Cargando...

Secciones

Publicidad

La base aérea de Zaragoza dejó de ser de utilización conjunta entre España y EEUU en 1992, un año después de que fuera una plataforma clave en los ataques de la ’Tormenta del desierto’ contra Irak.

Santisteve pide explicaciones a Rajoy por permitir a EEUU atacar Siria desde Zaragoza

Publicidad

“Está en juego nuestra dignidad como pueblo de paz y como pueblo soberano”, le recuerda el alcalde al presidente del Gobierno tras autorizar al ejército estadounidense a utilizar durante seis meses la base aérea de la capital aragonesa en sus campañas en Oriente Medio

España

“Está en juego nuestra dignidad como pueblo de paz y como pueblo soberano”, sostiene el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, en la carta en la que ha trasladado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, su “más absoluta preocupación” y rechazo ante la autorización a EEUU para utilizar la base aérea de la capital aragonesa en sus ataques en Oriente Medio y le pide explicaciones por haber situado a la ciudad en el eje de un conflicto bélico y de la guerra global.

Publicidad

“Que hoy partan de nuestro territorio aviones a guerras que nuestro pueblo rechaza es, cuanto menos, motivo de desasosiego para todos y todas las demócratas”, indica la carta, que sostiene que “nuestra prioridad debe ser la salvaguarda de la población civil que lleva décadas sufriendo las agresiones de los actores armados”. “No podemos defender los Derechos Humanos aquí y colaborar con guerras sangrientas en otros lugares del planeta”, añade.

El Gobierno español ha autorizado al estadounidense a utilizar durante seis meses la base aérea de Zaragoza, al haber quedado parcialmente fuera de servicio la de Morón (Cádiz) por unas obras, como plataforma de lanzamiento para sus ataques militares en Siria, según adelantó Heraldo.

Los ataques del 13 de abril

La decisión, que no ha incluido ninguna consulta ni tampoco una mera comunicación de cortesía del Ministerio de Defensa ni de la Presidencia del Gobierno consistorio zaragozano, ha hecho que el ejército estadounidense traslade a la base tras aviones nodriza, cuya misión principal es suministrar combustible en vuelo a los cazabombarderos, y un centenar de militares tripularlos y encargarse de su mantenimiento.

Publicidad

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, con la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

Los aviones destacados en Zaragoza participaron en los ataques en Siria ejecutados el 13 de abril por Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Eso supone que EEUU vuelve a utilizar una base aérea española que había dejado de ser de utilización conjunta en 1992 (siguieron siéndolo las de Rota y Morón), un año después de haber sido una de las plataformas clave para los ataques de la operación ‘Tormenta del desierto’ sobre Irak tras la invasión de Kuwait.

Esa utilización de la base en 1991 provocó una ola de protestas y manifestaciones en la ciudad, una de las capitales españolas de la insumisión al servicio militar junto con Pamplona en los años 80 y 90, que ocho años después, en 1999, sería declarada “Sitio Emblemático de Cultura de Paz” por la Unesco.

Publicidad

Una ciudad pacifista, metida en la guerra global

Santisteve le recuerda a Rajoy que “esta tierra se ha comprometido repetidas veces con estos valores a lo largo de nuestra historia reciente”, como ocurrió con las movilizaciones contra la presencia estadounidense en la base, el intenso trabajo de los movimientos de objeción de conciencia y de insumisión o “las impresionantes manifestaciones contra las guerras de Iraq” de 1991 y de 2003.

Esas posiciones, a las que se suman otras como el malestar generalizado por las consecuencias en forma de incendio de la actividad militar en el campo de maniobras de San Gregorio o el rechazo a los ejercicios aéreos con munición real en la reserva de la biosfera de Bardenas, “reflejan el compromiso de un pueblo de vivir en paz y de trabajar en pro de este derecho universal”, señala el alcalde.

Publicidad

Tanto el PSOE como Unidos Podemos han presentado en el Congreso sendas baterías de preguntas parlamentarias sobre el uso de la base zaragozana para la guerra de Siria, mientras que Chunta Aragonesista (Cha) va a hacerlo en el Senado a través del senador de Compromís, Carles Mulet.

Publicidad

Publicidad