Cargando...

Secciones

Publicidad

El palacete de Pedralbes mientras era propiedad de los duques de Palma

Un magnate de origen árabe y conocido del rey Juan Carlos compra el palacete de Pedralbes

Publicidad

La que fuera casa de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, localizada en una de las zonas más exclusivas de Barcelona, es ahora propiedad de un empresario de origen árabe cuyo abuelo compitió con don Juan Carlos por contratos en Arabia Saudí.

Economía

Un magnate hotelero de origen árabe es el nuevo titular del palacete de Pedralbes, la que fue casa de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. La unifamiliar de 622 metros cuadrados edificados y el terreno de 2.145, ya tiene nuevo dueño y se trata de Laith Pharaon.

Publicidad

Según informa Vanitatis y así consta en el Registro de la Propiedad número 8 de Barcelona, Pharaon es el nuevo dueño de la construcción localizada en una de las zonas más exclusivas de la capital catalana. El magnate ha pedido una hipoteca de 4,6 millones de euros.

Pharaon es un empresario de origen árabe nacido en Londres en 1968, hijo de Gaith Pharaon, polémico magnate árabe perseguido incluso por el FBI. Pharaon padre es a su vez hijo de Rashid Pharaon, médico del viejo rey Abdulaziz de Arabia Saudí, y por tanto con un papel prestigioso dentro de la alta sociedad árabe.

Pues bien, Pharaon abuelo conoce de cerca a Juan Carlos I dado que supuestamente el rey emérito intervino para tener un papel importante como mediador y lograr contratos del Gobierno saudí con empresas españolas. Así lo cuenta la periodista Ana Romero en su libro 'Final de partida' (La Esfera, 2015). 

Publicidad

Pharaon hijo es, por tanto, conocido por don Juan Carlos. Actualmente tiene varias sociedades mercantiles que operan en Barcelona. Y todas son solventes. En España, la empresa regenta el Soho House situado en la Plaça del Duc de Medinaceli y uno de los locales más exclusivos de la ciudad condal.

La polémica historia del palacete de Pedralbes

El número 11 de Elisenda Pinos fue habitado por los duques de Palma hasta agosto de 2013, cuando abandonaron España rumbo a Suiza. Desde entonces, la casa fue propiedad de una sociedad luxemburguesa, Southbury Holding SARL, con opacas raíces en Liechtenstein. 

Publicidad

En su día, Southbury Holding SARL pagó 6,9 millones de euros por este polémico inmueble, un 30% menos del precio original. Y es que en 2013 la propiedad llegó a estar en un portal inmobiliario ruso por valor de 9,8 millones de euros. 

En su momento, el juez instructor del caso Nóos llegó a embargar la propiedad, para satisfacer la responsabilidad civil de Urdangarin. En aquel momento, se le exigían al duque de Palma unos 8,2 millones.  

La casa se encuentra, actualmente, en obras. El nuevo dueño inició en febrero de 2015 una reforma de resultados notables. La casa ha cambiado casi en su totalidad, según imágenes que difunde Vanitatis. Han derruido todo el interior de la vivienda y han reformado las paredes de la fachada.

Publicidad

Publicidad

Publicidad