Cargando...

Secciones

Publicidad

El logo de Gas Natural Fenosa en su sede en Madrid. E.P.

Gas Natural Fenosa gana 1.360 millones en 2017, un 1% más

Publicidad

La energética pone en venta sus negocios de distribución eléctrica en Moldavia y generación de electricidad en Kenia

Economía

Gas Natural Fenosa obtuvo un beneficio neto de 1.360 millones de euros en 2017, lo que supone un incremento del 1% respecto al año anterior, cifra que cumple con el objetivo previsto por la compañía en su plan estratégico.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 3.915 millones de euros, con un descenso del 16,1% respecto a 2016 por la sequía que lastró la generación eléctrica, la erosión en márgenes del negocio del gas y la desconsolidación de diversos activos (los negocios de distribución y comercialización de gas en Italia, distribución de gas en Colombia, distribución de electricidad en Moldavia y generación eléctrica en Kenia).

Publicidad

Además, la compañía energética, que este martes anunció el relevo en su cúpula directiva con el nombramiento de Francisco Reynés como nuevo presidente ejecutivo, sustituyendo en la presidencia a Isidro Fainé, y la salida de Rafael Villaseca como consejero delegado, ha lanzado un nuevo plan de eficiencias para el periodo 2018-2020, lo que ha supuesto unos costes de captura no recurrentes en 2017 de 110 millones de euros.

Sin considerar dicho efecto, así como el impacto de Electricaribe, filial en Colombia intervenida por el Gobierno del país, la disminución del Ebitda sería de 8,8%, según ha informado este miércoles la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Dicha disminución se concentra en el negocio de electricidad en España, cuya evolución se vio afectada por factores climatológicos, con una contracción de la producción hidráulica para Gas Natural Fenosa del 71,4%. El Ebitda de la actividad internacional representó un 48,5% del total, mientras que el 51,5% restante correspondió a las actividades en España.

Publicidad

Desinversiones por 2.741 millones

A lo largo del pasado ejercicio, la energética llevó a cabo una revisión estratégica de su cartera de negocios que supuso unas desinversiones con un precio de venta total de 2.741 millones de euros y unas plusvalías de más de 540 millones de euros a materializar entre diciembre de 2017 y el primer trimestre de 2018.

Entre estas ventas destacaron la de su negocio de distribución de gas en Italia, el acuerdo con Brookfield Infraestructura para hacerse con la participación del 59,1% en Gas Natural SA ESP o la compra de una participación del 20% en la sociedad titular de los activos de distribución de gas natural en España por Allianz Capital Partners (ACP) y Canada Pension Plan Investment Board (CPPIB).

Publicidad

Asimismo, la compañía indicó que, dentro de su estrategia de revisión y optimización de su cartera de negocios y de la revisión continua de sus actividades y geografías no estratégicas, ha decidido llevar a cabo unos procesos competitivos de venta para sus negocios de distribución eléctrica en Moldavia y generación de electricidad en Kenia.

En lo que respecta a las inversiones del grupo, ascendieron a 1.782 millones de euros en 2017, con una caída del 29,2% debido principalmente a que en 2016 se registró la contratación de dos nuevos buques metaneros en régimen de arrendamiento financiero y la adquisición de nuevos puntos de suministro del GLP.

Publicidad

Reynés viene a aportar "un cierto estilo personal"

Francisco Reynés, que la víspera fue nombrado presidente ejecutivo en sustitución de Isidro Fainé (presidente) y Rafael Villaseca (consejero delegado), explicó que quiere transformar la compañía y crear valor para el accionista, y aportar "un cierto estilo personal".

En su primera rueda de prensa al frente de la compañía para dar cuenta de los resultados del grupo correspondientes al ejercicio 2017, Reynés trasladó un mensaje de "confianza" en una empresa, que ya conoce de su anterior pasó como director general de Recursos en 2006, y ha apostado por "una transformación razonable".

El nuevo presidente ejecutivo de Gas Natural Fenosa, Francisco Reynés, en la presentación de resultados 2017.

Su primera decisión ha sido retrasar varios meses el nuevo plan estratégico (hasta el primer semestre frente a finales de febrero como se preveía) que coincidirá ahora con la junta general que previsiblemente le ratificará en el cargo. "Acabaremos de dar forma al plan estratégico durante las próximas semanas (...) he pedido a los inversores una cierta paciencia, lo presentaremos seguro en el primer semestre del año y haremos que coincida con la junta general que ya decidiremos cuándo", dijo Reynés en la presentación de resultados.

La llegada del ejecutivo, que salta desde Abertis en plena guerra de ofertas de Atlantia y Hochtief por la concesionaria de autopistas española, se produce en un momento de fuerte transformación en el sector de la energía europeo en general y en la firma gasista en particular.

Los analistas anticipan movimientos de concentración en el sector en Europa para afrontar la transformación tecnológica y la pujanza de las energías renovables mientras la empresa española deberá lidiar con un previsto cambio en su composición accionarial.

Tras la entrada del fondo GIP, que compró un 10% a Repsol y un 10% a CriteriaCaixa hace un año y medio, la petrolera española se encuentra negociando con otro fondo, CVC, para venderle su 20% restante. "Es un tema entre Repsol y CVC. Separaría dos aspectos, uno lo que quiere hacer Repsol, que es decisión suya, y otra lo que Gas Natural Fenosa proponga a sus accionistas, donde Repsol es uno de ellos, que lo verán y decidirán si les conviene o no", añadió al respecto.

Además, el reputado ejecutivo deberá lidiar con retos como la posibilidad de cambios regulatorios en el sector energético español o la persistente debilidad de los márgenes de gas que han llevado al grupo a dos años consecutivos con descensos en su beneficio operativo. "El plan estratégico obedece a una visión de la compañía que tendrá como principal objetivo la creación de valor: cualquier tipo de proyecto, cualquier tipo de inversión o desinversión será tenido en cuenta dentro de una ecuación de creación de valor", indicó Reynés.

Por otra parte, Reynés defendió la decisión del consejo de administración de la compañía de aunar en su figura todo el poder ejecutivo, a pesar de que los códigos de buen gobierno recomiendan el equilibrio con un presidente no ejecutivo y un consejero delegado.

Publicidad

Publicidad