Cargando...

Secciones

Publicidad

Los Bomberos trasladan bombonas de butano de la casa donde se produjo la explosión en Alcanar (Tarragona). EFE/Jaume Sellart

Atentados en Catalunya El imán de Ripoll, clave en la investigación sobre los atentados en Catalunya

Publicidad

Los Mossos continúan buscando al joven Youness Abouyaaqoub, en paradero desconocido y considerado el autor del atropello masivo en las Ramblas. Mientras, buscan al imán de Ripoll, considerado el líder de la célula terrorista. Se cree que pudo haber muerto en la explosión de la casa de Alcanar, donde se ha encontrado material explosivo y más de cien bombonas de butano.

España

La investigación sobre el doble atentado terrorista del pasado jueves en Barcelona y Cambrils (Tarragona) va arrojando nueva incógnitas a medida que avanza. Según los Mossos d'Esquadra, la célula yihadista que planeó los atentados estaría compuesta por 12 personas de las que cinco han muerto abatidas por los Mossos en Cambrils. Otro integrante habría muerto en la explosión del chalet de Alcanar, considerada la base de operacionales de la joven célula, que tras la explosión de la casa en la que supuestamente preparaban explosivos para un atentado de mayor envergadura, optaron por las dos acciones terroristas que han causado 14 muertos y más de cien heridos.

Publicidad

Los Mossos d'Esquadra siguen buscando a Youness Abouyaaqoub, del que se sabe que con su tarjeta de crédito se alquilaron las tres furgonetas implicadas en los atentados: la que se usó en las Ramblas y las que aparecieron en Cambrils y Vic. Según nuevas hipótesis de la investigación, Abouyaaqoub sería el conductor de la furgoneta que arrolló a la multitud en Barcelona.

Al mismo tiempo, los Mossos buscan tres turismos relacionados con los atentados, según han informado este sábado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista. Los vehículos son un Seat Ibiza de color gris del año 2002; un Volkswagen Touran de diciembre del 2005; y un Renault Clio con matrícula francesa.

El imán de Ripoll, clave en la investigación

A lo largo de este sábado ha cobrado gran relevancia la figura de Abdelbaki Es Satty, imán de la localidad de Ripoll (Girona), donde residían varios de los detenidos y de los abatidos por los Mossos. Este sábado se ha registrado su domicilio y se cree que actuó como líder del grupo de terroristas.

Publicidad

El imán mantuvo contacto con algunos de los detenidos tras el 11-M, según 'El País'

Los investigadores han obtenido en su casa muestras de ADN para cotejarlo con los nuevos restos biológicos hallados en la casa de Alcanar, ya que se cree que podría haber fallecido en la deflagración que frustró los planes iniciales de la célula.

El imán, de 45 años, está considerado un salafista radical. Salió de la cárcel de Castellón el 5 de enero de 2012, según han informado fuentes de la lucha antiterrorista, que precisaron que ingresó en prisión por infracción de la ley de Extranjería. Sin embargo, según fuentes de la investigación consultadas posteriormente, cumplió cuatro años en la cárcel de Castellón por tráfico de hachís. Estas fuentes han precisado que fue condenado a cuatro años de cárcel en 2010 y que cumplió condena en 2014, fecha en la que fue puesto en libertad. Al parecer, fue sorprendido en 2010 en un ferri entre Ceuta y Algeciras con un cargamento de hachís, que finalizó con su condena por tráfico de drogas.

Publicidad

No obstante, según informaciones del diario El País, Abdelbaki Es Satty mantuvo contacto con algunos de los terroristas detenidos tras el atentado en los trenes de Atocha el 11-M de 2004. Según informa ABC, el imán vivía en una habitación alquilada en el piso registrado y el pasado martes había anunciado que se iba de vacaciones a Marruecos. Los Mossos continúan buscando a esta personas y, según revela El País, también busca a una 13º persona relacionada con los atentados: Youssef Aalla, hermano de uno de los terroristas fallecidos en Cambrils.

'La madre de satán'

La tesis policial, según reveló el director de los Mossos d'Esquadra, es que los terroristas usaron vehículos para arrollar peatones después de que se frustrara su plan de transportar a puntos con gran afluencia de público varias furgonetas ─se baraja que tres─ cargadas con bombonas de butano y triperóxido de acetona (TATP). La Policía catalana analiza el hallazgo de esta segunda sustancia entre los escombros de la casa de Alcanar.

Publicidad

El TATP, también conocido como 'madre de satán', es usado por los yihadistas como iniciador para provocar una explosión de grandes dimensiones al entrar en contacto con material altamente inflamable como bombonas de gas butano, como las más de ciene que se hallaron en este chalet. Se trata de un precursor muy básico que se puede adquirir en una droguería o tienda especializada y su uso muy extendido entre los yihadistas.

"Si se manipula para conseguir mucha concentración, con este tipo de precursor se consigue que el fuego posterior genere más energía calorífica y sea más sostenible en el tiempo", ha explicado un mando policial.

El rastro de este explosivo ha sido hallado tras varios de los atentados que han sacudido Europa en los últimos años, entre otros en Bruselas, la sala Bataclán de París, Mánchester o, más recientemente, en un operativo antiterrorista en Marsella en abril en el marco de la campaña de las últimas elecciones presidenciales en Francia.

La investigación de los Mossos apunta a que los yihadistas desencadenaron la explosión accidentalmente en la noche del miércoles en la casa de Alcanar (luego hubo otra en las labores de desescombro) cuando manipulaban los explosivos buscando "una acumulación de gas", según el director de la Policía catalana, lo que provocó la muerte de una persona e hirió a otras siete. Se están analizando restos biológicos por si se corresponde a un segundo fallecido.

Publicidad

Publicidad