Cargando...

Secciones

Publicidad

El conseller de Interior, Joaquim Forn, en el centro, junto a Ada Colau y el Delegado del Gobierno en Catalunya durante una rueda de prensa el pasado 23 de agosto. | EFE

Atentados de Barcelona El conseller de Interior catalán niega que les avisaran sobre el imán de Ripoll y denuncia que se busca "ensuciar" a los Mossos

Publicidad

Joaquim Forn insiste en que la petición de información por parte de la policía belga fue "absolutamente informal". "Si hubiese sido formal, el contacto no habría podido ser directo, porque no podemos, se tendría que haber hecho a través del Ministerio", alega

España

El conseller de Interior, Joaquim Forn, ha negado este jueves que la policía belga les alertara sobre el imán de Ripoll (Girona) Abdelbaki es Satty, ya que únicamente se limitaron a pedirles información de forma informal, y ha denunciado que se pretenda "ensuciar" la labor de los Mossos d'Esquadra.

Publicidad

En rueda de prensa en Cambrils (Tarragona), una de las localidades golpeadas por los atentados terroristas en Catalunya, Forn ha negado que los Mossos hayan cometido un "fallo" en su contacto informal con la policía de Vilvoorde (Bélgica), que se limitó, según ha precisado, a pedirles información sobre el imán a través de un canal "informal".

El conseller se ha mostrado muy molesto y preocupado por el hecho de que, en un momento en el que el autodenominado Estado Islámico ha amenazado por vídeo a España, tras los atentados de la semana pasada, la "preocupación" de algunos medios sea ahora, a su juicio, "ensuciar" y "desacreditar" la labor de los Mossos.

Forn ha insistido en subrayar que la petición de información por parte de la policía belga fue "absolutamente informal". "Si hubiese sido formal, el contacto no habría podido ser directo, porque no podemos, se tendría que haber hecho a través del Ministerio", ha alegado.

Publicidad

El conseller ha remarcado que la policía belga no les advirtió sobre el "estado" del imán, ya que, según su versión, únicamente les requirió información sobre Abdelbaki es Satty, de quien no constaban datos en los ficheros de los Mossos.

El conseller ha lamentado que, a su juicio, algunos medios estén intentando "poner en duda o incluso en algunas ocasiones ensuciar" la labor realizada por los Mossos, que cuenta, a su entender, con un "gran reconocimiento" social tras los atentados de la semana pasada.

Publicidad

"Parece que algunos medios la única cosa que les ha importado desde el primer momento es desacreditar esta labor", ha indicado Forn, que ha remarcado que la ciudadanía pide a los Mossos que continúen trabajando e investigando para poder llevar a cabo la labor que ha permitido "desarticular" a la célula que operaba en Catalunya.

El conseller ha reivindicado la necesidad de que los Mossos d'Esquadra puedan tener una presencia directa en los foros de inteligencia policial europea, como Europol, para disponer de "más herramientas" para poder investigar.

Publicidad

Correo electrónico desde Vilvoorde

Según han confirmado a Efe fuentes de Interior, un agente de la policía de Vilvoorde remitió en marzo de 2016 un correo electrónico a un mando de la comisaría general de información de los Mossos d'Esquadra con quien había coincidido en unas jornadas hace unos dos años, preguntándole si tenían datos sobre el imán, que quería pedir trabajo en esa localidad belga.

El jefe de la Unidad de Análisis Estratégicos de los Mossos d'Esquadra efectuó una búsqueda en la base de datos de la policía catalana, en la que no constaba ningún dato sobre el imán, supuesto cerebro de la célula que la semana pasada atentó en la Rambla de Barcelona y en Cambrils (Barcelona).

Por este motivo, en su respuesta a la policía de Vilvoorde, que Interior sostiene que no se llevó a cabo a través de ningún canal oficial, el mando de información de los Mossos especificó que no les constaba nada de El Satty en su base de datos.

No obstante, en el correo electrónico de respuesta, el mosso sí detalló que había una persona con el mismo apellido que el imán, Mustafa es Satty, que había sido investigado en 2006 en una operación contra el yihadismo en 2006 en una mezquita de Vilanova i la Geltrú (Barcelona).

Publicidad

Publicidad