Cargando...

Secciones

Publicidad

Vallas con cuchillas cortantes

Melilla Concertinas El PP defiende las vallas con cuchillas para que no entren menores en Melilla

Publicidad

La senadora popular Sofía Acedo ha querido justificar que se trata de una medida para que "los melillenses no sufran esa sensación de inseguridad al salir a la calle".

España

La senadora del PP por Melilla, Sofía Acedo, ha justificado la colocación de vallas con cuchillas cortantes —conocidas como 'sirgas'— para evitar que los menores extranjeros no acompañados puedan acceder al puerto con el fin de intentar colarse en los barcos que unen Melilla con Málaga, Almería y Motril (Granada).
Estas declaraciones han tenido lugar a raíz de que la Autoridad Portuaria, dependiente del Ministerio de Fomento, hubiese comenzado a instalar una triple valla de cuatro metros de altura con concertinas alrededor del puerto a principios del mes de febrero.

Publicidad

Para Acedo, esto significa que "los melillenses no sufran esa sensación de inseguridad al salir a la calle". Según la dirigente popular la implantación de vallas anti intrusión en el puerto quieren que sea "para evitar con ello la intrusión de menores y mayores extranjeros".

Acedo afirma que "se trata de garantizar la seguridad de los melillenses" y no de "medidas para atacar a nadie", porque, según ella, "el puerto comercial es uno de los puntos donde se aglutina un mayor número de inmigrantes que entran por la frontera con el objetivo de abandonar Melilla", y las cuchillas las considera parte de "las medidas potentes que se están llevando a cabo para resguardar el puerto comercial de las intrusiones".

"No se puede permitir que en nuestro puerto comercial se produzcan 3.000 intrusiones, ni que diariamente tengamos cantidad de menores y mayores intentando acceder a los barcos como polizones. Y eso se ataja tomando decisiones contundentes", ha insistido la representante popular.

Publicidad

Acedo se ha referido a algunas de las medidas anunciadas por el presidente de la Autoridad Portuaria, Miguel Marín. Entre ellas, "el vallado de seguridad del espaldón, que a mediados de marzo estará finalizado, una medida que a pesar de que algunos la catalogan de insensible, nada tiene que ver con la realidad, porque no hace daño a nadie", dice la senadora, que se justifica en que "el Gobierno tiene la obligación de tomar decisiones para organizar, poner orden y garantizar la seguridad de los ciudadanos".

Publicidad

Publicidad

Publicidad