Cargando...

Secciones

Publicidad

Varios pensionistas en un parque. E.P.

OCDE advierte a España del impacto en las pensiones de su rápido envejecimiento

Publicidad

El organismo internacional calcula que en 2050 habrá habrá 76 mayores de 65 años por cada 100 personas en edad de trabajar, frente a las 30 en la actualidad

Economía

España registrará un elevado ritmo de envejecimiento de su población en los próximos años, una situación que podría desafiar la adecuación de los ingresos de sus futuros jubilados, según un informe presentado el martes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Publicidad

El estudio advierte de que los países de la OCDE deben seguir realizando reformas en sus sistemas de pensiones para mitigar el efecto del envejecimiento de la población, una creciente desigualdad entre los mayores y la naturaleza cambiante del mercado laboral.

Según las previsiones de la ONU, en España habrá 76 personas mayores de 65 años por cada 100 personas de entre 20 y 64 años en 2050, frente a las 30 en la actualidad, una tasa de dependencia sólo superada por Japón en la OCDE.

"El envejecimiento continuo ejerce presión sobre la sostenibilidad financiera y la adecuación de los ingresos de los sistemas de pensiones", dijo la OCDE en una nota específica sobre España.

La organización advirtió además de que la persistencia de un elevado nivel de paro en España tras la crisis económica estaba debilitando la acumulación de derechos de pensión para muchas personas en edad de trabajar, poniendo en riesgo sus ingresos cuando lleguen a la jubilación.

"Además, muchos trabajadores tienen contratos temporales (26 por ciento en 2016, el doble del promedio de la OCDE), lo que aumenta el riesgo de carreras interrumpidas", señaló el informe.

La OCDE destacó que el sistema de pensiones español ofrece una tasa de sustitución -pensión que se recibe como porcentaje del último salario-, relativamente alta para los trabajadores con una carrera completa, al situarse en el 82 por ciento, frente al 63 por ciento de media en la OCDE, incluso teniendo en cuenta la importante reforma de pensiones de 2013.

Publicidad

A pesar de las perspectivas de rápido envejecimiento, el informe señala que la edad efectiva de jubilación en España, que estaba aumentando antes de la crisis, se ha estancado en 62 años, muy por debajo del promedio de la OCDE de aproximadamente 65 años para hombres y 64 para mujeres, mientras que la esperanza de vida ha seguido aumentando significativamente.

Los expertos de la OCDE también subrayan que España es uno de los países de la organización con más desincentivos para poder combinar el trabajo y el cobro de una pensión y para prolongar la vida laboral después de la edad de jubilación. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad