Cargando...

Secciones

Publicidad

Restaurante de Isla de Benidorm.

Rectificación que solicita José Cervera

Publicidad

España

El empresario José Cervera, en ejercicio de su derecho de réplica, realiza varias observaciones a la información titulada El restaurante de la Isla de Benidorm, ocupada desde el franquismo, tiene los días contados, publicada el pasado día 19 de noviembre de 2017 en Público.

Publicidad

Así, asegura que la actividad de restauración que desarrollada en la isla "ha sido en todo momento conocida, consentida y autorizada por el Ayuntamiento de Benidorm, pagándose las pertinentes tasas que a tal efecto se han liquidado por dicho organismo". El empresario explica que para el desarrollo de tal actividad "se utilizaron las instalaciones previamente existentes en la isla, cuya construcción había sido autorizada por el Ayuntamiento en 1959".

José Cervera afirma que para el desarrollo de la actividad de restauración cuenta con licencia de apertura, concedida el 23 de julio de 1999, otorgada al amparo del decreto 231/1965 (vigente en el momento de la concesión), tras la verificación del proyecto que presentó "acreditando el cumplimiento de los requisitos técnicos relativos a las instalaciones de cocina y servicios, así como a la eliminación de basuras y aguas residuales, puesto que otro modo no se hubiese concedido la licencia". El empresario subraya que dicha licencia sigue vigente en la  actualidad, "de conformidad con el informe emitido con fecha de 23 de noviembre de 2017 por el Servicio Territorial de Turismo de Alicante, perteneciente a la Consejería de Presidencia de la Generalitat Valenciana".

Sobre los vertidos de aguas fecales y residuales al mar que se comentan en la información, el empresario indica que "todas las aguas utilizadas en la actividad del restaurante fueron siempre tratadas previamente con productos ecológicos que garantizan la eliminación de grasas, proteínas y celulosa, usándose además en limpieza de la instalación productos biodegradables". Subraya, además, que "siempre ha existido un tratamiento mecánico que ha filtrado cualquier residuo que pudiera permanecer en las aguas con carácter previo a su eliminación". En todo caso, José Cervera señala que "el restaurante ya ha efectuado un proyecto para la inmediata ejecución de un depósito para el vaciado de las referidas aguas, que será periódicamente transportado a tierra firme para su vaciado en a pertinente depuradora, en el objetivo de alcanzar una situación de vertido cero".

Publicidad

El empresario asegura que, por todos estos tratamientos, "en la actualidad, según las asociaciones de buceo que efectúan inmersiones en aguas próximas a la isla, las mismas carecen de contaminación alguna".

Publicidad

Publicidad

Publicidad