Cargando...

Secciones

Publicidad

Sergio Morate, durante el juicio que se celebró en la Audiencia Provincial de Cuenca. EFE

Marina Okarinska y Laura del Hoyo Morate no recurre su condena de 48 años por los asesinatos de exnovia y una amiga

Publicidad

De este modo el fallo ya es firme, manteniéndose así la sentencia de la Audiencia Provincial de Cuenca. Además, tendrá que pagar indemnizaciones que superan los 650.000 euros y tendrá prohibido residir en Cuenca.

España

La defensa de Sergio Morate no ha recurrido la sentencia de la Audiencia Provincial de Cuenca, que le condenó a 48 años de cárcel por los asesinatos de su exnovia Marina Okarinska y de la amiga de ésta Laura del Hoyo en agosto de 2015, por lo que el fallo ya es firme.

Publicidad

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-la Mancha (TJSCM) han informado de que la defensa de Morate no ha presentado recurso contra la sentencia en el plazo que tenía para ello, que ha expirado en las últimas horas, por lo que la sentencia es firme.

La Audiencia Provincial de Cuenca condenó a Sergio Morate, a quien un jurado popular había declarado culpable de los asesinatos de su exnovia Marina Okarinska y de la amiga de ésta, Laura del Hoyo, a 48 años de cárcel.

La sentencia condena a Morate a 25 años de cárcel, la máxima legal, por la muerte de Marina, al concurrir el agravante de parentesco y género.

En el caso de Laura del Hoyo, Morate se le ha impuesto la pena a 23 años de cárcel y se aplica el agravante del "abuso de autoridad", pero no de "abuso de confianza" al no considerarlo probado el jurado popular.

Las indemnizaciones superan los 650.000 euros, de los cuales 120.000 euros son para cada uno de los padres, 40.000 euros para las hermanas y 50.000 euros para el marido de Marina.

Además de la cárcel, la sentencia prohíbe a Morate residir en Cuenca, acercarse a menos de 500 metros de los familiares de las víctimas o comunicarse con ellos durante un plazo de diez años tras el cumplimiento de la pena, en el caso de Marina, y ocho en el de Laura, así como el mismo período de libertad vigilada.

El jurado popular consideró probado que Morate mantuvo una relación de pareja con Marina Okarinska y que, tras poner fin ésta a la relación, el acusado gestó la idea de acabar con su vida y urdió un plan para llevarlo a cabo y deshacerse de su cadáver

Publicidad

Publicidad

Publicidad