Cargando...

Secciones

Publicidad

Varias personas entre la nieve en una calle de Teruel. EFE/ Antonio Garcia

El tiempo La nieve se intensifica, complica el tráfico y afecta a centros educativos

Publicidad

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había decretado para este viernes alerta naranja en Asturias, Cantabria, País Vasco, Castilla y León, Navarra y La Rioja por nieve y por altas temperaturas.

España

Las intensas nevadas que afectan a la mitad norte peninsular y mantienen en alerta a doce comunidades autónomas se han extendido este viernes a más provincias, con restricciones de tráfico en varias carreteras de la vía principal y la suspensión de clases y de actividades deportivas escolares.

Publicidad

En Castilla y León, la nieve ha impedido acudir a la escuela a cerca de 200 alumnos de distintas poblaciones de Palencia, Burgos, León y Soria, que han necesitado autobuses para trasladarse a los centros.

Por su parte, la Universidad guipuzcoana de Mondragón ha decidido cerrar las aulas en los campus de Oñati, Eskoriatza, Aretxabaleta y Arrasate, ante el riesgo de nevadas a una cota de 100 metros y acumulaciones superiores a 15 centímetros.

La Diputación Foral de Álava ha suspendido toda la actividad deportiva escolar prevista para mañana, sábado, ante las nevadas de hasta 20 centímetros de espesor que se esperan en cualquier cota, y Protección Civil ha pedido a los excursionistas que extremen las precauciones en las actividades de montaña durante todo el fin de semana.

En cuanto a las carreteras, la provincia de Burgos es la más afectada, con algunos tramos de la red principal cortados al tráfico, en concreto la N-627 y la N-232, obligatorio el uso de cadenas en la AP-1, entre Grisaleda y Pancorbo, y restricciones para camiones en la A-67, mientras que en Navarra es obligatorio circular con cadenas en la A-15 y la N-135.

Publicidad

Además, un desprendimiento de tierras al paso de la autopista AP-8 por Deba (Guipúzcoa) ha generado retenciones de hasta ocho kilómetros en dirección a Bilbao.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había decretado para este viernes alerta naranja en Asturias, Cantabria, País Vasco, Castilla y León, Navarra y La Rioja por nieve y por temperaturas que podrían caer hasta los diez grados bajo cero en zonas altas.

El registro más bajo ha correspondido a la provincia de Cuenca, donde las mínimas se han quedado en cinco grados negativos y la máxima no ha superado los 5 grados, mientras que todas las provincias de Castilla y León han tenido mínimas de entre 2 y 4 grados bajo cero.

Publicidad

La máxima más baja se ha registrado en Burgos, con 3 grados, no se ha superado los 4 grados en Pamplona, Segovia, Soria y Vitoria, y se han quedado por debajo de los 10 grados en amplias zonas del centro y la mitad norte peninsular.

"Estamos teniendo valores por debajo del promedio de temperaturas para la época del año", ha señalado a la portavoz de la Aemet Delia Gutiérrez, "pero lo que no es raro es que haya un episodio de frío como este, ni en intensidad ni en duración".

Un hombre observa la nieve caída en San Sebastián. EFE/ Gorka Estrada

Ha explicado que "ni siquiera se puede calificar como ola de frío", aunque con los datos del jueves, viernes y sábado "habría sido la primera de la temporada si los valores extremos hubieran alcanzado a más estaciones".

En todo caso, las nevadas que se están registrando estos días "eran las previstas" y todo apunta a que comenzarán a remitir a partir del domingo, "en que se estabiliza el tiempo, con un anticiclón que elevará los valores diurnos y volverá a dejar mínimas muy bajas debido a las noches tan despejadas".

Publicidad

El fin de semana comenzará "muy parecido al día de hoy, con heladas y quizá menos avisos naranjas por nieve y frío, pero más avisos amarillos, que alcanzarán a provincias más hacia el sur", con valores de hasta 8 grados negativos en Madrid y 4 grados bajo cero en puntos de Andalucía y del litoral de Levante.

Delia Gutiérrez ha señalado que "a este episodio de nieve y heladas generalizadas, hay que sumar el viento fuerte del este, sobre todo en Baleares y noreste peninsular, que intensifica la sensación de frío".

En este sentido, ha explicado que con temperaturas de -5 grados centígrados y un viento de 5 kilómetros por hora, la sensación es de -7, "pero con vientos de 80 kilómetros por hora, como se podrían dar en zonas del Pirineo, la sensación llega a ser de -10".

A partir del domingo, "se tenderá a la estabilidad y la semana arrancará con cielos despejados, que favorecerán mínimas muy bajas y máximas en ascenso, y se formarán nieblas que por la noche dejarán cencellada en zonas del interior de la mitad norte", ha explicado.

Y, "aunque con prudencia", ha adelantado que el jueves la aproximación de un frente podría dar lugar a precipitaciones en el extremo noroeste peninsular, que el viernes se extenderán por el tercio norte y llegarán a Baleares el sábado.

Publicidad

Publicidad