Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, flanqueado por Demetrio Carceller y José Moreno Carretero. E.P.

Sacyr afronta el enfrentamiento de sus dos primeros accionistas

Publicidad

Moreno Carretero y Demetrio Carceller abren la batalla por el reparto de poder en la constructora ante su junta del próximo mes de junio

Economía

Sacyr afronta el enfrentamiento de dos de sus primeros accionistas, Demetrio Carceller y José Moreno Carretero, respecto al reparto de poder en el consejo de la compañía, una situación que se saldará en la próxima junta de accionistas del grupo, convocada para el próximo 7 de junio.

Publicidad

El empresario José Moreno Carretero ha solicitado añadir un nuevo punto del orden del día a dicha asamblea de Sacyr. Su objetivo es cambiar media docena de artículos de los estatutos de la constructora con el fin de optimizar su buen gobierno, según  fuentes del sector.

Moreno Carretero realiza esta petición después de no ver atendida su petición de tener un segundo sillón en el consejo de Sacyr en la reciente remodelación de este órgano de gestión que la empresa acometió hace unas semanas y que se aprobará en la junta.

Este empresario y Sacyr discrepan de la participación que este socio tiene en la compañía. La constructora sólo le reconoce el porcentaje del 5,5% que tiene de forma directa. No obstante, Moreno Carretero sumaría un 16,1% de Sacyr y se erigiría como su primer accionista en caso de ejecutar la participación indirecta que tiene en el grupo a través de derivados y otros instrumentos financieros.

Publicidad

Moreno Carretero pide cambiar los estatutos y Demetrio Carceller busca contrarrestarle elevando su participación

De su lado, Demetrio Carceller, actual primer accionista del grupo, con un porcentaje total del 14,23% al sumar la participación sindicada del grupo canario Satocán, ha informado al consejo de Sacyr de su intención de comprar acciones del grupo equivalentes a un 5,5% adicional de su capital social.

Con la toma de este porcentaje, con el que alcanzaría el 20% del grupo, Carceller estaría buscando contrarrestar la intención de Moreno Carretero de lograr más peso en el consejo de Sacyr, según detallaron las mismas fuentes.

De esta forma, dos de los primeros socios de la compañía abren una guerra abierta por el control del poder en el consejo apenas días después de que Sacyr lo remodelara, precisamente con el fin de adaptarlo a la composición del accionariado y mejorar el buen gobierno. No obstante, en el marco de esta reestructuración, el grupo no dio a Moreno Carretero el segundo puesto que pedía en el consejo.

Publicidad

La constructora optó por equilibrar el peso de los accionistas a la baja, esto es, redujo la presencia de otros tres socios y la sustituyó por tres consejeros independientes.

Estos cambios, con los que el presidente de la compañía, Manuel Manrique, el expresidente y cofundador José Manuel Loureda y el propio Demetrio Carceller cedieron un puesto cada uno en el consejo, están precisamente pendiente de ratificación en la junta.

Se da también la circunstancia de que en el orden del día ya publicado de la junta ya figura la propuesta de realizar cambios en los estatutos del grupo, si bien son para suprimir la edad máxima de 65 años para ser primer ejecutivo de la compañía, una modificación que permitirá a Manuel Manrique continuar en el puesto de presidente ejecutivo toda vez que cumple esa edad el próximo año.

Publicidad

Además de Carceller y Moreno Carretero, el resto de socios de referencia de Sacyr son Loureda, con una participación del 7,8%, el Grupo Fuertes, con un 6,2% y el presidente de la compañía, con un 1,5%.

La batalla por el reparto de poder en el consejo de Sacyr estalla finalmente un año después de que Moreno Carretero pidiera más participación y mientras la compañía presume de reportar "sólidos" resultados que le permiten anunciar la "restauración del pago de dividendo recurrente".

Publicidad

Publicidad