Cargando...

Secciones

Publicidad

El logo de Gas Natural Fenosa en su sede de Barcelona. REUTERS/Gonzalo Fuentes

El beneficio de Gas Natural Fenosa baja casi un 15% hasta septiembre por la debilidad del negocio en España

Publicidad

La energética, que presentará nuevo plan estratégico en febrero, no contempla operaciones corporativas relevantes a corto plazo, aunque tampoco las descarta

Economía

Gas Natural Fenosa obtuvo un beneficio neto de 793 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa una caída del 14,7% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, informó la compañía.

Los resultados del grupo se vieron lastrados por el negocio de electricidad en España, cuya evolución se ha visto condicionada por los factores climatológicos, con una elevada contracción de la producción hidráulica, que cayó un 72,4%, por el impacto de los desastres naturales, principalmente en Chile y México, y por la desconsolidación de la distribuidora colombiana Electricaribe.

Publicidad

No obstante, la energética presidida por Isidro Fainé señaló que mantiene su previsión de beneficio neto anual de entre 1.300 y 1.400 millones de euros para este año, sujeto eso sí al calendario de cierre de la venta de operaciones en Italia que acordó el pasado mes de octubre con 2i Rete Gas y Edison por un importe total de 1.020 millones de euros, que le generará unas plusvalías netas de unos 190 millones de euros.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de Gas Natural Fenosa a cierre de septiembre se situó en los 3.140 millones de euros, lo que supone una caída del 12,3% con respecto al período enero-septiembre de 2016.

Los responsables de la energética participada por La Caixa, Repsol y GIP han cifrado entre 315 millones y 335 millones que el impacto en el resultado bruto de 2017 las "anormales" condiciones climáticas en España.

A 30 de septiembre, la deuda financiera neta del grupo alcanzaba los 15.723 millones de euros y situaba su ratio de endeudamiento en el 46,5%, ligeramente inferior al del 2016, que se situaba en el 46,9%. El 93,3% de esta deuda financiera neta tiene vencimiento igual o posterior al año 2019, y la vida media de la deuda neta se sitúa en 5,5 años.

Además, a principios de agosto, la compañía acordó la venta del 20% del negocio de distribución de gas en España a un consorcio formado por Allianz y CPPIB por 1.500 millones de euros, una operación que al tratarse de una transmisión sin pérdida de control, se mantiene su integración global en el consolidado, estimándose un impacto positivo en reservas por 1.040 millones de euros. Se espera que la transacción se complete antes del 31 de enero de 2018 una vez se obtengan las correspondientes autorizaciones.

Publicidad

Seguir ofreciendo un dividendo "atractivo"

El consejero delegado, Rafael Villaseca, en una conferencia con los analistas, ha señalado que las perspectivas para el año que viene son mejores y que quedarán reflejadas en el nuevo plan estratégico comprendido entre 2018 y 2020 que se presentará al mercado a finales de febrero.

Entre los pilares del nuevo plan figuran seguir ofreciendo un dividendo "atractivo" y continuar mejorando el perfil de deuda, mientras que operativamente las nuevas guías contemplarían una progresiva normalización de las condiciones de los negocios liberalizados de electricidad y gas, así como un creciente peso de la actividad en energías renovables. 

Publicidad

Villaseca, además, ha señalado que Gas Natural Fenosa no contempla a corto plazo "ninguna operación corporativa singular relevante", aunque tampoco descarta nada, para reiterar que será durante la presentación de su nuevo plan estratégico para el periodo 2018-2020 el próximo mes de febrero cuando aclarará su hoja de ruta.

En cualquier caso, la energética ha avanzado que lo que más les interesa actualmente es el crecimiento orgánico del negocio, y no la compra de grandes activos.

El pasado mes de julio saltaron los rumores acerca de una posible fusión entre Gas Natural Fenosa y Energías de Portugal (EDP), lo que daría lugar a uno de los gigantes energéticos europeos, si bien la española negó haber mantenido conversaciones formales con EDP para estudiar esta operación.

Publicidad

Publicidad

Publicidad