Cargando...

Secciones

Publicidad

El logo de Abertis en su sede de Barcelona. REUTERS

ACS y Atlantia negocian repartirse Abertis para evitar una guerra de opas

Publicidad

Los dos grupos dicen que se tratan de conversaciones preliminares y que aún no hay un acuerdo. La ley no permite retirar una oferta una vez realizada

Economía

La constructora española ACS y la concesionaria italiana Atlantia han entrado en conversaciones preliminares sobre Abertis, dijeron ambos grupos a la CNMV, una operación que les permitiría repartirse los activos de la concesionaria y evitar entrar en una costosa guerra de ofertas que lastrara su capacidad financiera.

Publicidad

Según los hechos relevantes enviados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)  confirmando informaciones en medios españoles, ambos grupos están negociando entre ellos después de presentar sendas ofertas por la concesionaria española al regulador.

"Ante las noticias aparecidas en los medios de comunicación, el grupo ACS confirma que se encuentra en conversaciones con Atlantia sobre la opa de Abertis sin que hasta la fecha haya llegado a acuerdo alguno", dijo el grupo presidido por Florentino Pérez. Por su parte, Atlantia señaló que confirma la existencia de conversaciones "preliminares" con ACS aunque apuntó que por el momento no existe "acuerdo alguno".

La oferta de Atlantia, que valora Abertis en unos 16.500 millones de euros, está ya aprobada por la CNMV mientras que la de ACS, ejecutada a través de su filial alemana Hochtief, valora la concesionaria española en unos 18.000 millones de euros y está pendiente del visto bueno del regulador. Ambas ofertas tienen un componente en efectivo y otro en acciones.

Publicidad

El principal accionista de Abertis es Criteria, el hólding de participaciones del grupo Caixa, con algo más de un 22% del capital. El diario Expansión dijo que Caixa participaba en las conversaciones entre ACS y Atlantia, aunque una fuente oficial de la compañía negó este extremo y dijo que ni les constaban las conversaciones ni participaban en ellas.

La operación corporativa sobre Abertis ha adquirido un marcado acento político después de que los ministerios de Fomento y de Energía solicitaran sendos permisos a los compradores al considerar estratégicos algunos de los activos de la concesionaria española, como Hispasat.

Publicidad

Margen en la ley de opas

La ley de opas deja cierto margen a los oferentes para retirar las ofertas sus ofertas, aunque siempre tendría que mantenerse la mejor de ellas. En este caso, ACS y Atlantia deberían llegar a un acuerdo privado para repartirse posteriormente los activos de la compañía. La constructora no puede retirar su oferta y Atlantia sólo podría hacerlo después de que se apruebe la de Hochtief, según consta en la ley de opas española.

Abertis tiene 8.600 km de autopistas en España, Francia, Italia, India, Brasil, Chile, Argentina y Puerto Rico

También podría darse el caso de que uno de los dos retirase su oferta y se adheriera a la del contrario o formularan una tercera oferta conjunta, que siempre tendría que estar por encima del precio ofrecido por Hochtief.

"Veremos cuál es la decisión final que se toma, sabiendo que la ley de OPAs no permite retirar una oferta una vez realizada, por lo que el suelo en la cotización de Abertis, en principio lo marca la oferta de Hochtief de 18,35 euros por acción", dijo Renta4 en una nota a clientes.

Publicidad

Otro de los interrogantes que se abre sería el eventual reparto de los activos de Abertis. El grupo de concesiones explota 8.600 kilómetros de autopistas en España, Francia, Italia, India, Brasil, Chile, Argentina y Puerto Rico, además de tener participaciones significativas en compañías como la operadora de telecomunicaciones Cellnex o el operador de satélites Hispasat. La mayoría de las concesiones españolas vencen a corto plazo sin que el Gobierno español haya dado señales de que iba a relicitarlas para que las autopistas pudieran seguir bajo explotación privada. 

Según una fuente conocedora de las negociaciones, ACS se quedaría con los activos españoles y algunos latinoamericanos, mientras que Atlantia estaría interesada en los activos italianos, franceses y también en parte de Latinoamérica.

El reparto de activo supondría reeditar la fórmula que supuso la constitución de la propia Abertis hace 16 años, cuando en 2002, Aurea, filial de concesiones de autopistas de Dragados, y Accesa, firma también de vías de pago controlada por La Caixa' solventaron la pugna de opas que tenían por Iberpistas acordando la integración de las tres firmas, una fusión que dio lugar a Abertis.

En la historia empresarial española reciente existe otro caso de acuerdo en plena liza de opas, la que se libró en 2007 por Endesa entre Acciona y Enel por un lado y E.ON por el otro.

Casi un año de puja

La pugna por hacerse con Abertis comenzó a mediados de abril, cuando Atlantia expresó su interés por explorar una posible operación corporativa con la concesionaria. Tras un mes de especulaciones sobre cómo se materializaría la unión, Atlantia anunció el 15 de mayo el lanzamiento de una opa "amistosa" sobre el cien por cien de Abertis a un precio de 16,5 euros por acción, pagadero en parte con acciones, que supone valorar a la concesionaria en 16.341 millones.

El 18 de octubre, ACS presentó su opa a través de Hochtief a razón de 18,76 euros por acción, precio superior en un 17 % al puesto sobre la mesa por los italianos y que supone valorar Abertis en 18.580 millones. Posteriormente rebajó su precio en 40 céntimos, hasta 18,36 euros, para descontar el dividendo que pagará la concesionaria.

Atlantia pretende conformar una de las primeras empresas del mundo de autopistas, y mantener la actual Abertis como cabecera de su negocio en España y Latinoamérica. De su lado, ACS busca integrar Hochtief y Abertis en una compañía de construcción y gestión de grandes infraestructuras con el fin lograr caja con la explotación de activos que posteriormente invertir en conseguir nuevos proyectos de construcción.

La opa lanzada por Hochtief aún está pendiente de aprobación por parte de la CNMV que, por contra, ya había dado luz verde a la de Atlantia a comienzos de octubre. Una vez autorice la CNMV la opa de Hochtief, los accionistas de Abertis dispondrán de 30 días para decidir qué oferta aceptan.

Durante ese plazo, tanto Hochtief como Atlantia podrán mejorar su oferta tantas veces quieran y deberán volver a solicitar autorización.

Cinco días antes de que acabe el periodo de aceptación, que será fijado por la CNMV, ambas compañías podrán presentar su oferta final en "sobre cerrado" o medio equivalente. Atlantia, por ser el primer oferente y siempre que no haya desistido, tendrá la última palabra.

Publicidad

Publicidad