Cargando...

Secciones

Publicidad

El narcotraficante Sito Miñanco./EFE

Narcotráfico La organización de Sito Miñanco contaba con chivatos en cuerpos policiales

Publicidad

Los autos dictados por la juez Lamela muestran que la red de narcotraficantes que lideraba José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco tenía contactos con miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que facilitarían información ante posibles actuaciones sobre él o sobre la organización

España

La red de narcotraficantes que lideraba José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, "tenía contactos con miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que facilitarían información ante posibles actuaciones sobre su persona u organización", según los autos dictados por la juez Carmen Lamela.

Publicidad

Además de contar con chivatos en cuerpos policiales, la organización controlaba "los diferentes Servicios o Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que podrían actuar en el caso de que se produjera la detención de una planeadora en la Ría de Villagarcía (Pontevedra)", vía de entrada y salida de la droga. Además, "vigilaban el helicóptero de aduanas controlando las horas que saldría a patrullar".

Estas son algunas de las prácticas realizadas por parte de la organización que constan en uno de los autos de entrada y registro dictados por la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que ha dirigido esta operación y ante la que mañana pasarán a disposición 30 detenidos, entre ellos Sito Miñanco.

En ese auto se da cuenta de la intervención de tres alijos que suman en total más de 4 toneladas de cocaína y 63 kilos de marihuana, aprehendidos en otras tantas operaciones contra el narcotráfico desarrolladas en distintos países en 2017.

Publicidad

Más adelante, los investigadores constataron, entre otras actuaciones realizadas, el transporte por parte de Sito Miñanco de al menos 2,9 millones de euros procedentes del narcotráfico que llevaba ocultos en un doble fondo de un Saab 93 y que tuvieron lugar entre noviembre de 2017 y este mes de enero.

Para mantener la confidencialidad en sus comunicaciones, además de usar alías cuando hablaban entre ellos, la organización contrató "los servicios de especialistas en telecomunicaciones" para instalar sistemas de encriptación en las lanchas y planeadoras que utilizaban en el transporte de la droga, para lo que invirtieron unos 700.000 euros.

Publicidad

Publicidad

Publicidad