Cargando...

Secciones

Publicidad

Una casa de Penelles decorada amb un grafiti. FOTO: Annadosenes

Penelles, epicentro de los grafitis en Catalunya

Publicidad

Desde 2015 se celebra en este pueblo de 500 habitantes un festival en el que los vecinos dejan las paredes de sus casas a artistas del arte urbano. Se ha convertido en el municipio con más grafitis del estado con un grafiti por cada 10 habitantes.

España

Penelles no es un pueblo que quede junto a la carretera y que se vea sólo al salir de la autovía que comunica Poniendo con Barcelona. Quien quiere ir a Penelles se lo tiene que trabajar. Eso sí, el impacto que provoca al visitante al primer vistazo es irrepetible. Nadie puede pensar que en medio de la Noguera, el Urgell y el Pla d'Urgell haya un reducto rural que se ha convertido en el municipio con más grafitis del Estado. Haciendo un cálculo aproximado, hay un grafiti por cada 10 habitantes, una proporción que pocos pueblos pueden presumir de tener.

Publicidad

Penelles ha conseguido unir en una pequeña villa arte rural y modernidad y lo ha hecho a través de la celebración de un festival llamado Gar Gar, que nació hace exactamente unos tres años. La premisa de sus organizadores era clara y concisa: “Queremos acercar un tipo de arte que normalmente se encuentra en las ciudades a las zonas más rurales y de este modo dinamizar la economía de nuestro pequeño municipio”, explica la Mar López-Pinto, una de las responsables de la idea.

“El origen de todo viene de la necesidad de promover el turismo en nuestro pueblo y sus negocios, puesto que somos una villa con pocos atractivos turísticos. Nosotros nos dedicamos al diseño gráfico y el mundo museístico e ideamos este proyecto para poder ayudar. Era como presentar un museo en la calle”, recuerda la Mar.

"Ideamos este proyecto para poder ayudar. Era como presentar un museo en la calle"

Con todo, el primer año fue difícil, según los organizadores porque “nos costó mucho encontrar paredes para pintar. Había una cierta reticencia por parte de los aldeanos de toda la vida y mucha gente no las tenía todas”. Pero después de mucho insistir, explicar el proyecto tantas veces como hiciera falta y creer en él, se llegaron a engalanar 25 muros de Penelles. Esta edición 2017 todo fue más fácil y se apostó por la internacionalización del certamen optando por el mismo porcentaje de artistas europeos, españoles y catalanes.

Publicidad

Además, una de las condiciones que impone el festival a los participantes es que sus creaciones retraten el entorno rural. “Los recomendamos que no toquen temáticas políticas ni religiosos, y que más bien se centren en nuestra realidad. Tenemos que pensar que son obras que tienen que ser para todos los públicos”, subraya la directora del Gar Gar Festival.

Peregrinaje a la meca del arte rural

"Una de las condiciones del festival es que los participantes retraten el entorno rural"

Y sí que han conseguido muchos de los hitos que se marcaron en un buen comienzo a la hora de promover el municipio, por ejemplo.

“Cada semana tenemos un goteo de turistas y amantes del arte mural que llegan a Penelles buscando ver muchos de los 52 grafitis que hay repartidos por todo el pueblo”, explica la Mar. El que ha conseguido el festival es que las obras que promueve se mantengan y no caduquen a las paredes de las casas de Penelles.

Publicidad

Además, los vecinos del término aprovechan para hacer de guías turísticos improvisados a los visitantes que llegan de todo Catalunya, sobre todo de las comarcas de Barcelona. “El proyecto sólo tiene sentido si puede beneficiar a comercios y empresas del pueblo y así también permite arraigar entre los jóvenes del término”, explica Eloi Bergós, alcalde de Penelles. 

Una casa de Penelles decorada amb un grafiti. FOTO: Annadosenes

Lo que tienen claro desde los equipamientos municipales es que quieren un turismo organizado. ¿Qué significa? “Pues tenemos que gestionar bien la llegada de turistas a la población para sea un goteo constante y no una masificación temporal. También buscamos un turismo familiar porque se alimenta todo el territorio puesto que estamos rodeados de casas rurales”, asegura la directora del Gar Gar. 

Publicidad

Hacia dónde va el Gar Gar Festival

Pues Penelles bien es cierto que tiene todavía muchos muros que pueden servir de base para los artistas del grafiti, pero desde la organización se quiere hacer una apuesta por primar la calidad a la cantidad. “Sí que tenemos muros, pero también es cierto que nuestra idea es que el mural es un arte efímero y que pasados unos años se tiene que poder repintar o cambiar” matiza la Mar. Ahora mismo todavía hace poco tiempo que se han realizado los primeros, pero ya se han detectado humedades en algunos muros y deterioro en otros. “Nuestra idea era embellecer el pueblo, puesto que teníamos mucha pared de ladrillo y granjas y ya lo hemos conseguido”.

“Nuestra idea era embellecer el pueblo y lo hemos conseguido”

La semana pasada visitaron y dejaron su huella en el pueblo una pareja de grafiteros de primera línea provenientes de Marsella y Nueva York. “Salió la oportunidad y no la quisimos dejar escapar. Es una acción puntual pero nuestra idea de continuidad del festival durante el año va por otro camino”, sentencia la directora del certamen.

Mur de Penelles decorat amb un grafiti. FOTO: Annadosenes

Hay un proyecto más allá de los días que dura el Gar Gar que aprovecharía espacios municipales que ocuparían artistas invitados. “Es un proyecto que se podría presentar al mes de septiembre y en el cual todavía estamos trabajando”, asegura la Mar López-Pinto. “Lo que teníamos muy claro es que queríamos despertar el pueblo artísticamente porque para nosotros el arte es felicidad y hemos descubierto que para nuestros aldeanos también lo es”.

Publicidad

Publicidad