo dependerá de su capacidad para ejecutar el plan de viabilidad acordado en la reestructuración de la deuda del grupo una vez considerados los "potenciales impactos de la sentencia".

Publicidad

Publicidad

Publicidad