Cargando...

Secciones

Publicidad

La crisis y el rescate han modificado el negocio bancario en España. / Europa Press

Unión Europea La banca española remunera el ahorro hasta seis veces menos que la europea

Publicidad

Las entidades financieras locales llegan a cobrar a los clientes casi el doble de intereses que las comunitarias por el dinero que prestan a través de créditos.

Economía

La banca española se ha puesto cicatera frente a sus competidores europeos tras el rescate y la reestructuración de los últimos años: llega a remunerar el ahorro de sus clientes hasta seis veces menos que las entidades financieras comunitarias y a cobrarles hasta el doble de intereses por el dinero que les presta, según los datos del Banco de España.

Publicidad

Según la Tabla de Tipos de Interés, los bancos españoles ofrecen un interés medio anual del 0,06% por los depósitos a plazo de hasta un año y un 0,17% por los que superan los dos años, lo que supone seis y más de cuatro veces menos que las medias europeas, que se sitúan, respectivamente, en el 0,36% y el 0,67%.

En la práctica, un depósito de 10.000 euros renta en una entidad financiera española entre seis y diecisiete euros, en función del plazo, mientras ese mismo ahorro generaría en Europa entre 36 y 67, una diferencia escasa desde el punto de vista cuantitativo (de 30 a 50 euros) pero abismal al mismo tiempo en lo cualitativo (entre el 600% y el 394%).

La remuneración del dinero depositado en cuentas corrientes y libretas es la misma en España y la UE

Los primeros tienden a la baja este año, en el que han perdido una centésima, mientras los segundos han llegado a ganar siete, principalmente por la necesidad de captar ahorros que tienen los bancos ante el cambio de política del Banco Central Europeo, que ha anunciado una restricción de las inyecciones de dinero tanto el sistema financiero como a las administraciones.

Publicidad

Por el contrario, no hay diferencias en la remuneración del dinero depositado en las cuentas corrientes y las libretas, con intereses de 0,04% al año (cuatro euros por cada 10.000), tanto en España como en la UE.

80 euros más al año en los intereses de las hipotecas

Con las condiciones de los préstamos ocurre lo contrario, ya que los intereses en España están cerca de duplicar los europeos en algunos casos. O lo mismo, según se mire, ya que la banca local aplica condiciones más ventajosas para su negocio que la comunitaria, en un comportamiento asimétrico al de los depósitos, con los que utiliza la menos gravosa para la entidad.

La tasa media ponderada española de los créditos al consumo se sitúa en el 8,57% frente al 6,05% en la UE

La tasa media ponderada española de los créditos al consumo se sitúa en el 8,57% por un 6,05% en la UE, lo que significa que por cada 10.000 euros el banco le cobra aquí al cliente 857 euros al año frente a los 605 de Europa. La horquilla está cerca de duplicarse tanto en los préstamos de consumo de hasta cinco años de duración (8,30% por 4,80%) como en los que superan ese plazo (4,32% por 2,36%).

Publicidad

Esas diferencias de 252, 350 y 196 euros al año por el dinero prestado en función de si el crédito se formaliza en España o en Europa multiplican por entre cuatro y casi doce el rendimiento que la banca obtiene por los créditos y el que le cuesta remunerar los depósitos.

El desfase entre el rendimiento y el coste del dinero en esos dos ámbitos geográficos es mucho más reducido en el caso de las hipotecas, en el que 2,26% de la media española dista sólo once centésimas del 2,15% comunitario, aunque la horquilla se va abriendo por el mayor encarecimiento de los créditos avalados por inmuebles: ocho centésimas por una en dos meses, lo que supone un encarecimiento de 80 euros anuales frente a diez.

Publicidad

Más ingresos con menos créditos

Las condiciones de financiación más restrictivas anunciadas por el BCE no son el único motivo para que se den esas diferencias en el tratamiento del ahorro y el crédito. Otra de ellas se encuentra en el cambio del modelo de negocio de la banca tras la crisis y el rescate, en el que se dan por perdidos 42.590 millones de dinero público del total de 350.000 que han llegado a ser movilizados desde 2008.

El cobro de las comisiones por servicios financieros supera los 180.000 millones desde 2010

Por una parte, los depósitos de los clientes han experimentado un desplome de más de 80.000 millones, al pasar en cinco años de 1,29 a 1,21 billones entre bancos y cajas, mientras el mercado del crédito pasaba de 1,61 a 1,17, una caída de 27,2 puntos porcentuales para un sector que al mismo tiempo ha tenido que elevar las cantidades consignadas como provisiones.

Sin embargo, los elevados tipos han posibilitado que el margen que dejan los intereses pasara, en el caso de los bancos, de 30.146 millones de euros a 59.009 entre 2012 y 2017, según los datos de Aebanca, la patronal del sector.

A ese rendimiento se le suma el que genera el cobro de las comisiones por servicios financieros, cuya recaudación supera los 180.000 millones desde 2010 en todo el sector financiero y alcanza ya un montante cercano a los 29.000 anuales. El peso de este último epígrafe en los ingresos comerciales de los bancos ha pasado del 17,7% al 21,2% en ese periodo.

Publicidad

Publicidad